Las dos princesas. Khalil Gibrán

De El Vagabundo.

LAS DOS PRINCESAS

En la ciudad de Shawakis vivía un príncipe amado por todos, hombres, mujeres y niños. Aún los animales del campo se acercaban a él para saludarle.
Sin embargo, la gente decía que su esposa no lo amaba, y aún más, que lo odiaba.
Cierto día, la princesa de una ciudad vecina llegó a visitar a la princesa de Shawakis. Y, sentadas, conversaron, y sus palabras derivaron hacia sus esposos.
La princesa de Shawakis dijo con pasión:
-Envidio tu felicidad con el príncipe, tu esposo, a pesar de tantos años de matrimonio. Yo odio a mi esposo, no me pertenece a mí sola y soy la más infeliz de las mujeres.
La princesa de visita, mirándola, dijo:
-Amiga mía, la verdad es que tú amas a tu esposo. Sí, y aún sientes por él una pasión viva. Y eso es vida para una mujer, como la primavera para un jardín. En cambio, apiádate de mí y de mi esposo, pues nos soportamos en paciente silencio. Y, sin embargo, tú y los otros consideran a eso felicidad.

Comentarios

  1. Me ha encantado la historia. Tal vez ¿se podría decir que nunca estamos contentos?

    ResponderEliminar
  2. Sí, es eso. Todo es según el cristal con que se mira.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus