Lágrimas y risas. Khalil Gibrán.

Continuación de El Vagabundo de Khalil Gibrán.

LAGRIMAS Y RISAS

Una noche, a orillas del Nilo, una hiena se encontró con un cocodrilo. Ambos se detuvieron y se
saludaron. La hiena dijo:
-¿Cómo vas pasando el día, Señor?
-Muy mal -respondió el cocodrilo-. A veces, en mi dolor y tristeza, lloro. Y entonces las criaturas
dicen: "Son lágrimas de cocodrilo". Y eso me hiere mucho más de lo que podría contar.
Entonces la hiena dijo:
-Hablas de tu dolor y de tu tristeza, pero, piensa por un momento en mí. Contemplo la belleza del
mundo, sus maravillas y sus milagros y, llena de alegría, río, como ríen los días. Y los pobladores de
la selva dicen: "No es sino la risa de una hiena".



Comentarios

  1. ¡Hola Martikka!
    Muy lindo el cuentito, y hasta con moraleja, "a veces se juzga y se critica sin conocer el verdadero motivo de su tristeza o alegría"
    No se, al menos es lo que me pareció a mi...
    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, son pequeños cuentos de un gran sabio, Khalil Gibrán, y en todos se encuentra una moraleja llena de conocimiento del mundo.
    Otro beso para tí, Azu!

    ResponderEliminar
  3. Así es, Azu, y el cuento es bonito desde el punto de vista de moraleja pero sabiendo la naturaleza de estos animales, no muy correcto scientíficamente. :)

    De hecho yo me esperaba que la hiena iba a consolar al cocodrilo y acabar como la víctima, o sea, comida. :)

    ResponderEliminar
  4. Está bien esta fábula. Me gustan estos pequeños cuentos que explican los sentimientos que en algún momento todos hemos tenido. O no creen en nuestra lágrimas, o no entienden nustras risas, y ambas cosas son terribles.

    Un beso guapa!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares