Escritores snobs

Al hilo del post de los consejos de Marcelo Birmajer, referido a los escritores snobs, citaré a los que a mi me lo parecen.

Oscar Wilde
William Faulkner
James Joyce
Juan Manuel de Prada
Truman Capote
Lucía Etxebarría
Los que no quieren llegar a todo tipo de lectores
Los prepotentes
Los que hablan y hablan de su obra pero escriben poco

Otros autores, como Paul Auster, suelen ser leídos por lectores snobs, pero eso ya es tema de otro post.

Charles Bukowski decía sobre Shakespeare: “Es ilegible y está sobrevalorado. Pero la gente no quiere escuchar esto. Uno no puede atacar templos. Ha sido fijado a lo largo de los siglos. Uno puede decir que tal es un pésimo actor, pero no puede decir que Shakespeare es mierda. Cuando algo dura mucho tiempo, los snobs empiezan a aferrarse a él, como ventosas. Cuando los snobs sienten que algo es seguro, se aferran. Pero si les decís la verdad, se ponen salvajes. No pueden soportarlo. Es atacar su propio proceso de pensamiento. Me desagradan”.


Carlos Mal Pacheco, en su blog, dio el año pasado unas pautas de lo que es ser snob:

Si usted está leyendo este weblog aún después de darse cuenta de que no somos muy chistosos ni ponemos fotos chuscas ni vídeos de YouTube, si lee aún después de saber que no somos escritores famosos, entonces probablemente lee por dos razones: a) en verdad le interesa lo que escribimos o b) es usted un o una insorportable snob. Cumple usted con los requisitos? Si usted se identifica con los siguientes estamentos probablemente usted esté, inadvertidamente, engordando las filas de snobs execrables:

1. Corrijo la ortografía y los errores al hablar: "No es 'haiga', abuelita que es mucho más sabia, lista y productiva que yo. Es 'haya'".

2. Me gustan los escritores de moda: Buenos, regulares y malos, sólo tienen que estar de moda. "Me deleito en la lectura de Paulo Coelho, J.K. Rowling, Murakami, Chuck Palahniuk y Roberto Bolaño". "Espero que llegue a Sanborns pronto la nueva de Volpi."

3. Voy a los cafés a hablar de literatura, arte y cultura: "¿Hablar de esto en la escuela o por teléfono? ¿Para qué, si puedo levantar la voz en un café y hacer saber que soy el Leandro Moratín del siglo XXI?"

4. Los gringos son el diablo, pero compro todo en Amazon.com y toda mi música favorita es en inglés: "Los americanos son tan conformistas y materialistas, do you know what I mean?" "Lo último que México necesita es la malvada globalización que hunde a nuestros campesinos en la pobreza... creo que voy a bloggear acerca de ello en mi cuarto con aire acondicionado, dude."

5. La mariguana es la ley: "El tabaco es más dañino que la mariguana, la mariguana es ilegal sólo porque los gringos no pueden aplicarle impuestos, la mariguana es medicinal, la mariguana es una tradición sagrada de los indígenas, la mariguana es..." No necesitas tantos pretextos, sabemos que te gusta la mariguana, no es pecado, a mí me gusta la sacarina y a lo mejor es peor.

6. Sólo leo en el idioma original: "Tienes que leer a Gaius Valerius Catulus, pero en latín, porque si no (aquí viene una frase súper snob) se pierde la intención del original." "¿Leíste Invisible Monsters...? ¿Qué? ¿En español...? Perdiste tu tiempo, yo te la presto, la tengo en inglés."

7. Hollywood sólo produce basura: "Amo a Jean-Luc Godard, Krzysztof Kieslowski, Ingmar Bergman y a Buñuel." "¿Hollywood? Es sólo una fábrica de dinero." "Espero con ansias la próxima película de Woody Allen."

8. Me gusta la música indie o world music: "Las estaciones de radio no le dan tiempo al aire a la buena música, por eso escucho sólo radio en Internet." "No puedo esperar al próximo concierto que va a dar Devendra Barnhart/Bright Eyes/Feist/Regina Spektor/Kings of Lion (inserte banda indie aquí) en Tucson/Phoenix." "El hip-hop de Tanzania es tan auténtico." "Metallica se hizo muy comercial, asco."

9. Soy bohemio con cuenta en el banco: "Vamos al Pluma Blanca (o inserte aquí nombre del bar 'bohemio' de su localidad) para que crean que soy poético y estoy abrumado por amores fracasados cuando en realidad vivo muy a gusto". "Me cuesta mucho dinero comprar ropa que parece usada". "Me compré dos CDs de Sabina". "Fumo porque es bohemio".

10. Voy a la ópera y finjo disfrutarla: "Qué bien canta la tenor." "Ese Do de pecho fue sublime." "Nunca he escuchado a Pavarotti, pero la Ópera ha perdido a uno de los grandes." "Pues Caruso era el gordo que rompía copas de vidrio con su voz, ¿qué no?" "Mi aria favorita es una furtiva lagrima." "Siempre lloro en la ópera."

11. Voy al Cervantino: "Voy a la presentación de Carlos Fuentes." "Primero el Cervantino y luego a la FIL, qué delicia." "Es que me encanta estar alrededor de artistas, me llenan de buena vibra." "Guanajuato es muy colonial" "Voy a Álamos, a Guanajuato y a la FIL a emborracharme y fumar mota, pero siempre regreso con un halo de intelectualidad".

12. Estuve en Europa y me encantó: "Ámsterdam es tan liberal..." "...Luego fuimos al Louvre..." "Fue una 'mochileada' (con una tarjeta de crédito en la cartera, por supuesto). "Comí queso, pan y vino." "...Y le tomé fotos a la torre Eiffel..." Claro, en ningún lugar vas a encontrar malditas fotos de la torre Eiffel.

13. Compro artesanía indígena pero quisiera tener un hijo de ojos verdes. "Me compré un collar de conchitas, como el del vocalista de Café Tacvba." "Quiero (o tengo) un tatuaje tribal." "Los indígenas son patrimonio de la nación, debemos respetar sus tradiciones y su cultura... ¿Qué? ¿No sabes mandar mensajes de texto? ¡Qué indio eres! (o sea, qué pendejo).

En palabras de Dale Ahlquist, el mundo moderno prefiere escritores que sean snobs, con ideas exóticas y estrambóticas, que glorifiquen la decadencia, que se burlen del cristianismo, que nieguen la dignidad de los pobres y que piensen que la libertad significa ausencia de responsabilidad.


El esnobismo es una actitud distante, estética y filosófica, que provoca, naturalmente, el rechazo de todos aquellos que prefieren adaptarse a las convenciones para sacar provecho en cualquier situación. Lo que más odia un oportunista es la independencia del esnob. [...] Prefiero a los esnobs de toda la vida, nada modestos pero, al menos, conscientes de su amanerada frivolidad [1]
[1] El esnobismo de las golondrinas. Mauricio Wiesenthal. Edhasa. Barcelona. 2007.

Otro enlace interesante sobre Literatura Snob.

¿Aumentamos la lista?

Comentarios

  1. interesante post, por lo que he leido yo soy snob, pero lo sea o no, lo importante es que me sienta bien con lo que hago, y que mis escritos gusten, a uno solo o a todos, me da igual, mientras a mí me guste lo que hago y a alguien tambien, lo demas me da igual

    ResponderEliminar
  2. Pues la verdad he conocido a varias personas así (aunque yo los llamaba en mi blog pedantes) pero me refería un poco a todas estas características que tu reunes aquí de ese otro blog. Muy buena lista de todo lo que caractriza a este tipo de personas. Ahora también soy antisnobs, jajaja.

    Muy interesante, Un besote!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja!
    Y yo sin saberlo...Seré snob? Laverdad es que creo que no. Coincido con algún punto, pero en muchos no del todo...
    Bien escogido, Martikka!

    Saludos desde este instante!

    Llum

    ResponderEliminar
  4. Es que es muy relativo. Yo también coincido en algún punto, pero no creo ser snob.

    ResponderEliminar
  5. Estoy esperando el post sobre los lectores snob ya que Paul Auster es uno de mis escritores preferidos. :)

    ResponderEliminar
  6. Martikka, gracias por tu sugerencia. Solo un comentario: la "analepsis" es contar, dentro de la narración, en presente un hecho que sucedió en el pasado. Y la "historia dentro de la historia", es otra cosa.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Curioso. De todo ellos deduzco que para ser snob hay que tener mucho tiempo libre para perderlo despreocupadamente.

    Así que en resumen no soy snob. Sigo siendo novel y sin tiempo.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Blas, lo del tiempo es bastante común, sobre todo entre los noveles. Después, ya parece que se dispone de más, aunque debería ser al contrario! Muchos escritores cuando están de promoción se quejan de que hace muchos meses que no escriben.
    (Cuando estemos de promoción, ya hablaremos de esto, ¿no?:)

    ResponderEliminar
  9. Hay escritores snobs y hay editoriales snobs. Para mi gusto, casi todo lo que publica Anagrama o bien es snob porque se trata de obras de escritores snobs o bien porque el hecho mismo de que tenga el visto bueno de Herraldo convierte a esa obra o escritor en un producto snob.
    En conclusión, Herralde tiene el poder performativo de snobear lo que edita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus