Cómo nacen las historias de...

Cómo nacen las historias de Isabel Allende.

La casa de los espíritus, de Isabel Allende, fue escrita para salvar del olvido una parte de su pasado:
En enero de 1981 desperté una mañana con una idea extravagante. Pensé que si ponía por escrito lo que deseaba rescatar del olvido, podría reconstruir el mundo perdido, resucitar a los muertos, reunir a los dispersos, aprisionar para siempre los recuerdos y hacerlos míos. Ya nadie me los podría quitar. Compré papel y me senté a contar una historia. Cuando coloqué la primera hoja en la máquina, no sabia cómo realizar la tarea, pero sabia lo que debía escribir.(...) Deseaba hablar del sufrimiento de mi pueblo y de otros pueblos de ese atormentado continente, para que la verdad tocara el corazón de mis lectores.

Cómo nacen las historias de Gabriel García Márquez.

Así fue el punto de partida de algunos de sus relatos cortos:
Una imagen visual.
En otros escritores, creo, un libro nace de una idea, de un concepto. Yo siempre parto de una imagen. La siesta del martes, que considero mi mejor cuento, surgió de la visión de una mujer y una niña vestidas de negro y con un paraguas negro, caminando bajo un sol ardiente en un pueblo desierto. La hojarasca es un viejo que lleva a su nieto a un entierro. El punto de partida de El coronel no tiene quién le escriba es la imagen de un hombre esperando una lancha en el mercado de Barranquilla. La esperaba con una especie de silenciosa zozobra. Años después yo me encontré en Paris esperando una carta, quizás un giro, con la misma angustia, y me identifiqué con el recuerdo de aquel hombre.



¿Cómo nacen vuestras historias? ¿De recuerdos? ¿De imágenes? ¿De noticias?

Comentarios

  1. Mi historia de William partió de una necesidad interior. Necesitaba escribir algo que tuviera consistencia, necesitaba escapar a mi mundo interior, necesitaba vivir una vida distinta y me puse a escribir. Nació William. Un poco raro, sin mucho sentido, algo atolondrado, y decidí hacerla de nuevo, permitirle a William contar algo pues en algunos pasajes me daba la sensación de que el personaje quería nacer, quería vivir él y decidí darle rienda suelta, situarle en la Edad Media, pero darle rienda suelta, que él decidiera, que él viviera y que él guiase sus pasos. La primera vez nació de una necesidad mía, pero ahora, ha nacido de una necesidad del personaje

    ResponderEliminar
  2. Mi más importante historia nació por la necesidad de leer cosas nuevas con un contenido de total gusto para mí, ya que lo escribo a mi medida.
    El resto de historias o relatos y cuentos nacen de una frase o una palabra.
    Al pronunciar una palabra en mi mente me vienen sentimientos e ideas relacionadas con la palabra.

    Chao.

    ResponderEliminar
  3. A mi me atacan por todos los flancos, jeje...a veces es una frase que oígo o que me viene a la cabeza, otras una escena que observo, otras la necesidad de expresar una idea determinada, también me sirve que me "obliguen" a escribir sobre algo, como un taller literario, y muy especialmente, cuando acudo a un concierto: me dejo envolver por la música y empiezan a sugir historias...

    ResponderEliminar
  4. Mis poemas nacen de imágenes. A veces de una canción.

    Me encanta Gabriel García Márquez. Ahora ya sé como se inspira.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  5. La historias nacen, a mí entender, de lo cotidiano, de lo vivido, de los leído, de lo experimentado, de lo imaginado y como no, de los riesgos que cogen algunos por intentar hacer algo nuevo, algo que no se haya visto nunca.

    ResponderEliminar
  6. No sé. Y es la verdad, no lo sé.

    Cualquier cosa de repente se convierte en un relato o en un post. Voy por la calle o estoy en la cama por la mañana y ahí aparece una historia que se escribe sola. Luego lo dificil es recordarla cuando puedo y tengo el ordenador delate.

    Si realmente encontrara esa fuente de la inspiración, sería genial y un escritor inagotable, pero yo creo que responde a algún mecanismos aún no descubierto, jaajaj.

    Bezos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus