Kubla Khan o la visión de un sueño, por S.T.Coleridge.


Palacio de Xanadú

Jorge Luis Borges nos cuenta la historia de este hermoso poema de S.T.Coleridge. 
Dicen que quien recite este poema en voz alta verá aparecer ante sí Xanadú.

"El fragmento lírico Kubla Khan fue soñado por el poeta inglés Samuel Taylor Coleridge, en uno de los días del verano de 1797."
El "Kubla Khan" o "La Visión de un sueño, fragmento" es un poema que toma su nombre del emperador mongol y chino, Kublai Khan de la dinastía Yuan. La primera línea del poema menciona el nombre de Xanadú, palacio construído por el mencionado emperador.
"Coleridge escribe que se había retirado a una granja en el confín de Exmoor; una indisposición lo obligó a tomar un hipnótico; el sueño lo venció momentos después de la lectura de un pasaje de Purchas, que refiere la edificación de un palacio por Kublai Khan, el emperador cuya fama occidental labró Marco Polo."

Según parece, el poema fue inspirado gracias a un sueño inducido por el láudano (derivado del opio).

"El hombre que dormía intuyó una serie de imágenes visuales y, simplemente, de palabras que las manifestaban; al cabo de unas horas se despertó, con la certidumbre de haber compuesto, o recibido, un poema de unos trescientos versos. Los recordaba con singular claridad y pudo transcribir el fragmento que perdura en sus obras. Una visita inesperada lo interrumpió y le fue imposible, después, recordar el resto."
Emperador chino retrato


Kubla Khan o la Visión de un Sueño
S.T.Coleridge

En Xanadú, Kubla Khan 
mandó que levantaran su cúpula señera: 

allí donde discurre Alfa, el río sagrado, 

por cavernas que nunca ha sondeado el hombre, 

hacia una mar que el sol no alcanza nunca. 

Dos veces cinco millas de tierra muy feraz 

ciñeron de altas torres y murallas: 

y había allí jardines con brillo de arroyuelos, 

donde, abundoso, el árbol de incienso florecía, 
y bosques viejos como las colinas 
cercando los rincones de verde soleado. 

¡Oh sima de misterio, que se abría 
bajo la verde loma, cruzando entre los cedros! 
Era un lugar salvaje, tan sacro y hechizado 
como el que frecuentara, bajo menguante luna, 
una mujer, gimiendo de amor por un espíritu. 
Y del abismo hirviente y con fragores 
sin fin, cual si la tierra jadeara, 
hízose que brotara un agua caudalosa, 
entre cuyo manar veloz e intermitente 
se enlazaban fragmentos enormes, a manera 
de granizo o de mieses que el trillador separa: 
y en medio de las rocas danzantes, para siempre, 
lanzóse el sacro río. 
Cinco millas de sierpe, como en un laberinto, 
siguió el sagrado río por valles y collados, 
hacia aquellas cavernas que no ha medido el hombre, 
y hundióse con fragor en una mar sin vida: 
y en medio del estruendo, oyó Kubla, lejanas, 
las voces de otros tiempos, augurio de la guerra. 

La sombra de la cúpula deliciosa flotaba 
encima de las ondas, 
y allí se oía aquel rumor mezclado 
del agua y las cavernas. 
¡Oh, singular, maravillosa fábrica: 
sobre heladas cavernas la cúpula de sol! 

Un día, en mis ensueños, 
una joven con un salterio aparecía 
llegaba de Abisinia esa doncella 
y pulsaba el salterio; 
cantando las montañas de Aboré. 
Si revivir lograra en mis entrañas 
su música y su canto, 
tal fuera mi delicia, 
que con la melodía potente y sostenida 
alzaría en el aire aquella cúpula, 
la cúpula de sol y las cuevas de hielo. 
Y cuantos me escucharan las verían 
y todos clamarían: «¡Deteneos! 
¡Ved sus ojos de llama y su cabello loco! 
Tres círculos trazados en torno suyo 
y los ojos cerrad con miedo sacro, 
pues se nutrió con néctar de las flores 
y la leche probó del Paraíso».
Versión de Màrie Montand



Borges continúa así su narración:

"El poeta soñó en 1797 (otros entienden que en 1798) y publicó su relación del sueño en 1816, a manera de glosa o justificación del poema inconcluso. Veinte años después, apareció en París, fragmentariamente, la primera versión occidental de una de esas historias universales en que la literatura persa es tan rica, el Compendio de Historias de Rashid ed Din, que data del siglo XIV. En una página se lee: “Al este de Shang tu, Kubla Khan erigió un palacio, según un plano que había visto en un sueño y que guardaba en la memoria”. Quien esto escribió era visir de Ghazan Mahmud, que descendía de Kubla."
Un emperador mogol, en el siglo XIII, sueña un palacio y lo edifica conforme a la visión; en el siglo XVIII, un poeta inglés que no pudo saber que esa fábrica se derivó de un sueño, sueña un poema sobre el palacio. Confrontadas con esta simetría, que trabaja con almas de hombres que duermen y abarca continentes y siglos, nada o muy poco son, me parece, las levitaciones, resurrecciones y apariciones de los libros piadosos."

Dos sueños: uno de un emperador y otro de un poeta. Los dos unidos por su alma dormida que les lleva a la visión de un palacio mítico. Tal vez, el alma del emperador trascendió los años y el tiempo y penetró en el alma del poeta. De ese modo, Coleridge pudo edificarlo de nuevo, palabra a palabra; porque las piedras se deshacen con los años, pero las palabras perduran. Y el palacio de Xanadú, de algún modo, sigue en pie, allí donde discurre Alfa, el río sagrado...




Samuel Taylor Coleridge (21 de octubre de 1772- 25 de julio de 1834) fue un poeta, crítico y filósofo inglés. Pertenece al movimiento del Romanticismo. Sus obras más conocidas son The Rime of the Ancient Mariner, (Rima del Anciano Marinero) y Kubla Khan.

Comentarios

  1. Apenas dispongo de tiempo hoy, y me averguenza saber que has efectuado tantísimos cambios en tu blog sin que tuviera noticias de ello (lo cual se debe nuevamente a la falta de tiempo). En fin, sólo quería decirte que siempre es un placer visitar este sitio y cada visita hace que te admire un poco más. Espero ponerme al día con visitas más frecuentes.

    Entre la rutina diaria, el taller y el foro apenas me quedan huecos al día... Por cierto, sería estupendo contar contigo en el foro, si te interesase, claro. Un abrazo.

    P.D.: Creo que no lo comenté pero gracias a ti conocí el proyecto de Javier Ribas y ha sido un auténtico honor aportar un granito de arena, para su causa. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Solo un saludo grande, desearte feliz inicio de semana y agradecerte por los post, siempre tan interesantes.
    El poema y la explicación me los guardo para leerlos con detenimiento.

    Abrazo!
    Bye bye

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco