Vargas Llosa y la cultura dominante

Extracto del diario El Pais. 7 de octubre de 2008, obtenido del blog de Mila y Mercedes.

En la cumbre del periodismo en Madrid, Mario Vargas Llosa esbozó un mundo en el que la tabla de valores está ocupada por el entretenimiento y la diversión. La literatura, el cine, la música, las artes plásticas, la política y el periodismo se han dejado arrastrar por "la trivialización y el adocenamiento".
En esta nueva civilización, la cocina y la moda acaparan el espacio que otrora ocupaban la cultura y la filosofía. Y los políticos, que antes se fotografiaban con científicos, se sitúan ahora al lado de estrellas de la música o de actores. "En la calle, el cómico es el rey", mientras que el intelectual "se ha esfumado del debate público" porque en la sociedad del entretenimiento el intelectual sólo interesa "si sigue el juego de moda o se vuelve bufón".
Sin ocultar su pesimismo, Vargas Llosa dijo también que "la triste realidad es que ningún diario o revista puede mantener un público fiel si desobedece los rasgos distintivos de la cultura dominante". Y citó a la revista Hola y a sus congéneres como los productos "más genuinos" de la civilización del espectáculo, en la que la privacidad desaparece y las catástrofes "alimentan el morbo".



Mario Vargas Llosa ha dado en el clavo, ha pinchado donde más debería doler a ésta nuestra sociedad preocupada por cosas triviales, deslumbrada por los focos de neón de los grandes titulares, por el castillo que Adrian Brody ha regalado a Elsa Pataky, por el número de patadas que un futbolista da a una pelota y su sueldo hiper-millonario que nunca soñarán aquellos que rebuscan en los contenedores de desechos de los supermercados. Vivimos y queremos vivir en el mundo de Oz, pero tras las cortinas, tras las páginas de un libro, tras las palabras de un filósofo antiguo, descubriremos el mundo real.


Comentarios

  1. Ya pasó hace dos mil años, con los egipcios invadidos por los romanos, y con los romanos hace mil setecientos años, invadidos por los bárbaros.

    Cuando el ocio y la placidez sustituye a la curiosidad y la investigación para el progreso, la sociedad colapsa por el empuje de las sociedad más vigorosas (generalmente empujadas por la propia necesidad de sobrevivir)

    Preparémonos para nuestra extinción como sociedad

    ResponderEliminar
  2. El ocio y la placidez...ayer salió en TV un reportaje sobre jóvenes de unos 20 años calificados de generación Y, que no quieren trabajar, que prefieren estar en el parque con sus patinetes porque así son felices...Da miedo!
    Saludos, Blas.

    ResponderEliminar
  3. Pues es lo que nos toca. A mí de verdad que me asusta.
    Que los futuros médicos celebren bebiendo y emborrachándose, el comienzo o final de los estudios universitarios, le deja a uno con un poco-mucho terror.
    Es de idiotas que esta generación Y, necesite de drogas para divertir a los demás, porque ellos ni se enteran de todo lo que se han metido.
    No saben lo que se pierden desaprovechando su vida emborrachándose y drogándose. No digo que se pasen estudiando toda la vida, sino simplemente saber de su mundo, de su país o de ellos mismos. Es que no se paran a pensar ni un momento.

    Yo por suerte tengo a mi hermano, que pese a ser cura, entiende y respeta otras conciencias (que no suele pasar), y me encanta debatir con el (defiende estupendamente sus ideas, es difícil dejarle K.O.). Y digo lo de debatir, porque es que a uno de esos jóvenes de la generación Y, si le preguntas por ciertas cosas, no contestan o dicen una tontería. Leyendo se crea el criterio, el lenguaje para expresar las opiniones, y mucho más.

    Si siguen como están, este mundo se irá al garete. No hay más que ver los inventos, importantes filósofos, o descubrimientos que se hacen últimamente. Ni uno (aunque no le prestarían mucha atención si hubiera un nuevo gran filósofo). Hay tantas distracciones que ya no quieren progresar; lo ven todo perfecto.

    Bueno, que me pongo a escribir y... Tengo tanto que soltar. Es que de verdad que da miedo, como tú dices.

    En fin, cuídense.
    Chao.

    ResponderEliminar
  4. Creo que la dió en el clavo fuiste vos al mencionar el mundo de Oz: somo suna sociedad de evasores. No podemos tolerar el mundo que ayudamos a construir, no queremos ver los desastres de que somos responsables tan sólo con dejar que sucedan.
    Y así nos enfocamos en saber qué es lo que pasa en "Bailando por un sueño" o quién dejó a quién en "Gran Hermano", y toda sus etcéteras...
    Somos una sociedad cobarde que se evade de actividades que le hagan pensar, como la literatura, el periodismo serio, el cine de autor, y todos sus etcs...

    ResponderEliminar
  5. A ver, la televisión tiene sus cosas buenas, y ayuda a evadirse de un modo, diría, diferente. Una película, incluso una telenovela, pueden ayudar a olvidar a mucha gente su mundo infeliz, o simplemente evadirlo e introducirlo en otro mundo en unos minutos. De tipos de cine hay muchos, (el que hace pensar y el que no, y no significa que uno sea malo y otro bueno, hay de todo), al igual que de literatura, hay infumable, buena, genial y pésima.
    Pienso que deberíamos ver de todo para opinar, para crearnos un criterio, para ser libres y escoger entre si hoy vemos Gran Hermano porque nos apetece, o leer a Dickens porque sí. Libres. Libres siempre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares