Muere Francisco Casavella a los 45 años



El escritor barcelonés Francisco Casavella, de 45 años, cuyo verdadero nombre era Francisco García Hortelano, ganador de la última edición del Premio Nadal con la novela Lo que sé de los vampiros, ha fallecido en Barcelona a los 45 años a causa de un ataque al corazón, según ha informado la editorial Destino.

El escritor barcelonés publicó las novelas El triunfo (1990), Quédate (1993) y El día del Watusi (2002-2003), aparecida en tres partes tituladas Los juegos feroces, Viento y joyas y El idioma imposible, antes de ganar el pasado día 6 de enero el Premio Nadal con Lo que sé de los vampiros.


No he leído nada de este autor, aunque la novela del Nadal me llamaba la atención. Supongo que ahora la reeditarán con más ahinco. Casavella ha ingresado en el club de los escritores muertos antes de hora. Queda su obra, pero estaba escribiendo una nueva novela de la que llevaba 100 páginas y quizás pensaría en ella momentos antes de morir, en esa historia inconclusa en la que ya no va a poder trabajar. La escritura puede hacernos inmortales, pero es injusto no poder irse con el trabajo terminado.


Su muerte me ha recordado la de Stieg Larsson, quien falleció en 2004 de un ataque al corazón a los 50 años, días después de entregar a su editor el tercer volumen de su trilogía:
Los hombres que no amaban a las mujeres.
La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina.
La reina en el palacio de las corrientes de aire (Inédito en español).

Comentarios

  1. Que mala noticia. Yo tampoco he leído nada de él, pero estuve en un tris de comprarme las historias de Watusi.

    Esto parece una epidemia.

    ResponderEliminar
  2. Dios mio que pena, morir ta joven y sin el trabajo concluido... desde luego pasan cada cosa... de este autor no he leido, pero en mi mente estaba comprarme el libro del premio nadal en cuanto tuviera dinero, por supuesto lo haré, ya os contaré.

    ResponderEliminar
  3. Lo he visto en la prensa, y parece que habia perdido a su padre hace poco tb.

    Bueno, no lo conocía, pero ahora me han entrado ganas de leer varias obras suyas, por lo que han contado.... Tampoco sabía que había muerto Stieg Larsson, la verdad. Sin embargo si que he leído del exito que sta teniendo su trilogía...

    En fin, la pena es que luego de muertos es cuando se dan cuenta de lo que valen, aunque el otro día leí algo sobre Bolaños y decía algo de que a algunos de los que se mueren jovenes los magnifican... no se si era JAVIER MARIAS tb jajaj


    bezos

    ResponderEliminar
  4. Pobre...gana el Nadal y la alegría le dura un año. Es que no somos nada...y cualquier día puede ser el último.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, menuda faena (de la vida).
    Justo la semana pasada pusieron un reportaje en Página2 que trataba de escritores fallecidos prematuramente.
    Aunque supongo que siempre es prematuro morirse...

    ResponderEliminar
  6. Vi en Luces,una librería de aquí,el libro "Lo que sé de los vampiros" y me quedé pensativo ante el buscando algo,pero no sabía qué,y entonces recordé la noticia de verla ayer en tu blog.Y me quedé... :s
    Espero ponerme al día de tus entradas en estas fechas,pero ésta es que es impactante.
    La representa él,pero la pregunta nos lleva a cualquier persona cercana a nosotros que le haya sucedido ¿por qué? Es que no lo entiendo.Y tendrá su explicación médica y científica y tal,pero me lo sigo preguntando,y además es que nadie se libra,jope que rabia!
    Leerle es perpetuarle.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Si, Carlos, hay una entrada en el post "talleres literarios si o no III" en que puse unas declaracíones de Casavella. Y hoy ya ves, pasó a (mejor?) vida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus