Los escritores son ¿vampiros?

Articulo de El Pais.

Comentarios

  1. Yo creo que me inspiro en personas, en situaciones, en noticias, etc. Las historias que me inspiran pueden ser reales o ficticias ya escritas; en mi mente es lo mismo, las meto en el mismo saco. En cuanto a la forma de escribir, además de lo académico, aprendemos sin querer de lo que leemos. Puede llamarse vampirismo cuando lo haces de forma consciente, o puede ser que forme parte de nuestro perfil genético literariamente hablando, heredado de nuestros padres literarios: todos los autores que hemos leido.

    Interesante artículo.

    ResponderEliminar
  2. Seguramente habrá quienes sean "vampiros", pero yo prefiero no copiar aunque eso me lleve a escribir peores noticias, para que escribir algo que ya está escrito y seguramente mejor de lo que yo lo haría?, inspirarse en detalles euna cosa, y transcribir historias que ya existen otras.
    Muy interesante.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Entendiendo "vampirizar" como utilizar las influencias y experiencias previas, pues sí, todos somos vampiros. Todos tenemos influencias.

    ResponderEliminar
  4. Es un titular atrayente y a la vez rompedor. En cierto modo, como dice STB, todos somos un poco vampiros. La literatura en sí es un poco vampírica, pero a eso se le llama "intertextualidad"...

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que si es cierto que todos los escritores tenemos algo de vampiros: cuando escribimos lo hacemos, aunque no nos demos cuenta, a partir de nuestras vivencias, de lo que hemos leido, de lo que hemos aprendido; inventamos una historia partiendo de una frase, de algo que hemos visto por la calle.
    Otra cosa es copiar o plagiar descaradamente. Pero eso no es vampirismo, es "morro" puro y duro.

    ResponderEliminar
  6. si, un poco de vampira tengo, me aprovecho de la vida y de las vivencias y sentimientos de personajes que están en mi cabeza, para crear las historias, transmitirlas a los demás, creo que algo de vampira, tengo, seguro

    besos

    ResponderEliminar
  7. Todos vampirizamos y, a la vez, somos vampirizados.

    La "intertextualidad", Martikka, a veces es de verdad y a veces es, simplemente, mucho morro de quienes intertextualizan párrafos enteros de forma literal y, curiosamente, muy curiosamente, sin citar las fuentes.

    Recuerdo a una escritora famosa (cuyo nombre no citaré aquí, para ahorrarte problemas a ti, dueña del blog), que ha tenido más de un problema y más de dos y más de tres por sus "intertextualidades".

    Por lo demás, con respecto al artículo de El País, me he reído mucho con una frase, que, en cierto sentido (aunque al revés, yo me entiendo y bailo sola), refleja un poco mi experiencia personal:

    """Laura Freixas (...) se hizo lectora viendo que su madre siempre leía libros. En francés. "¡Yo quería ser libro para que me hiciera caso!" Y luego ella misma se formó con aquellos que le habían vampirizado su infancia: Gide, Proust, Duras... """

    Un beso, Martikka.

    Vengo siempre a leerte, aunque escribo poco. Habláis tan a gusto entre vosotros...

    ResponderEliminar
  8. Eme, gracias por tu reflexión. Yo quizás también me hice lectora por los libros que había en mi casa, por ver a mi padre leyendo. Recuerdo un verano en que entró en casa (por temas que no voy a relatar aquí) el libro de El Principito. Pero estaba en francés y aún así me esforcé en leerlo (tenía unos diez años) como podía, tratando de comprender, esforzándome, tratando de fundirme con él para que me revelara sus secretos.

    Arwen y Lola, tenéis razón, pues muchos aprovechamos detalles de la gente para crear nuestros personajes. Los vampirizamos extrayendo su esencia y dando forma a una nueva persona de ficción.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco