La librería Shakespeare and Company

En la rue de la Bûcherie 37, cerca de la catedral de Nôtre Dame, se encuentra la librería Shakespeare & Company, un local de dos plantas repleto de estanterias abigarradas de clásicos, punto de encuentro de artistas que en el pasado tuvieron los nombres Sartre, Miller o Kerouac, y ahora recibe a escritores jóvenes
de todas las nacionalidades que se pasean entre la primera y la segunda planta del edificio. Suelen ser estudiantes, pero también jóvenes escritores que piden refugio en la librería para unos días. Algunos llevan ahí meses y colaboran con el actual dueño, George Whitman, ya sea limpiando o cocinando. George cuenta con 90 años, y 50 regentando el lugar. Se calcula que en su existencia, la librería ha acogido a más de 40.000 visitantes.

El desorden reina, y las cucarachas se pasean como princesas en ese reino caótico repleto de vida, de gatos y de libros viejos.
El dueño, George, vive en el piso de arriba, donde cocina tortitas y pollo al curry, donde recita poemas para su audiencia, donde los domingos invita a tomar el té a sus invitados acompañado de su hija Sylvia, quien herederá el negocio en cuyas paredes alguien escribió una vez: “Be not inhospitable to strangers lest they be angels in disguise”. (“Sé hospitalario con los forasteros, podrían ser ángeles disfrazados”).

Cualquier escritor puede alojarse hasta una semana en la librería si Sylvia lo autoriza. Quienes deseen hacerlo, pueden escribir a su correo:sylvia@shakespeareco.org y explicar su proyecto literario.


¿Os alojarías en un lugar así? Viajar a París, alojarte con tu saco en un rincón de la librería, conocer otros escritores de cualquier parte del mundo, perderte entre cientos de libros, leer clásicos mientras hueles como un compañero fríe tortitas en una cocina desvencijada... Hasta ahí bien. Pero no sé si ha de ser fácil poder continuar escribiendo tu novela en un lugar repleto de gente, caótico, en el que has de intentar barrer el polvo incrustado la moqueta, fregar cacharros, ver como se pasea una cucaracha peligrosamente cerca de donde te estás preparando un sandwich...Estás rodeado de arte, de artistas, de libros y de un peculiar anciano digno de convertirse en uno de tus personajes, pero a mi las cucarachas me tiran para atrás!

Comentarios

  1. Muy pintoresco el lugar... y si, yo me animaría a alojarme en un lugar así, creo que sería una experiencia totalmente nueva, no? ¡una completa aventura!...y por las cucarachas..y bueno, llevás tus zapatos y listo!...¡A zapatasos! ;-)

    ResponderEliminar
  2. yo cuando entro a una libreria puedo estar practicamente horas mirando y mirando! y creo que podria estar ahi!
    donde yo vivo (Patagonia Argentina) no hay cucarachas por el frio y la poca humedad asi que eso si me resultaria desagradable!
    pero tampoco dormiria nada leyendo!
    q loco, no?... hay cada lugar en el mundo que uno ni se imagina!

    ResponderEliminar
  3. Leandro, qué suerte vivir en la bella Patagonia, y además no tener que ver ninguno de esos horribles bichos... Y sí, en la librería S&C debe de ser imposible dormir con toda esa cantidad de libros por leer. ¡Yo me volvería loca!

    Azu, lo de los zapatos, es un método, pero a mi me dan tanto asco que ni podría atizarlas! Y en cuánto a la experiencia, ha de ser muy interesante vivir ahí una semanita y conversar con el señor Whitman; y probar su pollo al curry mientras te rodean miles de libros.

    ResponderEliminar
  4. Es fantástico ... me encantaría ir a un lugar así.

    ResponderEliminar
  5. Suena muy bien pero para mi sólo en teoría. Las cucarachas son el "no" numero. Tampoco me encantan libros viejos. Digo que me gusta leer, antes lo hacía mucho, en el último año casi nada, pero no es ésto que quiero comentar sino que aunque me guste leer, ediciones muy antiguas me dan asco. Prefiero libros nuevos, limpitos y mis propios.

    ¡Pero vaya proyecto tiene montado esta gente en Francia!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares