Lágrimas y risas. Khalil Gibrán.

Continuación de El Vagabundo de Khalil Gibrán.

LAGRIMAS Y RISAS

Una noche, a orillas del Nilo, una hiena se encontró con un cocodrilo. Ambos se detuvieron y se
saludaron. La hiena dijo:
-¿Cómo vas pasando el día, Señor?
-Muy mal -respondió el cocodrilo-. A veces, en mi dolor y tristeza, lloro. Y entonces las criaturas
dicen: "Son lágrimas de cocodrilo". Y eso me hiere mucho más de lo que podría contar.
Entonces la hiena dijo:
-Hablas de tu dolor y de tu tristeza, pero, piensa por un momento en mí. Contemplo la belleza del
mundo, sus maravillas y sus milagros y, llena de alegría, río, como ríen los días. Y los pobladores de
la selva dicen: "No es sino la risa de una hiena".



Comentarios

  1. ¡Hola Martikka!
    Muy lindo el cuentito, y hasta con moraleja, "a veces se juzga y se critica sin conocer el verdadero motivo de su tristeza o alegría"
    No se, al menos es lo que me pareció a mi...
    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, son pequeños cuentos de un gran sabio, Khalil Gibrán, y en todos se encuentra una moraleja llena de conocimiento del mundo.
    Otro beso para tí, Azu!

    ResponderEliminar
  3. Así es, Azu, y el cuento es bonito desde el punto de vista de moraleja pero sabiendo la naturaleza de estos animales, no muy correcto scientíficamente. :)

    De hecho yo me esperaba que la hiena iba a consolar al cocodrilo y acabar como la víctima, o sea, comida. :)

    ResponderEliminar
  4. Está bien esta fábula. Me gustan estos pequeños cuentos que explican los sentimientos que en algún momento todos hemos tenido. O no creen en nuestra lágrimas, o no entienden nustras risas, y ambas cosas son terribles.

    Un beso guapa!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco