El club de los poetas muertos (II)

Seguimos recordando la película:

Oh, capitán, mi capitán:


Encuentra tu camino:



Resumen:

Comentarios

  1. Maravilloso post y película... Esto me hace pensar en nuestras Logses,Loes...y demás fiascos educativos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. En efecto, lobo, ójala hubieran más profesores así. O simplemente, ¡que los hubieran!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, Martikka, me vas a hacer buscar la pelicula para verla otra vez...entera.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo que me gustó mucho esta película, gracias por acercárnosla de nuevo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Para Martikka: Aunque en apariencia he sido un ciudadano común, uno +, me reservo como transgresor en el arte; en este otro lado del espejo, pretendo hablar según el esplendoroso dialecto de los animales y las plantas. A causa de esta contingencia, quizá mis escritos, a veces, resultan incomprensibles, porque en mí habla una selva de vegetales y una humanidad de animales, en principio diversos, tan sólo en principio. La idea de Martikka en cuanto a revivir esta bella historia, se parece a una lluvia después de interminable sequía. Todos salen a la calle a mojarse de gozo, no importar cuan empapados puedan terminar, importa el desafío, la contradicción a lo oficial.
    Un beso para ti de xavier.

    ResponderEliminar
  6. Veo que a todos os ha parecido una buena idea rescatar la película. Muchos de nosotros quizás nos sentimos más identificados con ella ahora, al pasar el tiempo.

    Xavier, tu analogía de la lluvia después de la sequía, me ha encantado. Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco