El bloqueo del escritor (I)

El bloqueo del escritor es enfrentarse a la página en blanco, a la pantalla en blanco, y no saber qué decir. Es comenzar una historia, dejarla; vislumbrar un personaje pero no saber definirlo ni meterlo en esa historia. Es empezar otra de nuevo, a ver si sale algo.
Algunos dicen que no existe, que hay que ponerse a trabajar y la inspiración sale, pero ¿de dónde? ¿Por qué aparece en ocasiones cuando menos se la espera? ¿Por qué te abandona y regresa a tí como si nada; tal vez unos días, meses o años después de haberse ido?

Yo tuve un bloqueo hace casi 8 años, tras una conversación con un editor.
Me había presentado a un premio de una editorial y me llamaron diciendo que había sido pre-seleccionada y que les gustaría hablar conmigo.
En una primera conversación con una colaboradora, me sugirieron que quizás también podría escribir para su otro sello, que es literatura más "comercial", digamos. Pero son libros de autoayuda y del tipo "Cómo utilizar el alóe vera" o "101 trucos para que tu PC no se vuelva loco." Les dije que eso no me interesaba. (Yo escribo y disfruto escribiendo, ficción, con más o menos fortuna, pero no manuales. Además, no sé si sabría hacerlo. Seguro que me iría por las ramas, y explicaría una historia acerca del cultivador del alóe, y del porqué el PC se había vuelto loco!)
La conversación con el editor fue acerca de mi novela, poco comercial según él. Les gustaba, eso sí, mi estilo, y me animaron a comenzar otra pero intentando hacerla más digerible para el público.
Ningún problema, hasta el momento, pero vino en cuánto me sugirió lo siguiente: Haz una sinopsis previa, un esquema, y trabaja a partir de ahí.
Me mató.
No sé escribir con sinopsis previa, ni con un esquema predeterminado.
Hice uno, sí, incluso con puntos de acción, pero a la hora de ponerme a escribir, me veía incapaz, encorsetada, tanto que intenté variar la historia varias veces, pero ya escribía forzado, aunque llegué a hacer 60 páginas, y ahí me paré. Estuve meses sin escribir nada, y fue casi al cabo de un año o más, que intenté hacer un relato. (Había intentado buscarme un hobby, pero sin lograrlo, nada me satisfacía...suerte que la lectura es algo que no puedo abandonar!)
Envié ese relato a un concurso y quedé finalista. Bueeeno, aún valía para escribir, al menos un poquito.
Intenté retomar mi historia, y aún cambiando algunas cosas, seguía bloqueada en esas 60 páginas. Empecé otras historias, pero no me satisfacían, y seguía bloqueada. Escribí algunos relatos más, por suerte, y llegó un día, años después, en que revisando archivos del ordenador me encontré con la "historia inacabada". Me la leí completa y se hizo un "clic" en mi cabeza. Continué escribiendo tras las últimas líneas, y la historia se me dibujó, y el personaje principal ya se me mostraba real. No seguí ningún esquema, ni ningún punto de acción determinado. La historia ya iba a seguir siendo ella sola. Como los relatos, que avanzan solos.
Sigo trabajando en LHDE-1, (llevo casi 3 años, con mucho tiempo de documentación), y la historia que estuvo a punto de no ser jamás, es -será- una trilogía.
En este tiempo de trabajo, a pesar de las pausas (la vida diaria y el trabajo paralelo no son los mejores amigos de la creación literaria), los pequeños bloqueos han sido solucionados de forma rápida y fácil (volviendo a otro personaje, avanzándome en la historia, buscando documentación, detalles que también inspiran...)

La creación requiere espontaneidad, y los esquemas no la tienen. Al menos para mí.


El bloqueo de escritor (II)

Comentarios

  1. Espero que puedas terminarla pronto y que salga a la venta porque quiero leerla!!!
    Fuerza y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  2. Es muy interesante, lo que dices. Siempre me he preguntado cómo uno escribe un libro. Escuché varias entrevistas, eso sí, pero nunca he tenido mucha confianza en lo que cuentan los escritores en las entrevistas en cuanto a su proceso creativo. Muchas veces parece una historia bonita (como dice de mi blog el Regatista, no es que sea una mentira pero es una verdad filtrada) para vender el libro mejor.

    Lo tuyo me suena sincero. Pero no entiendo una cosa. Entonces, ¿empiezas un libro sin tener una linea, todos protagonistas y personajes y sin tener ni la menor idea de cómo puede acabar?

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, me uno a azo, que tengas mucha inspiración, nena. :)

    ResponderEliminar
  4. No es así. De repente, te viene a la cabeza una frase, una idea, o un personaje, y lo desarrollas un poquito y ves si eso es un relato o es una novela. A veces está claro al principio, a veces no.
    Yo, por ejemplo, aunque estoy trabajando ahora en LHDE-1, ya tengo una idea para la siguiente novela que haré en catalán. Y ya tengo dos escenas: una inspirada en un artículo que leí, y otra que me vino a la mente. Son dos escenas, con apenas un esbozo, pero ya me vale de algo. Ya sé por dónde irá la novela, el tono, el tema.
    Cuando acabe LHDE-1 seguramente empezaré con esta nueva historia, y cuando acabe ésta, pienso escribir la 2ª parte de la trilogía de LHDE.

    En cuanto al final, prefiero no saberlo, así me sorprendo a mí misma, como me sorprendo a veces de las reacciones de los personajes, que parece que vayan por su cuenta. Si lo sabes todo, ya de antemano, no le veo emoción alguna al trabajo!

    ResponderEliminar
  5. Yo podria ser lo que se dice un aficionado me gusta mucho escribir en prosa para no llamarlo poesia a menos que se le llame urbano como me dicen algunos que es mi estilo en un foro donde participo, cuando he tenido bloqueos piso al primer conocido que se me acerque que me regale una o dos palabras con eso arranco y escrivo algun poema o lo que se me ocurra...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus