Si esto es un hombre

Hoy he de entregar un trabajo sobre literatura concentracionaria(la de los campos de concentración) y aún con la impresión de todos éstos días leyendo acerca de la gran tragedia del siglo XX, de las barbaridades cometidas, de las torturas a hombres por el mero hecho de ser presos políticos, rojos, judíos o gitanos, quería dejaros aquí un poema de Primo Levi, superiviente de Auschwitz y autor entre otras de Si esto es un hombre con el que acabo mi trabajo.

Es un poema para reflexionar, para que nunca olvidemos lo que sucedió, pues sucedió, y dejó huellas en los hombres que lo vivieron y debería dejar en los que no lo hicimos.

Muchos de esos supervivientes, Primo Levi, Jorge Semprún, Imre Kértesz, Robert Antelme, Joaquim Amat-Piniella, tuvieron que recurrir a la escritura o al relato novelado para que su testimonio les sobreviviera.

Unos escribieron en tercera persona por la necesidad de dar una visión más amplia de lo sucedido, pero otros, como Semprún, eligieron la primera: “Necesito un “yo” de la narración que se haya alimentado de mi vivencia pero que la supere, capaz de insertar en ella lo imaginario, la ficción...Una ficción que sería tan ilustrativa como la verdad, por supuesto.”

¿Por qué eligieron la ficción para transmitirnos aquellos hechos? Semprún nos contesta de forma muy clara:"Únicamente el artificio de un relato dominado conseguirá transmitir parcialmente la verdad del testimonio."

La memoria de los muertos ha de servirnos, a nosotros y a las generaciones posteriores. Dice Imre Kertész: “...Hasta que tengamos el poder espiritual de descender al mal y ascender de nuevo y enseñarle a la generación venidera lo que ha ocurrido no seremos capaces de crear algo positivo con todo esto, no seremos capaces de crear valores nuevos con lo que nos sucedió... Si permanecemos en el terreno del mal, sin ascender, eso constituiría un problema gravísimo. Creo que el arte tiene que descender al mal, tratar temas negativos, para sacar luz, para que las generaciones venideras vean con más claridad la memoria de los otros.”



Si esto es un hombre
por Primo Levi

Los que vivís seguros
En vuestras casas caldeadas
Los que os encontráis, al volver por la tarde,
La comida caliente y los rostros amigos:

Considerad si es un hombre
Quien trabaja en el fango
Quien no conoce la paz
Quien lucha por la mitad de un panecillo
Quien muere por un sí o por un no.
Considerad si es una mujer
Quien no tiene cabellos ni nombre
Ni fuerzas para recordarlo
Vacía la mirada y frío el regazo
Como una rana invernal.

Pensad que esto ha sucedido:
Os encomiendo estas palabras.
Grabadlas en vuestros corazones
Al estar en casa, al ir por la calle,
Al acostaros, al levantaros;
Repetídselas a vuestros hijos.

O que vuestra casa se derrumbe,
La enfermedad os imposibilite,
Vuestros descendientes os vuelvan el rostro.


*Fotos documentales de una barbarie a dónde buena parte del mundo no quiso mirar: AQUI
*Documental "Noche y niebla" de imprescindible visión para ver la enormidad del crimen nazi.

Comentarios

  1. Aún no he leído a Levi. Sí, en cambio, a Kertész, para quien Auschwitz es lo más importante que le ocurrió a la humanidad en el siglo XX; Semprún, Mariano Constante, Béla Zsolt, Gertrud Kolmar, Irene Némirovsky, Rutka Laskier, Ana Frank...

    En Dachau, frente a un horno crematorio, un tipo que estaba a mi lado se puso a hacer chistes. Y no fui capaz de sacudirle un guantazo, hubiera sido como traicionar el espíritu del lugar. Pero, por una vez en la vida, me quedé con unas ganas...

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada Martikka.

    Seguimos viendo la realidad a través de filtros: ideologías, teorías,razonamientos y claro, no vemos que al final sólo hay personas. Convertimos todo en abstracciones.

    Y de ahí que seguimos cayendo en los mismos errores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Querida Martikka, Waldek, mi esposo, vivió Auschwitz en carne propia. Fue uno de los motivos que me impulsó a escribir "La búsqueda". Ojalá algún día mi libro llegue a formar parte de la lista que mencionas, pues hay muchos héroes anónimos, y no todos son necesariamente judíos. En esos campos murieron inocentes por el sólo hecho de estar vivos.

    Blanca

    ResponderEliminar
  4. Hola Martikka!

    Es realmente escalofriante ver lo que paso durante el siglo XX. Y sobre todo recordar al Holocausto. No puedo ni imaginarme el terror, el hambre y el sufrimiento que habrán vivido esas personas.

    Esperemos que aquellos escritores y poeta puedan cumplir con su cometido y que jamás olvidemos lo que sucedió y que nunca mas se repita.

    Un beso!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco