Animales libres

Ha vuelto a comenzar la matanza de focas en Canadá. Tal vez sólo los poetas tengan palabras para hablar de ello.

El peor pecado contra las demás criaturas
no es el odio, sino la indiferencia:
esa es la esencia de la inhumanidad
.
George Bernard Shaw




"El animal libre
tiene tras sí su ocaso
y ante sí a Dios y,
cuando camina,
entonces,
lo hace hacia la eternidad,
así como manan las fuentes".

Rainer María Rilke


Boicot a la campaña

Comentarios

  1. Breves palabras, pero tan bien escogidas! Es realmente injusto que una especie como la nuestra trate con tanta indiferencia a todos sus acompañantes del planeta. Por suerte esta indiferencia (y a veces odio) está desapareciendo, pues vamos todos hacia una nueva conciencia donde las demás especies son nuestros compañeros, en todo y para todo.

    Por el beneficio de todos los seres!

    ResponderEliminar
  2. Creo que la comunidad europea quiere limitar el comercio de productos provenientes de estas matanzas; desde la piel a cosméticos.
    Sería un paso....

    ResponderEliminar
  3. Hola Marttika, muchas gracias por pasar por mi blog. Como no puedo en estos momentos contestar todos los mensajes, te contesto por aquí: Si tienes un trabajo acerca del Tercer Reich, espera a que salga mi novela "El legado", el 9 de junio (estoy en el último repaso de la corrección de estilo) Te dará datos fidedignos y poco conocidos de lo que ocurría en la Alemania Nazi, en La búsqueda también los datos son reales, de primera mano, pero se limitan a Auwszwicht y a Mauthaussen.


    Con respecto a tu post, pienso que la grandeza del ser humano se mide en su trato con los animales. Estoy de acuerdo contigo. NO a la matanza indiscriminada de los animales.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con la brutalidad de esta matanza, pero después de ver en otro blog, la foto de una niña africana, escuálida y moribunda; acechada por un buitre, creo que hay prioridades. Te dejo el enlace, por si quieres verla:
    http://letrasparasonyar.blogspot.com/

    Un abrazo y gracias por tus palabras sobre mi novela, estoy de acuerdo contigo, el concepto de éxito es muy relativo, no siempre tiene que ir asociado a la fama y al dinero.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. El maltrato a los animales es una vergüenza para los seres humanos; nos coloca en el lugar más bajo de la escala.

    ResponderEliminar
  6. Me sumo a todas las opiniones que rechazan el mal trato a los animales.
    Es cierto que hay prioridades como dice Felisa, pero no se trata de excluir ninguna posibilidad de apoyo a nadie.
    Yo me sumo a la denuncia de cualquier situación de injusticia de la que sea conocedor y sobre la que pueda dejar algo de mí, aunque solo sea como en este caso una firma.
    PAZ

    ResponderEliminar
  7. Me pongo mala ante este tipo de cosas. Es verdad, hay que hacer algo, la indiferencia ante las injusticias es una enfermedad.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  8. Es posible que sólo los poetas puedan hacer eco de su voz ante las matanzas, pero todos podemos hacer algo por evitarlas.
    Empecemos por escribir cien veces "Yo no compraré productos de empresas que se lucren con las matanzas de focas".
    El ser humano, para su supervivencia siempre ha necesitado matar a otras especies, pero no por ello debe ser cruel.
    Aunque parezca algo muy diferente, esto me recuerda la carta de un jefe indio al presidente de USA a raíz de las matanzas indiscriminadas de bisontes. Matar sólo lo necesario y contemplando las normas del mínimo sufrimiento.
    Somos humanos, no felinos.

    ResponderEliminar
  9. Hay quienes lo disfrazan con argumentos económicos o hasta ecológicos, como que la superpoblación de algunas especies pone en peligro la existencia de otras (aquí, sería el lobby pesquero canadiense, para que las focas no se alimenten en sus caladeros, ya escasos, pero es extrapolable a muchos otros ejemplos). Pura falacia: si seguimos con esta visión miope, que sirve a intereses egoistas, en menos de cien años nos habremos cargado los recursos naturales por no saber (mejor dicho, no querer) gestionarlos de manera sostenible, y ya no habrá vuelta atrás posible.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco