De regreso

De regreso y con ideas nuevas. Supongo que el arte en vivo que es Venecia inspira al menos pintado.
De momento, ya tengo varias ideas de argumento para la tercera parte de mi trilogía, LHDE. Ahora escribo LHDE-1, que consta de más de 500 páginas, pero esta historia tiene un antes y un después. Las ideas nuevas serían para la parte de lo que sucederá "después", (aunque no se si cuando acabe la 1ªparte empezaré con una o con otra, pero el caso es que también tenía algunas ideas para la parte del "antes" y ahora me quedo en duda sobre con cual trabajar cuando acabe la actual.) En fin, con todas la ideas apuntadas, trabajaré sobre la marcha.

Venecia es una ciudad maravillosa, llena de magia, de día, de noche, con niebla, con nieve. En estos días hacía mucho frío, aumentado por la nieve caída la noche del 31, pero sus calles, sus casas, sus canales, te transportan a otro mundo, un mundo más bello en este mundo. Por eso es mágica.
Viajando en vaporetto, a las cinco y media de la tarde, habiendo anochecido ya, con los edificios iluminados reflejándose en las aguas de la laguna, me sentía como si estuviera dentro de una postal. Más aún, parte de ella.
Mirabas al cielo y veías a la Luna y a Venus, cerquita, en conjunción. Mirabas a la tierra y te rodeaba la niebla y la gente y unos edificios maravillosos sumergidos en las aguas tranquilas y frías de la laguna.

Hacía frío, pero te podías refugiar en la calidez de una taza de cioccolatta calda (chocolante caliente), que es la bebida por excelencia de la ciudad, acompañada de cualquiera de sus excelentes pastas de repostería (croissants rellenos y brioches de una calidad excepcional).

En Venecia encuentras placer para todos los sentidos: la vista (los edificios, las calles, las iglesias, los canales), el tacto, el gusto y el olfato (sus muros, el chocolate y las pastas, el olor del agua salada), el oído (el murmullo de la gente, las campanadas de la plaza de San Marcos), y para el sexto y el séptimo: la imaginación y la inspiración.


Para los curiosos, os dejo unas fotos:





Comentarios

  1. Me alegro de que disfrutaras el viaje. Suelen ser fuente de inspiración constante si tenemos los ojos bien abiertos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que pasada. Tiene que haber sido tal y como lo cuentas. Venecia...

    Yo siempre he querido viajar por todo el mundo, y por pensar en otras cosas en perdido bastantes oportunidades de viajar. Algún día viajaré, y si no, al menos la ilusión de hacerlo, siempre me tendrá alegre.

    Chao.

    ResponderEliminar
  3. menudo lujo chiquilla, te tengo hasta envidia... gracias por contarnos como te ha ido y gracias por las imágenes, me encantan, y ya se sabe, cuando estás bien, la inspiración es nuestra compañera

    besos y felicidades por unos días

    ResponderEliminar
  4. Venecia es una ciudad de ensueño, qué bueno que hayas podido disfrutar de ella. Gracias por contarnos y por las fotos. Hermosas!!
    Bienvenida de regreso!

    Besitos y feliz día
    Bye bye

    ResponderEliminar
  5. Salir al camino siempre es peligroso,
    porque una vez pones un pie en él,
    nunca sabes a dónde te puede llevar.
    (Bilbo Bolsón)

    Me alegro que disfrutaras de la visita y de los brioches. ¡Gracias por las foto de la cuádriga!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Me alegro mucho que lo hayas pasado bien, no veas que envidia que nos das, jaja.
    Pero vamos, veo que tu, en cuestión de trabajo, no paras.
    Esa ciudad tiene que dar para varias ideas para escribir desde luego.
    A ver cuando puedo decir lo mismo, jeje.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  7. Teo, a veces la inspiración de un viaje no surge tras él, sino tiempo después. A mi me pasó que al ir a Egipto pensé en que me inspiraría en seguida para algún relato o novela y la inspiración no surgió hasta dos años después (es la tercera parte de la novela que escribo actualmente).

    John, eres muy joven... Piensa que yo quería ir a Londres desde que tenía 20 años y por diferentes motivos no lo hice hasta este año pasado.

    Arwen, guapa, espero que sea envidia sana...

    Martha Jacqueline: sí, es de ensueño. Una ciudad muy diferente y muy recomendable. Debería ser obligatorio ver Venecia para todo el mundo :)

    Blas, vi tu comentario de la cuádriga después del regreso, así que por eso he puesto la foto aquí. For you. (El pensamiento de Bilbo me lo apunto!)

    Elena, te digo lo mismo que a John. Sois muy jovencitos y siempre hay tiempo de viajar. Pero eso sí, viajando se aprende mucho.

    ResponderEliminar
  8. Ya cuando supe el destino de tu viaje me hallé súbitamente navegando,o paseando (bueno creo que debería existir un término que significara recorrer Venecia y que aglutinase esos dos) por su canales.
    Es realmente mágica,y sobre todo es que no se despide de quien la visita sino que forma parte ya siempre de uno.
    He de volver,pero a través de tu entrada volví antes de tiempo a la Serenísima :)
    Bienvenida!! Un abrazo Martikka

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco