Dimitri Galunov, Blanca Miosi

Dimitri Galunov de Blanca Miosi


Sinopsis:
Dimitri siempre fue un niño diferente a los demás. Lo encerraron en un psiquiátrico a los once años porque pensaron que había asesinado a su familia, pero no era un demente. El director del hospital descubrió que poseía una inteligencia fuera de lo normal. Lo quieren hacer pasar como un niño índigo, pero... la verdad va más allá de toda elucubración que pudieran imaginar.


Un niño de once años es acusado de haber incendiado su casa con su familia dentro. Así comienza esta historia de intriga en la que conocemos a Dimitri, un niño extraño, callado, con lo que ahora denominaríamos "altas capacidades". Está encerrado en un psiquiátrico y tratará de utilizar su inteligencia en su favor para salir de allí. Del psiquiátrico pasará a un reformatorio. Médicos y especialistas tratarán de encontrar qué se esconde en ese niño que oye una voz que le ordena cosas, sabe de astronomía y lee a Newton como si nada. ¿Es un niño índigo?, se preguntan algunos. ¿Es un criminal?, se preguntan otros.

La intriga va dejando paso a la ciencia ficción cuando comienza a compartir sus conocimientos astronómicos, y en especial cuando habla de la existencia de un planeta similar a la Tierra.
Por Dimitri he sentido pena, pena de una mente tan avanzada recluida, acusada, incomprendida. Como muchas mentes avanzadas. Como los adelantados a su época. Él parece llevarlo de forma estoica y esa es una gran característica del personaje. La rectitud y la serenidad a pesar del sufrimiento, de la duda humana que pertenece a cualquier de nosotros: ¿Por qué soy así? ¿Quién podrá aceptarme tal y como soy? ¿De donde vengo y adónde voy?

La autora hace gala como viene siendo habitual de un lenguaje cuidado y a la vez ameno, haciendo fluir la trama fácilmente. He leído algunos comentarios en su página de Amazon en los que comentan que se le va de la mano la historia en el tramo de ciencia ficción y pasa a no ser creíble, pero no estoy de acuerdo con ellos. Desde el principio, con Dimitri en el psiquiátrico, vives con él su experiencia y sigues con el su devenir. Te adentras con él en el descubrimiento del universo, de esos otros mundos que nos rodean, de ese futuro que le espera a la humanidad. Te lo crees, claro que te lo crees todo. ¿Por qué no vas a creer lo que cuenta el niño? ¿Por qué creer, como le dicen a menudo en la novela, que está loco? Esta es una obra "de ficción", y como tal, en ella funciona el "pacto de ficción", no lo olvidemos. En la segunda parte, en la que la ciencia ficción toma protagonismo, está perfectamente ideada en línea con relatos fantásticos de Ray Bradbury o Asimov narrándonos un futuro apocalíptico.

Y aún planteando ese futuro incierto para la humanidad, la autora nos recuerda que aquí siguen nuestras pasiones humanas, nuestros miedos, nuestras costumbres. Somos humanos, y lo humano, lo sencillo, la simple vida diaria, es lo que nos define.

Dimitri Galunov está disponible en Amazon en versión Kindle y AudioLibro:



Hay otros mundos aparte de éste.
Stephen King

La chica del pelo azul, Laura Sanz

La chica del pelo azul de Laura Sanz


Sinopsis:

Álex Carmona poco se podía imaginar que el pergamino que había adquirido en una misteriosa librería la iba a llevar a la Inglaterra medieval.

Allí conocerá a Robert FitzStephen, señor de Black Hole Tower, que desde el primer instante la fascinará y le hará cuestionarse todos sus principios.

Si bien el destino ha sido el artífice de que sus caminos se crucen, habrán de ser ellos los que decidan sobre su futuro. ¿Son novecientos años realmente una distancia insalvable?




No suelo hacer reseñas de libros de amor, pero esta novela tenía dos cosas que me llamaron poderosamente la atención: la sugerente portada y la época en que iba a situarse el viaje en el tiempo, la Inglaterra medieval (siglo XII).

Yo que soy una amante de la época medieval no podía menos que sentirme atraída por una historia que prometía aventuras, ambientación, amor y el toque de ciencia ficción que supone un viaje en el tiempo. Así que me lancé.

La lectura me atrapó desde el inicio, con una protagonista de nuestros días, que puedes ser tú o yo, que encuentra un antiguo pergamino en una misteriosa librería con el que mirando la luna llena es transportada a otro tiempo y otro lugar.

Imagínate llegando a la Inglaterra medieval, con lo que ello conlleva de diferentes costumbres, diferente trato a la mujer, etc. Los primeros pensamientos de Álex son centrarse en averiguar cómo volver a casa, a su tiempo, a la actualidad, pero sus peripecias la van atando a esa época, a la gente con la que va relacionándose, y más aún cuando conoce al señor de Black Hole Tower, Robert FitzStephen, viudo y con un hijo pequeño al que Álex salva de morir ahogado.

Robert FitzStephen queda fascinado con Álex desde que la ve: su pelo, sus raras costumbres de bañarse a menudo, su manera de hablar y de dirigirse a él como uno más le sorprenden y le atraen. Álex emite el contrapunto de la modernidad de una chica actual aplicada a una época en que la mujer era o bien un objeto de decoración en caso de las clases altas o bien una mula de trabajo en caso de ser de clase baja.

La autora nos lleva con mano ágil a través de las 540 páginas de la novela de forma amena e incluso instructiva en cuanto a la época a través de toda la historia, y nos sumerge muy bien en ese choque cultural de Álex y Robert a la vez que vemos cómo nace una historia de amor en medio de los conflictos en los que se ven envueltos. La prosa utilizada, fresca y bien llevada, nos lleva con agilidad a querer seguir sin descanso las aventuras y desventuras de los protagonistas cuya historia de amor no es una historia de amor al uso, es mucho más ayudado por la buena ambientación, por la descripción detallada de paisajes, de lugares, de ambientes y de costumbres medievales. El romanticismo sobrevuela la trama con la tensión sexual entre los protagonistas, que aumenta el interés por la historia y su devenir. Los personajes principales tienen su personalidad definida, coherente, y todas las peripecias me atraparon completamente en una lectura incesante hasta el final.

Pero... siempre hay un pero. No olvidemos que estamos ante dos mundos diferentes y dos maneras de ver las cosas. Robert se debe a sus vasallos y sus tierras y Álex se debe a su época, con su agua caliente, internet, música, libros. Como chica de nuestro tiempo, quiere volver. ¿Lo conseguirá? Y si lo consigue, ¿será la mejor decisión? Tendrás que descubrirlo.

Cuando acabé el libro noté esa sensación de duelo, de vacío, que provocan algunos libros. Quería seguir más tiempo con Robert FitzStephen, personaje del cual me había enamorado... Sí, completamente. Así es el amor: ciego. Y así son algunas novelas: que te enamoras de ellas.

No lo dudes y viaja en el tiempo a través de este libro. No desearás volver.



El amor es lo que trasciende el tiempo y el espacio.
(Interestellar)


Ricardo Piglia, la literatura como eterna conversación


Ricardo Piglia

Nos ha dejado Ricardo Piglia, escritor argentino (1941-2017), teórico, crítico, guionista, intelectual, gran figura de las letras. 
Él, que defendía la literatura como eterna conversación, estaba aquejado en los últimos años de ELA (esclerosis lateral amiotrófica), dolencia cruel que lo dejó sin voz. 
Aún con la enfermedad, en los últimos años incrementó sus trabajos ayudado por su asistente escribiendo nuevos diarios y ensayos que nos deja como legado. 

La experiencia no es solamente lo que uno ha vivido. Es un proceso más complejo: son los relatos que a uno le contaron desde chico, es haber leído ciertos libros, haber visto determinadas películas. Un escritor debe tratar de buscar una historia que esté más allá de las experiencias de sus lectores. Hay que construir historias extremas. Por ejemplo, cuando escribí “Plata quemada” hice una primera versión donde la pifié porque me propuse narrar desde el departamento, como si éste fuera el personaje principal. Era más interesante reconstruir los pensamientos y las motivaciones de esos tipos en esa situación, es decir, contar la historia desde ellos. Esa es la forma literaria que me atrapa: cuando se reconstruye un lenguaje, cuando se lo pone en una situación extrema.


La mejor historia del mundo es la más fácil de contar. 



 Narrar, decía mi padre, es como jugar al póker. Todo el secreto consiste en parecer mentiroso cuando se está diciendo la verdad. 


 Yo veo la sociedad como una red de narraciones; no sólo es una red de intercambios económicos o sentimentales, sino también una trama de relatos. 


Una de las aspiraciones de Macedonio era convertirse en inédito. Borrar sus huellas, ser leído como se lee a un desconocido, sin previo aviso. Varias veces insinuó que estaba escribiendo un libro del que nadie iba a conocer nunca una página. En su testamento decidió que el libro se publicara en secreto, hacia 1980. Nadie debía saber que ese libro era suyo. En principio había pensado que se publicara como un libro anónimo. Después pensó que debía publicarse con el nombre de un escritor conocido. Atribuir su libro a otro: el plagio al revés. Ser leído como si uno fuera ese escritor. Por fin decidió usar un seudónimo que nadie pudiera identificar. El libro debía publicarse en secreto. Le gustaba la idea de trabajar en un libro pensado para pasar inadvertido. Un libro perdido en el mar de los libros futuros. La obra maestra voluntariamente desconocida. Cifrada y escondida en el porvenir, como una adivinanza lanzada a la historia.

Puedes leer más de Ricardo Piglia en:




Buscando oro, Teodoro Balmaseda


Buscando Oro de Teodoro Balmaseda

Sinopsis:

Para Fabio el nombre de Frankie boy es algo más que un alias, algo que supera un mero nombre artístico. Frankie boy es el compromiso sellado con su estilo de vida. Frankie no tiene familia, ni trabajo, ni casa. En su vida no cabe rutina alguna. Él vive en una furgoneta, yendo de garito en garito a dar pequeños conciertos, sacando lo justo para viajar a la siguiente ciudad a dar un nuevo recital. Es feliz así, sólo su guitarra y él cabalgando hacia el horizonte.
Hace unos meses en los ratos libres estuvo escribiendo un libro. Era mero entretenimiento, rellenar esas horas anodinas antes de dormir, pero un editor lo ojeó y lo editó, cosechando un aceptable éxito de crítica y ventas. Su carrera de escritor lanza la de músico y viceversa.
En este punto, aunque tiene que hacer de tripas corazón para vencer su terrible timidez en presentaciones y demás actos promocionales, su vida ha alcanzado un equilibrio provechoso. Pero algo sucede. De repente un problema de salud se interpone en su camino. En principio parece bastante grave, al menos lo suficientemente acuciante como para convertirse en una amenaza directa a su forma de vida.
Se da cuenta en ese momento de que ya tiene una edad, no tiene experiencia, ni conocimientos de casi nada. ¿Cómo sobrevivirá ahora? ¿Podrá reconvertirse a una vida sedentaria? ¿Tendrá que dejar la música? ¿Es posible para él ser feliz sin dar conciertos? ¿A qué podrá dedicarse?



En Buscando Oro conoceremos a Frankie Boy, un cincuentón rockero, buscavidas, artista, escritor también, lo que se llamaría ahora un "viejoven", con cuatro chavos en los bolsillos para gastar y muchos sueños aún por ganar. Vive en una furgoneta y va mendigando conciertos en salas de música.

Toca, se guarda los billetes, tiene para echar "gasofa" y llenar la nevera de la furgo y a por otra sala donde les guste su música. Nunca se queda mucho tiempo en ningún sitio, nunca encuentra de nuevo el amor, sólo aventuras fugaces como lo fue su juventud perdida.

Dónde quedó esa juventud es lo que subyace en el trasfondo de este personaje a ratos atormentado, a ratos levantándose, a ratos alegre, a ratos cayendo de nuevo. Como muchos. Como tú o como yo. Con sus días malos, tontos, buenos. Con sus días pasando como pasó su tiempo, pues el tiempo ya no es el mismo, y a lo mejor él ni siquiera es el mismo que fue.

Frankie Boy tiene dos facetas: músico y escritor. Una complementa a la otra: los versos de un poema pueden ser los de una canción, quien escribe lo sabe. Es un outsider, y la escritura lo salva. De sí mismo, de esas noches de peleas en cualquier antro, de esos besos furtivos, de ese amor que ya no está.

Esta es una historia amena y narrada en primera persona que se lee rápido. El autor hace gala de un fino sentido del humor y emplea muchos diálogos de corte coloquial, de ahí que la historia fluya rápidamente de una peripecia a otra del protagonista, situaciones cotidianas que viviremos y sufriremos con él.
Hubiera deseado un nudo más desarrollado en la historia pero el autor ha preferido dejar fluir al personaje, que se deja llevar de un lado al otro avanzando fácilmente en la trama.

Frankie Boy es ese artista que triunfó tiempo atrás pero que no desea esa fama fácil, que prefiere unas monedas en su bolsillo que venderse por algo en lo que no cree. Los outsider como él lo pagan caro, pero no olvidemos que a veces el pasado vuelve y este puede traer un nuevo futuro. Y en el futuro, limpio y nuevo, siempre hay esperanza.

El protagonista hace gala del dicho: Cae siete veces, levántate ocho. Nunca te rindas...



Frankie Boy, tócala otra vez.


Disponible en papel en la editorial Egarbook y en Amazon:


Alerta Z: Ébola, Xavier Vila Coll


Alerta Z: Ébola de Xavier Vila Coll


Sinopsis:
Sigue el día a día de un grupo de supervivientes al apocalipsis zombi desatado en España por la mutación del virus del ébola que convierte a todo aquel que perece o se contagia en una máquina de matar hambrienta de carne humana.
Vive, en primera persona, las aventuras de un doctor que consiguió escapar a tiempo antes de que el hospital Carlos III de Madrid fuera sellado por las autoridades. Desde ese preciso momento la vida se convirtió en una lucha constante por la supervivencia. Un combate a muerte donde muchas veces, el peor enemigo del hombre es el propio hombre.
Una familia a la que proteger, se convierte en el más valioso de los tesoros en este nuevo y desolado mundo. Pero a su vez, puede convertirse en la peor de las pesadillas.
Una historia que va más allá de la vida y la muerte, que une a ambas y te atrapa en una trama que nos lleva a descubrir lo peor de cada ser humano, la bestia que llevamos dentro y que hará cualquier cosa por seguir viva.
Este es su diario personal y solo tiene un único objetivo: Sobrevivir.



A través de 250 páginas, el autor nos lleva por medio de un diario personal a las vivencias del protagonista, que irá desgranando día a día sus experiencias con la infección, sus miedos, sus pensamientos y sus acciones. La narración es en primera persona y en tiempo presente por lo que la sensación de realidad aumenta y la lectura se hace ágil y rápida, ayudada por un lenguaje muy sencillo y coloquial.

Como puntos a mejorar destacaría los abundantes lugares comunes con otras novelas del género, siendo muy evidente en ellos la influencia cinematográfica. Veo similitudes con The Walking Dead, Soy leyenda o 28 semanas después, que son algunas de las obras que me han venido a la cabeza, por lo que se hubieran agradecido más escenas originales, pero es habitual esta clase de influencias entre los amantes del género Z; a veces es inevitable repetir conceptos y situaciones cuando está tan impregnado en el inconsciente común diversos apocalipsis zombies.

Aún así, cada autor otorga personalidad propia a sus textos: Xavier lo ha hecho con la mutación del virus del ébola que será el causante de la pandemia, punto muy positivo para ayudarnos a saber qué puede estar pasando y si habrá solución a ello;  y con los escenarios de la novela, lugares familiares situados en en Cataluña, dando un plus de realidad a la historia, por lo que aunque hayas leído otros apocalipsis similares si eres de la zona seguro que disfrutarás la lectura al encontrarte con Olot, Besalú y el castillo de Sant Ferran de Figueres, por ejemplo.

En Alerta Z, como en otras novelas similares, el autor nos muestra la necesaria colaboración humana en caso de una pandemia, pero también nos revela una cuestión tan cierta como práctica: ¿Quieres ser cazador o cazado?

En muchos pasajes del diario te pondrás nervioso y sufrirás con los protagonistas. Este tipo de lectura es para eso: comerte las uñas.
Pasa la página, entra en Alerta Z y no tengas miedo a los zombies. Recuerda que el hombre es un lobo para el hombre, y los zombies, en el fondo, muertos están.


Está disponible en versión Kindle en Amazon y en papel en la editorial Egarbook:

Cuando no quede más sitio en el infierno, los muertos caminarán sobre la tierra.
The Walking Dead