Publicar o no publicar, that's the question.(I)

Hay escritores inéditos por voluntad de los editores (que no tienen ninguna intención de publicar sus historias), y hay escritores con obra inédita por voluntad propia.
¿Reservados, vergonzosos, pudorosos, neuróticos?

Emily Dickinson publicó únicamente tres poemas en vida: A Valentine, The Snake y Success. El resto de poemas, más de 800, fueron recopilados y publicados después de su muerte.



El clérigo y escritor Thomas Higginson, su único mentor literario, le aconsejó no publicar su obra porque iba en contra de las convenciones literarias de la época. A pesar de eso, su amiga y novelista, Helen Hunt Jackson, intentó que publicara, pero sólo consiguió que participara en una antología de poetas sin firma, A masque of poets (1878), con un único poema, Succes is counted sweetest. Tras otros intentos infructuosos de Helen, Dickinson ya casi ciega y con una crisis nerviosa, aislada y encerrada en casa, no está en condiciones de aceptar, y tras la muerte de Helen, nadie más se preocuparía por su obra hasta que su hermana Vinnie descubre tras su muerte 40 volúmenes encuadernados a mano por la propia Emily.
Saber llevar nuestra porción de noche
o de mañana pura;
llenar nuestro vacío con desprecio,
llenarlo de ventura.
Aquí una estrella, y otra estrella lejos:
alguna se extravía.
Aquí una niebla, más allá otra niebla,
pero después el Día.
          by Emily Dickinson

Comentarios

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus