Consejos de Antón Chejov (I)



En su carta a Alexander Chéjov, en abril de 1886, Antón Chejov dice:

En mi opinión, una verdadera descripción de la naturaleza debe ser breve, poseer carácter y relevancia. Hay que acabar con lugares comunes como "el sol poniente, bañado en las olas del mar oscurecido, vertió su oro carmesí", o "las golondrinas, sobrevolando la superficie del agua, gorjeaban jubilosas". Al describir la naturaleza, uno debe atrapar pequeños detalles arreglándolos de tal manera que con los ojos cerrados se obtenga en la mente una imagen clara. Por ejemplo, si quieres lograr el efecto total de una clara noche de luna, escribe que un trozo de cristal de botella rota brillaba como una pequeña estrella en el estanque del molino, mientras la sombra oscura de un perro o un lobo pasó bruscamente como una pelota, y así sucesivamente. La naturaleza cobrará así vida si no temes comparar sus fenómenos con acciones humanas ordinarias.

En la esfera de lo psicológico, los detalles son también la clave. Dios nos libre de los lugares comunes. Primero que nada, evita describir el estado interior del héroe, tienes que tratar de que se aclare a partir de sus acciones. No es necesario retratar demasiados personajes. El centro de gravedad debe estar en dos personas: él y ella (…). Te escribo esto como lector que tiene un gusto definido. También para que tú, al escribir, no te sientas sólo. Es duro estar solo en el trabajo. Es mejor recibir un comentario crítico pobre que no recibir ninguno en absoluto, ¿no es verdad?


Gracias, señor Chejov.

Comentarios

  1. No recuerdo las descripciones de naturaleza en la obra de Chéjov pero puede que no me haya dado cuenta porque destacan más otras cosas, la psicólogia humana sobre todo, ya que era un maestro de drama.

    Por cierto, recuerdo hasta haber visitado una de sus casa, aunque justo en ésta vivio durante poco tiempo, en la ciudad que lleva su nombre, Chéjov, no muy lejos de Moscú.

    ResponderEliminar
  2. Qué interesante, Costa. No he leído más que algún cuento de Chejov, pero sus consejos son muy acertados.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus