Sin tambores ni trompetas

En la película de François Truffaut Delitos conyugales, dos personajes conversan. Uno es escritor y le dice al otro que aún no sabe cómo titular su novela. Y éste le pregunta:
-¿Salen trompetas en tu novela?
-No
-¿Salen tambores?
-No
-Pues ya tienes el título: Sin tambores ni trompetas.


Así que ya sabéis, cuando un título se resista, "sin tambores ni trompetas", o "sin caballos ni vaqueros" o "sin........". ¡Las combinaciones son infinitas!

Comentarios

  1. Que buena idea, jeje. Lo que pasa que debería tener algo que ver porque sino creo yo que no pega mucho.


    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. el monopolio del SIN triunfa en la tele (sin rastro y sin tetas no hay paraiso), en el cine (sin perdón y :) sin city) y en las bebidas (sin alcohol).
    la sombra del SIN se proyecta sobre la literatura ...

    ResponderEliminar
  3. la verdad es que es una idea genial, una forma de poner un título sin partirse el coco

    ResponderEliminar
  4. Arwen, ya tenemos otro título:
    "Sin partirse el coco" :)

    Óscar, es cierto, no me había fijado en esas coincidencias.

    Elena, que pegue o no, a veces no es importante. Según el márketing, ha de impactar o sorprender.

    Y SIN nada más que decir por ahora, ¡saludos a todos!

    ResponderEliminar
  5. Genial , jajaja, sencillamente divina flexion.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Jaja, la verdad es que sí lo es, genial. :)

    ResponderEliminar
  7. Hola Martikka!
    Que manera tan simple de elegir el título de tu libro! me encantó, es ahi cuando uno ve, en las cosas simples están las soluciones a todos nuestros problemas.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  8. Es una buena solución, me la apunto, que a mi a veces se me resiten los titulos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus