Para escribir un cuento en 5 minutos, por Bernardo Atxaga

Reloj despertador

Fragmento de la obra "Obabakoak", de Bernardo Atxaga:


Para escribir un cuento en solo cinco minutos es necesario que consiga -además de la tradicional pluma y del papel blanco, naturalmente- un diminuto reloj de arena, el cual le dará cumplida información tanto del paso del tiempo como de la vanidad e inutilidad de las cosas de esta vida, del concreto esfuerzo, por ende, que en ese instante está usted realizando. No se le ocurra ponerse delante de una de esas monótonas y monocolores paredes modernas, de ninguna manera; que su mirada se pierda en ese paisaje abierto que se extiende más allá de su ventana, en ese cielo donde las gaviotas y otras aves de mediano peso van dibujando la geometría de su satisfacción voladora.

Es también necesario, aunque en un grado menor, que escuche música, cualquier canción de texto incomprensible para usted, una canción, por ejemplo, rusa. Una vez hecho esto, gire hacia dentro, muérdase la cola, mire con su telescopio particular hacia donde sus vísceras trabajan silenciosamente, pregúntele a su cuerpo si tiene frío, si tiene sed, frío-sed o cualquier otro tipo de agustia; en caso de que la respuesta fuera afirmativa, si, por ejemplo, siente un cosquilleo general, evite cualquier forma de preocupación, pues sería muy extraño que pudiera encaminar su trabajo ya en el primer intento. Contemple el reloj de arena, aún casi vacío en su compartimiento inferior, compruebe que todavía no ha pasado ni medio minuto. No se ponga nervioso, vaya tranquilamente hasta la cocina, con pasitos cortos, arrastrando los pies si eso es lo que le apetece. Beba un poco de agua -y si viene helada no desaproveche la ocasión de mojarse el cuello- y antes de volver a sentarse ante la mesa eche una meada suave (en el retrete, se entiende, porque mearse en el pasillo no es, en principio, un atributo de lo literario).

Ahí siguen las gaviotas, ahí siguen los gorriones y ahí también -en la estantería que está a su izquierda- sigue el grueso diccionario. Tómelo con sumo cuidado, como si tuviera electricidad, como si fuera una rubia platino. Escriba entonces -y no deje de escuchar con atención el sonido que produce la plumilla al raspar el papel- esta frase: Para escribir un cuento en solo cinco minutos es necesario que consiga...

Ya tiene el comienzo, que no es poco, y apenas ni han transcurrido dos minutos desde que se puso a trabajar. Y no solo eso: además de esa primera frase tiene, en este grueso diccionario, que sostiene con su mano izquierda, todo lo que hace falta, dentro de ese libro está todo, absolutamente todo; el poder de esas palabras, créame, es infinito.



Comentarios

  1. Pues nada, voy a por el reloj de arena, a ver lo que me sale en cinco minutos.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me ha parecido increíble este texto.
    Es burlón y divertido, pero además es sincero en sus divagaciones de cómo escribir un cuento en cinco minutos.
    IMPOSIBLE.
    Resulta un texto magnifico en su estilo, en su contenido, en su manera fácil de dejarse leer.
    Un portento de texto.
    Gracias
    PAZ

    ResponderEliminar
  3. El titulo tiene gancho...pero no sé si después de todos los preparativos me quedará algun minuto para escribir el cuento.

    ResponderEliminar
  4. Cuanta magia en estas lineas.
    A mi me cuesta mucho ecribir un cuento, un ensayo, la narrativa en general.
    Pero me pasó algo curioso: Al leer este fragmento me fuí inspirando en un poema.
    Que maravillas nos compartís siempre Martikka, voy intentar darle forma, luego te cuento.
    Beso grande.:-)

    ResponderEliminar
  5. Esta bien, aunque no se yo si esa fórmula es del todo eficaz, solamente hay que intentarlo jejejeje. Las historias habitan a nuestro alrededor, cualquier cosa te puede llevar a otra, y esa otra a otra, hasta que al final el cuento está escrito
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Un texto muy interesante, pero realmente es muy complicado (a mi parecer) escribir algo que merezca la pena en tan poco tiempo. A aquel o aquella que sea capaz de conseguirlo, no se le podrá negar jamás un reconomiento de su inteligencia.

    Yo tan sólo tengo 16 años y a pesar de eso estoy intentando escribir una novela. Siempre ha sido mi sueño tener 40 páginas escritas por mí entre mis manos, aunque nunca llegue a publicarse.

    Si por un casual decides dejarte caer por alguno de mis blogs, el llamado Runaway contiene información sobre la novela, y el otro es referido al cine, música, literatura...

    Por cierto, he encontrado tu blog en una web de blogs de escritores y he tenido la tentación de echar un vistazo.

    Un abrazo,
    Lúa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares