Reflexiones de escritores sobre el arte de escribir (III)

Esta vez me remito a Antonio Gala.

Post dedicado especialmente a Blas, Arwen, Armando, Elena, Lola, Alicia, Susana, Ippolita, John Anthony y Martha Jacqueline.


El escritor (...)sabe que serlo es menos admirable que otra cosa cualquiera, y sabe que lo suyo no es una vocación sino un destino. (...) Se le trajo al mundo para escribir, no para que además le guste escribir. Tiene la obligación de hacerlo, y de hacerlo lo mejor posible, pero no la de estar orgulloso ni alegre por hacerlo. Sucede como si de continuo una voz le dijera: "Sigue tu camino, deprisa; si no, no llegarás." "Pero, ¿a dónde debo llegar y cuál es mi camino?" "Tu sigue, sigue, sigue.." Y él sigue, como un caballo que ha perdido a quien lo montaba y persiste, no obstante, participando no le importa ya en qué carrera."

(...) El escritor nunca estará seguro. Ni tampoco de para quien escribe. (...) Él lo que debe hacer es escribir: un sino, como la belleza o la muerte, añoradas sin cesar y perseguidas, memoria y profecía de sí mismas. Solo, solo. Hay muchos oficios que se ejercen a solas, pero la soledad interior del oficio de escribir es la mayor de todas.
(...) ¿No voy a saber yo que el escritor es siempre un marginado? (...)Lo marginan o se margina él: no le gusta la clase en que nació, ni su mundo, ni su época, a veces ni su nombre como es mi caso, ni la triste profesión que lo alimenta. Lo cambiaría todo si pudiera. Si pudiera, se cambiaría él. Pero la literatura es para él como el aire: contaminado o no, precisa respirarlo. Ésa es la prueba definitiva de que uno es escritor: moriría -en cierta forma, pero moriría- si escribir no le fuese posible.


Antonio Gala ("Los papeles del agua")

Comentarios

  1. "...No le gusta... ni la triste profesión que lo alimenta..."

    Touché.

    Hago como dice: sigo, y sigo, y sigo. ¿Llegar a dónde?¿Cómo, cuando?

    Todo lo que dice tiene un deje de melancolía y tristeza. Y es cierto. Pero cuando al escribir la inspiración aparece y los personajes cobran vida, todo se vuelve entusiasmo.

    Gracias por la entrada y la dedicatoria, Martikka.


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la entrada y la dedicatoria, la verdad es que no me la esperaba y me ha encantado.

    Moriría si escribir no le fuese posible. Pues claro que sí, moriría sin duda, escribir es algo que manda en mí, no me gusta que nadie mande en mi vida, pero la literatura lo hace y yo la dejo porque es el aire que me hace falta para respirar.

    besos y de nuevo gracias

    ResponderEliminar
  3. "El escritor nunca estará seguro" Me ha gustado esta frase porque me identifico con ella, nunca estoy segura si lo que escribo realmente me satisface, ni para quién lo escribo, ¿debería hacerlo para mí y luego si le gusta a los demás, mejor? No creo, pienso que cuando escribimos pensamos que eso lo va a leer alguien, aunque sea de una forma incosciente. El escritor está predestinado a serlo. No sé. Yo estuve 20 años sin escribir apenas nada y ahora no podría dejarlo.
    Gracias por dejarnos estos posts tan interesantes. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Un poco más y hoy el gatito no se salva de Domo-kun. Mi conexión está más lenta que nunca, apenas he podido visitar hoy ningún blog y encima haciéndote el comentario se ha cortado la electricidad y he tenido que cambiar de máquina.
    Bueno, esta entrada me ha encantado, toda una filosofía para el escritor, hasta la he agendado.
    Gracias por compartirla y por la dedicatoria, bonito detalle.
    Besitos y feliz día.
    Bye bye

    ResponderEliminar
  5. Yo nunca estoy segura de por qué, para quién y para qué escribo.
    Me ha encantado la entrada. Muchísimas gracias por la dedicatoria :)

    ResponderEliminar
  6. Maravillosa entrada, Martikka. Y gracias por la dedicatoria. Me gusta mucho Antonio Gala y tiene una razón brutal en lo que dice, aunque no todos nos lo tomemos tan a la tremenda. Pero sus observaciones son tan certeras que dan miedo...

    Por cierto, hablé con Gala en la Feria del Libro, cuando me firmó "El pedestal de las estatuas" y me pareció encantador.

    Gracias de nuevo por tus bellas entradas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. A mi Gala no me gusta especialmente, la verdad. Y siento decirlo pq yo soy un ignorante y a la gente le parece que es genial.

    Pero el otro día me encantó que se puso hasta los webos con una entrevista que le estaba haciendo el tonto ese de periodista de la tele que habla siempre de los reyes... que no me sale le nombre, joer jajaj

    Bezos.

    ResponderEliminar
  8. Todos hemos encontrado nuestro lugar en ese texto de Gala que a mi tampoco, como a Thiago, me gusta especialmente, pero tengo en mis manos Los papeles del agua, ambientado en Venecia, y he dejado a un lado Un mundo sin fin, de momento. Trata de una escritora que trata de encontrarse a sí misma en Venecia. De momento, las referencias a la escritura son lo mejor.

    ResponderEliminar
  9. No podía dejar de dar saltos de alegría al descubrir tu nombre como nuevo participante de El Cuentacuentos. Será genial, ya lo verás... ¡Bienvenida!

    ResponderEliminar
  10. No puedo destacar ninguna de las frases de Gala porque me siento identificada con todas, menos, como comentaba alguien, con ese aire como de condena, de castigo divino.
    A mi escribir me parece maravilloso y me siento feliz haciendolo, me llena mas que cualquier otra cosa. Como dice Rosa Montero:"si no pudiera escribir, no valdría la pena levantarse de la cama cada dia".
    A mi Gala me gusta como escritor, sobre todo de teatro; en mis tiempos de actriz hice una obra suya y tuve la oportunidad de conocerle. Bueno...es un tanto peculiar como persona.
    Pero por tu culpa tengo que apuntar un titulo más a mi larga lista de lecturas pendientes, jejeje...tambien yo voy dejando "un mundo sin fin" para coger otros libros.

    ResponderEliminar
  11. Siempre es bueno documentarte y leer este tipo de curiosidades de lo que es escribir para otras personas.
    particularmente, yo escribo para mi. Desde que comencé escribo para el lector que llevo dentro, como dice aquella famosa frase.
    Y lo de que si no puedes escribir, te mueres, pues no sé, nunca he estado sin poder escribir, solo cuando el ordenador se estropeaba varias semanas. Eso angustiaba la verdad.
    Pero bueno, eso de que nunca estamos seguros. todo el mundo tiene inseguridades, supongo que es refieriéndose a que no estamos seguros de si lo que escribimos vaya a gustar a los demás. Principalemnte nos tiene que gustar a nosotros mismos, y luego ya se verá.
    Gracias por dedicárnosla y seguir investigando sobre estos temas. me encantan!

    besotes!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares