Nietzsche dice...acerca de escribir con estilo





Diez mandamientos para aquel que desee escribir con estilo, por Friedrich Nietzsche



1- Lo que importa más es la vida: el estilo debe vivir.

2- El estilo debe ser apropiado a tu persona, en función de una persona determinada a la que quieres comunicar tu pensamiento.

3- Antes de tomar la pluma, hay que saber exactamente cómo se expresaría de viva voz lo que se tiene que decir. Escribir debe ser sólo una imitación.

4- El escritor está lejos de poseer todos los medios del orador. Debe, pues, inspirarse en una forma de discurso muy expresiva. Su reflejo escrito parecerá de todos modos mucho más apagado que su modelo.

5- La riqueza de la vida se traduce por la riqueza de los gestos. Hay que aprender a considerar todo como un gesto: la longitud y la cesura de las frases, la puntuación, las respiraciones; También la elección de las palabras, y la sucesión de los argumentos.

6- Cuidado con el período. Sólo tienen derecho a él aquellos que tienen la respiración muy larga hablando. Para la mayor parte, el período es tan sólo una afectación.

7- El estilo debe mostrar que uno cree en sus pensamientos, no sólo que los piensa, sino que los siente.

8- Cuanto más abstracta es la verdad que se quiere enseñar, más importante es hacer converger hacia ella todos los sentidos del lector.

9- El tacto del buen prosista en la elección de sus medios consiste en aproximarse a la poesía hasta rozarla, pero sin franquear jamás el límite que la separa.

10- No es sensato ni hábil privar al lector de sus refutaciones más fáciles; es muy sensato y muy hábil, por el contrario, dejarle el cuidado de formular él mismo la última palabra de nuestra sabiduría.

fuente: dreamers.com/manuscritos/docs/manuales/manual002.htm

Comentarios

  1. No había leído nunca estos mandamientos.
    A partir de ahora intentaré seguirlos :)

    un beso.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo. Hay que ser fiel a nuestro propio estilo (siempre intentando mejorar, por supuesto), pero no intentar parecernos a otro escritor ya famoso. (Y esto también vale para la vida misma), Hay que ser uno mismo y hacer las cosas a nuestra manera, lo contrario es superficial.

    Un beso!!

    PD: Si no me hubieras dado el premio, te lo habría dado yo a ti.
    Es un lujo haberlo recibido de ti.

    ResponderEliminar
  3. por supuesto que sí, hay que ser fieles a nuestro estilo, porque eso es lo que nos hará encontrar nuestro lugar en la literatura, gracias por los mandamientos

    ResponderEliminar
  4. Me parece que a veces es muy dificil encontrar un estilo que vaya con nosotros. Siempre he creído en lo que Borges dice acerca de lo que un escrito tiene para decir. Según él es siempre lo mismo, sólo una cosa contamos en la vida, sólo que la decimos de muchas manersa diversas. Creo que el estilo debe ajustarse a ese texto que somos y no a nuestra vida.
    Me fascinó, por otro lado, el ítem de considerar todo como un gesto. Es sorprendente la polimorfia de un texto, la adaptabilidad de la buena literatura a los puntos de vista más distantes. Creo que eso de considerar gestos, hace que sea mucho más profundolo que se puede ver en la escritura, como en una mirad intensa se va más que en una chata.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Saludos a todos. Lo que dice Ipolita acerca de Borges creo que es muy cierto. Muchos escritores emplean sólo un tema y lo tratan de diferentes modos toda su vida. A mi me ha pasado, con la diferencia que a medida de pasa el tiempo los trato mejor. Será la experiencia... Pero de todos modos, siempre es bueno cambiar de temas y épocas para no aburrirse o sentirse dando vueltas a lo mismo. Aunque a veces es inevitable. Una autora que casi siempre escribe de lo mismo sería Amy Tan, la relación entre madres e hijas, con la particularidad de que la madre tiene arraigadas sus costumbres chinas y la hija ya se ha hecho a vivir en un nuevo país olvidando a sus antepasados.
    Por cierto, me encanta Amy Tan.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco