Lugares imaginarios

Inventamos personajes, inventamos tramas, historias, escenas. Y todo eso ocurre en algún lugar, real o ficticio.
Gabriel García Márquez creó Macondo, J.R.R.Tolkien creó la Tierra Media, Salvador Espriu Sinera, Ursula K.Le Guin creó Terramar y George R.R.Martin, Invernalia.

¿Qué prefieres? ¿Lugares reales, como la Barcelona de la Sombra del Viento? ¿O el mágico Rivendel, de Tolkien?

En mi novela actual, LHDE los personajes actúan en lugares reales de diferentes puntos del mundo, con nombres reales; en otra novela anterior, inventé nombres de pueblos, pero son basados en pueblos catalanes reales. Sólo cuando empecé a escribir 'en serio' allá por mis 18 años, inventé un mundo nuevo para mi cuento fantástico, LTDT. Dibujé incluso un mapa al estilo de Tolkien.
Supongo que la literatura fantástica se presta más a la invención de nombres nuevos para tierras nuevas.

Comentarios

  1. ¡Lugares fantásticos! Sería interesante leer tu novela cuando salga y conocer este lugar que creaste. En cuanto a lugares fantásticos en general, me interesa más cuando se hace sentir como si existiera de verdad, como en caso de Garcias Márquez, que lees y te preguntas si el lugar existe o no, o tal vez es un lugar real pero con características inventadas. :) Y eso te hace buscar más información y todo se hace más interesante, sale de los límites del libro y te hace aprender algo más. De Tolkien, no sé, creo que sí, pero hay otros que crearon mundos parecidos y no eran tan fascinantes. Por ejemplo, el mundo de Tolkien se parece algo a él de Astrid Lindgren en el libro "Mío, mi pequeño Mío" que salió unos años más tarde que él de Tolkien pero no sé si ella lo habrá leído.

    Pero para vivir, no, un sitio real. :)

    ResponderEliminar
  2. Cada historia pide estar ocurrendo en un lugar real o en uno imaginario según queramos darle más realismo o más misterio. La trilogía que tengo yo que es fantástica o ciencia ficción (no se muy bien donde meterla, ocurre en un lugar imaginario pero todas las demás son en algún sitio concreto o ni siquiera explico donde es exactamente.
    Depende de lo que queramos conseguir con la historia.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hola Martikka!!
    Sabes? estoy pensando seriamente en empezar a escribir una novela. El otro dia en la cama antes de dormir me puse a pensar en que lugar situaría mi historia, y estaba en un debate interno sobre "en uno imaginario..¡no! en uno real" y asi di vueltas y vueltas en la cama, hasta que me decidí por uno imaginario, me gusta más y conserva cierto misterio...no se... aunque los reales tambien son atrayentes.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Eso me recuerda a Borges que con el poder de los letras transformaba en sitios fantásticos una simple palabra. La historia nos depara muchas sorpresas. Me acuerdo perfectamente de una frase de El Aleph: Ukbar, Ucbar, Oocbar, Ochbar, Urk-baar...

    Si fuera una ciudad, ¿qué civilización le dio ese nombre y por qué, qué nos cuenta?

    Por ejemplo, nos cuenta una cosa: que esa ciudad (real o ficticia) existió miles de años y cada pueblo transformó su nombre según sus creencias. La literatura nos habla de un nombre exótico, arcaico, lejos del mundo moderno.

    Otro ejemplo: Córdoba fue Qurtuba, Corduba; Cádiz fue Qadir, Gadir, Gadesh, Gadr, y seguro que otros...

    ResponderEliminar
  5. Costa, sería interesante leer ese libro de Astrid Lindgren para compararlo con Tolkien...

    Elena, en efecto, cada historia pide un sitio diferente. Ellas mandan!:)

    Azu, ¡adelante! Si ya te planteas donde va a suceder, es que tu historia ya está naciendo. De ahí a escribirla, sólo hay un paso!

    Blas, qué interesante... A mi me pasa que muchos nombres antiguos de ciudad me gustan más que los actuales. Tienen otro encanto, no sé: Gadesh me parece fantástico. Suena a ciudad oriental. Qurtuba es más musulmán, como lo era ella. ¡Tal vez deberían haberse conservado así!

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que una ambientación real es muy atrayente por que sabes que existe y que incluso puedes recorrer ese lugar. Pero un mundo ficticio ofrece infinitas posibilidades.

    Todo depende de los gustos.
    ¿Ficción o realidad?
    Yo prefiero lugares ficticios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco