Donde habite el olvido.

Os dejo con Cernuda, un poeta incomprendido que vivió en una España convulsa y en una sociedad que lo rechazaba por su condición de homosexual.




DONDE HABITE EL OLVIDO


Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.
Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.
En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.
Allá donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.
Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.
Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.
Luis Cernuda


Comentarios

  1. qué lindo poema, meláncolico, triste y soñador.
    Te dejo un beso y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  2. Tienes un premio muy especial en mi blog.

    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Azu, y buen fin de semana para ti también!

    Senovilla, ya he colocado tu generoso premio en el lateral. Mil gracias!

    ResponderEliminar
  4. mis felicidades, de verdad, felicidades, el poema es precioso y desde luego da mucho juego

    ResponderEliminar
  5. Gracias Arwen. Yo apenas conocía a Cernuda, pero desde este trabajo creo que leeré más de él. Es un poeta interesante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares