Crimen y Castigo

Crimen y castigo (en ruso: Преступление и наказание) es una novela de carácter psicológico escrita por el autor ruso Fiódor Dostoievski. Fue publicada por primera vez en un diario llamado El mensajero ruso, en 1866, en doce partes, y publicada después como novela. Junto con Guerra y paz de León Tolstoy, se considera que la novela es una de las más influyentes e internacionales de la literatura rusa.

La obra gira en torno a Rodion Romanovich Raskolnikov, un estudiante empobrecido que idea un plan para matar y robar a una vieja usurera para solucionar sus problemas financieros y hacer un favor a la sociedad librándola de su maldad. Raskolnikov exhibe síntomas de megalomanía, pues se piensa extraordinario, y se compara a Napoleón. Como hombre extraordinario se siente justificado en su decisión de asesinar a la usurera, puesto que su conciencia existe fuera de los límites morales que afectan a las personas "ordinarias". Sin embargo, justo después del crimen Raskolnikov se enferma, afectado por el recuerdo de sus acciones. Crimen y castigo muestra el progresivo discernimiento de Raskolnikov sobre su propio crimen y su creciente voluntad a entregarse. Los intentos de Raskolnikov de librar a su hermana Dunya de un matrimonio de conveniencia y su creciente amor por la prostituta Sonya demuestran su deseo de redimirse.

Así comienza:

Una tarde extremadamente calurosa de principios de julio, un joven salió de la reducida habitación que
tenía alquilada en la callejuela de S. y, con paso lento e indeciso, se dirigió al puente K.
Había tenido la suerte de no encontrarse con su patrona en la escalera.

Comentarios

  1. Brrr, qué poco me gusta este libro. La obra de Dostoyevski en general es muy dura. No me gusta la Rusia que dibuja aunque fuera verdadera, pero en su visión de las cosas todo sale más oscuro y decrépito. El argumento es interesante, más conectado a la vida real, en mi opinión, que en libros de Tolstoy, por ejemplo, pero aún así, reconociendo que es bueno, no me gusta y no me gusta. :) No leería nada más para mi propio placer y en mi pasatiempo, nastante con lo que teníamos que leer en cole. :)

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí es un libro que me fascinó. Lo leí hace muchos años y lo tengo entre mis favoritos.
    ¿Qué te pareció más duro, el crimen o la Rusia de esa época?

    ResponderEliminar
  3. Creo que lo segundo. Ahora pasa mucho de lo mismo en muchos países (que gente vive pobre, tiene que prostituirse, que se enerma y no tiene medios para curarse etc) pero en el mundo occidental en el que vivimos y hasta en Rusia, hay más respeto a una vida de persona. No sé cómo decirlo. Tal vez, no lo hay, con las guerras y los viejos dejados a su destino, como en Rusia hoy en día, pero el estado está obligado hacer lo mínimo para sus ciudadanos, hay leyes, aunque no siempre se los siga, pero no hay niños trabajando en las fábricas y hay servicios sociales, medicina es gratis, y siempre digo que he tenido mejor experiencia de servicio médico gratuíto en Rusia que en Malta, España o hasta Suecia. En los tiempos descritos en los libros de Dostoyevski, el estado no estaba obligado de hacer nada. La situación era intolerable, por eso vino la revolución rusa muy pronto.

    Y el crimen en el libro se trata de un decisión personal, una mentalidad, y se puede ocurrir en cualquier época, no creo que estuviera provocado tanto por la pobreza y la necesidad que por la mentalidad de esta persona. Había otros en el mismo tiempo que no hacían eso, y hoy en día hay quien lo hacen en una sociedad próspera.

    ResponderEliminar
  4. No sé qué pasa que se me borran los comentarios. Lo hice esta mañana y no está, ¡qué rabia!
    Bueno, en resumen, que gracias Costa por tu comentario y tu crítica particular del libro. Supongo que la sociedad rusa merecería un tema aparte.:)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco