Cambiar el destino. Cuento zen.

Cambiar El Destino



Durante una batalla trascendental, un general japonés decidía atacar. Aunque su ejército era superado en número considerablemente, estaba seguro que ganarían, pero sus hombres estaban llenos de dudas. En el camino a la batalla, pararon en un santuario religioso. Después de rezar con los hombres, el general sacó una moneda y dijo, “Ahora lanzaré esta moneda. Si es cara, ganaremos. Si es cruz, perderemos. El destino ahora se revelará”.

Lanzó la moneda al aire y todos la miraron atentamente mientras caía. Fue cara. Los soldados estuvieron tan rebosantes de alegría y llenos de confianza que atacaron vigorosamente al enemigo y salieron victoriosos. Después de la batalla, un teniente le comentó al general, “Nadie puede cambiar el destino”. “Absolutamente correcto”, contestó el general mientras mostraba al teniente la moneda, la cual tenía caras en ambos lados.

Comentarios

  1. Jeje, ya pensaba yo que les engañaba p que les iba a decir: creéis más en una moneda que en la experiencia de su general. :) Pero muchas veces es así. Cuando tenemos duda ante ago, buscamos refuerzos para nuestra decisión en cosas a veces irrelevantes.

    Muy bueno el cuento.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, me ha gustado tu cuento. Nosotros ponemos los obstáculos. Hay un cuento de Jorge Bucay que también tenía esa moraleja: fue capaz porque nadie le dijo que no lo sería.

    Besos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares