Las dos historias en los relatos

"Cuando despertó, el dinosaurio aún estaba allí."


A pesar de su ínfima extensión, este microrrelato de Augusto Monterrosso revela la existencia de las dos historias paralelas que según Ricardo Piglia existen en todos los relatos.

El hombre de la historia ha visto un dinosaurio. ¿Dónde? ¿En el jardín de su casa, por ejemplo? Cree estar delirando y se va a la cama. Duerme, sueña. Y cuando despierta, el dinosaurio sigue allí, en el jardín. Entonces no era una visión, ni un desvarío...

Tenemos la historia del hombre que cree delirar, pero no lo hace en realidad, porque su visión deviene cierta, y tenemos la historia subyacente del dinosaurio. ¿Por qué está allí? ¿Cómo ha llegado? ¿Ha realizado un viaje en el tiempo?

En siete palabras, dos historias.
¿Ponemos más ejemplos de relatos con dos historias?

Comentarios

  1. Yo una vez leí que toda historia tiene 3 unicos componente: el amor, el camino (como metafora de la vida) y el dinero.

    Así que a mi se me ocurre:

    "Iba con su amada en busca del tesoro" jajaja

    Bezos

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante tu aportación, Thiago.
    Amor, camino y dinero...

    "Iba con su amada en busca del tesoro". Ya tenemos dos historias. El viaje de los enamorados y ¡la busca del tesoro!
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Yo siempre interpreté que se refería al propio dinosaurio a sí mismo, despertó y no había nadie ni nada; la gran bola de fuego había arrasado su mundo y su futuro. Él era el último de todos.

    Os dejó uno que me encantó cuando lo leí (luego os daré mi interpretación):
    "-Rápido, arrojad su cuerpo al río -dijo Félix"

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Me gustan los relatos así de cortos, y leer las interpretaciones de sus lectores ^^

    ResponderEliminar
  5. Martikka, qué trabajo he pasado hoy para cargar tu página, he entrado no sé ya cuántas veces. Pero bueno, acá estoy. Te decía que El Dinosaurio es el prototipo por excelencia del minicuento. Muy bien logrado en apenas siete palabras, si mal no recuerdo. En cuanto a las historias de a dos me viene ahora a la memoria Borges y yo; tendría que releerla, pero creo se ajusta.
    Abrazos.
    Bye bye

    ResponderEliminar
  6. Martha, espero que con los cambios que he hecho puedas entrar más fácilmente. He quitado la música y algún otro gadget para aligerar. ¡A ver qué tal!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco