Cómo escribo, por Italo Calvino

Veamos la técnica del gran escritor italiano Italo Calvino. Me siento muy identificada con sus palabras (excepto en lo de escribir a mano).


Escribo a mano y hago muchas, muchas correcciones. Diría que tacho más de lo que escribo. Tengo que buscar cada palabra cuando hablo, y experimento la misma dificultad cuando escribo. Después hago una cantidad de adiciones, interpolaciones, con una caligrafía diminuta.

Me gustaría trabajar todos los días. Pero a la mañana invento todo tipo de excusas para no trabajar: tengo que salir, hacer alguna compra, comprar los periódicos. Por lo general, me las arreglo para desperdiciar la mañana, así que termino escribiendo de tarde. Soy un escritor diurno, pero como desperdicio la mañana, me he convertido en un escritor vespertino. Podría escribir de noche, pero cuando lo hago no duermo. Así que trato de evitarlo.

Siempre tengo una cantidad de proyectos. Tengo una lista de alrededor de veinte libros que me gustaría escribir, pero después llega el momento de decidir que voy a escribir ese libro.

Cuando escribo un libro que es pura invención, siento un anhelo de escribir de un modo que trate directamente la vida cotidiana, mis actividades e ideas. En ese momento, el libro que me gustaría escribir no es el que estoy escribiendo. Por otra parte, cuando estoy escribiendo algo muy autobiográfico, ligado a las particularidades de la vida cotidiana, mi deseo va en dirección opuesta. El libro se convierte en uno de invención, sin relación aparente conmigo mismo y, tal vez por esa misma razón, más sincero.
fuente: litterarius.com.es/como_escribo.htm

Comentarios

  1. Es una reflexión muy interesante. Yo me siento identificada sobretodo con la primera parte, esa en la que escribo, tacho y demás (pero no a mano).
    El ir a comprar o hacer otras cosas, parami no son excusa, sino una obligación que si pudiera, se la encargaría aotra persona para no tener que dejar de escribir.
    Prefiero escribir por las mañanas pero lo hago a cualquier hora ya que dispongo de poco tiempo y procuro aprovecharlo pero intento evitar las noches, prefiero tenerlas para descansar ya que el cuerpo lo agradece.
    En cuanto a proyecyos... no tengo 20 pero si varios y voy picoteando de aqui y de allí sin saber en cual centrarme (cosa fatal).

    Es una entrada magnífica que nos hace reflexionar. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Sí, es curioso como hay escritores, sobre todo de generaciones anteriores, que escriben a mano y otros aún en máquina de escribir.
    En un documental que vi, muy interesante por cierto, el escritor iba pegando en una libreta los fragmentos de papel que iba escribiendo en su máquina de escribir de toda la vida y así iba armando el libro, mientras la computadora que se había ganado en un certamen permanecía cubierta con su nylon.

    Interesante entrada.
    Bye bye

    ResponderEliminar
  3. yo tengo que reconocer que tambien escribo a mano, cuando corrijo es cuando ya escribo en el ordenador, y que tambien escribo por la tarde, en lo que ya no coincido es que eso de estar escribiendo un libro y querer escribir otro, cuando me pongo con uno, me gusta ese y me llena ese, el otro es solo algo que vendrá después

    besos

    ResponderEliminar
  4. Me ha hecho mucha gracia eso de que tiene mil excusas cuando se tiene que poner a escribir, eso tambien me pasa a mi, y lo de tener un listado de cosas por escribir. Me hago mil esquemas de colores, y al final el día se me va y casi no he escrito...
    Los esquemas a veces si los hago a mano, pero si me pongo a escribir ya la historia la hago al orenador, que sino pierdo tiempo.
    Muy interesante este texto!

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Martikka, te he descubierto en la RED DE BLOGS Y LIBROS.Mi nombre es César, poeta barakaldés.
    Acabo de visitar tu blog y de leer este artículo de ITALO CALVINO.Me gustan sus reflexiones al respecto...Lo de no escribir por la noche recomendable...Llevo meses con ojeras hasta los pies...Pero que alguien le diga a mi jefe que dedique las mañanas a escribir mis versos, promocionar mis libros y a mis embarcadas literarias...Que dura vida la del que intenta ser escritor!!! jajaja
    Saludos y mucho ánimo con tu pasión por las letras y con tu blog.
    César Fdez Rollán
    http://cesarfernandez.blogspot.es

    ResponderEliminar
  6. Belén, me alegro de que la entrada de haya hecho reflexionar y te sientas en parte identificada.

    Martha, qué curioso lo de ese escritor, pero está claro que le funcionaba mejor escribir a mano. Cada uno...

    Arwen...eso mismo hacía yo al principio (cuando comencé a escribir), pero luego ya preferí escribir directamente, pues voy más rápido.

    Elena, yo también hago los esquemas (hago pocos, pero a veces son necesarios) a mano. Lo de que el día se te va y casi no has escrito me sucede muchas veces, pero es que hay tantas cosas que hacer durante el día, que como no te organices...

    César, gracias por tu visita. ¡Si que es dura la vida del escritor, si! :)

    ResponderEliminar
  7. No coincido en nada con Italo Calvino.. soy profundamente noctámbulo,siempre escribo desde mi propia visión del mundo, desde mis propios sentimientos y emociones, por eso soy tan poco sincero y por eso lo que escribo nunca contradice a mi deseo

    ResponderEliminar
  8. Hola Martikka.
    Hola también a todos los escritores que opináis aquí.

    Os habla un dinosaurio (o sea yo). A propósito de si Italo Calvino escribía a mano. Sólo es para recordaros que los ordenadores personales, como quien dice, son de antes de ayer. Italo Calvino nació en 1923 y murió en 1985. Y en 1985 yo, desde luego,no tenía ordenador.

    Os sigue hablando el dinosaurio (o sea, yo): para seguir escribiendo según qué (y según cómo) no hay nada como hacerlo a mano. Con pluma a ser posible. En un cuaderno con buen papel suave. En un rincón cualquiera de cualquier parte donde no dependas de tu portátil ni de que haya conexión a Internet.

    Ahora bien: como siempre, lo importante es lo que se dice. Escribirlo en ordenador o con una pluma de oca, en el fondo, carece de importancia.

    Saludos a todos y un beso, Martikka. Qué agradable es siempre venir a leer a tu blog :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco