Escritores malditos (III)

Al igual que Janet Frame, muchos otros escritores fueron tildados de locos, como Ernest Hemingway, quien se suicidó tras abandonar el hospital donde había sido ingresado por una depresión psicótica, al parecer genética, pues su padre, sus hermanos y su nieta también se suicidaron por lo mismo.

Howard Philips Lovecraft también fue llamado loco. El creador del horror cósmico, creador de seres y dioses primigenios horripilantes y sobrenaturales era un ser solitario cuyo padre tuvo que ser internado en un sanatorio mental y cuya madre padecía de neurosis. Odiaba la luz del día, era escrupuloso. Es ejemplo de escritor maldito, ignorado en vida, admirado después de muerto.

Friedrich Nietszche también sucumbió a la locura y se suicidó.

Antonin Artaud escritor y autor de teatro Francés, murió en un manicomio.

Guy de Maupassant (Cuentista y novelista francés) sufrió un severo cuadro de demencia y fue internado en un manicomio de París.

Jorge Cuesta (escritor Mexicano), fue internado en un sanatorio mental y se suicidó colgandose de los barrotes de su cama.

Anne Sexton estuvo ingresada por temporadas en hospitales psiquiátricos, se introdujo en su coche y se suicidó aspirando monóxido de carbono

Alejandra Pizarnik interna en una clínica psiquiátrica, ingirió 50 pastillas de Seconal y se suicidó.

Escritores malditos II

Comentarios

  1. qué pena... parece que a veces la gente con dones especiales, una fantasía rica o atención al detalle que los demás de nosotros no tenemos, lo es por algún trastorno psíquico...

    ResponderEliminar
  2. Yo, que soy poquito y nada, reverencio a esas almas el haberme dado tanto, su talento en palabras que tú y yo...y otros muchos + disfrutamos. Ellos perviven a pesar de haberse ido de este mundo plácida o abruptamente.
    Un beso para Martikka de xavier.

    ResponderEliminar
  3. Pues si, Costa, pero ¿acaso será que sus transtornos los convierte en seres especiales para el arte? ¿o al ser especiales tienen un transtorno?

    Hola Xavier! Gracias por tu reflexión. Ellos se fueron, pero siempre quedarán sus palabras para nosotros. Y eso debe de hacerlos felices de algún modo, allí donde estén. Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco