País de hadas -Edgar Allan Poe

VALLES de sombra y aguas apagadas
y bosques como nubes,
que ocultan su contorno
en un fluir de lágrimas.
Allí crecen y menguan unas enormes lunas,
una vez y otra vez, a cada instante,
en canto que la noche se desliza,
y avanzan siempre, inquietas,
y apagan el temblor de los luceros
con el aliento de su rostro blanco.
Cuando el reloj lunar señala medianoche,
una luna más fina y transparente
desciende, poco a poco,
con el centro en la cumbre
de una sierra elevada,
y de su vasto disco
se deslizan los velos dulcemente
sobre aldeas y estancias,
por doquier; sobre extrañas
florestas, sobre el mar
y sobre los espíritus que vuelan
y las cosas dormidas:
y todo lo sepultan
en un gran laberinto luminoso.
¡Ah, entonces! ¡Qué profunda
es la pasión que ponen en su sueño!
Despiertan con el día,
y sus lienzos de luna
se ciernen ya en el cielo,
con inquietas borrascas,
y a todo se parecen: más que nada
semejan un albatros amarillo.
Y aquella luna no les sirve nunca
para lo mismo: en tienda
se trocará otra vez, extravagante.
Pero ya sus pedazos pequeñitos
se tornan leve lluvia,
y aquellas mariposas de la Tierra
que vuelan, afanosas del celaje,
y bajan nuevamente,
sin contentarse nunca,
nos traen una muestra,
prendida de sus alas temblorosas.
Versión de Màrie Montand



*Post dedicado a Azu.

Comentarios

  1. Gracias Martikka por dedicarme el poema...es hermoso...llena de magia... hasta pude imaginarme a esas pequeñas hadas en aquella hermosa noche, donde abundan los sueños...

    Muchas gracias!!
    Un beso enorme y hasta pronto.

    PD: Me encanta el nuevo look de tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te haya gustado. Al leerlo pensé que era ideal para tí!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares