60 años de "1984"




"1984" de George Orwell cumple 60 años. Es una de mis historias favoritas. Una novela de ciencia ficción calificada como distópica. También es algo profética: El Gran Hermano, la neo-lengua...
La sociedad totalitaria representada por Orwell tiene bastante en común con nuestra sociedad actual y con diversos régimenes dictatoriales y comunistas. La sociedad que describe el autor está regida por 4 ministerios: El del amor, paz, abundancia y verdad. A pesar de su nombre, el del amor se ocupa de los castigos; el de la paz, de las guerras (que han de mantenerse y continuar), el de la abundancia (ministerio ocupado en que la gente viva al límite de la subsistencia, o sea, pobre) y el de la verdad, ocupado en manipular los documentos históricos.

A raíz de este "ministerio", Orwell escribió lo siguiente en su obra "Mi guerra civil española":

Ya de joven me había fijado en que ningún periódico cuenta nunca con fidelidad cómo suceden las cosas, pero en España vi por primera vez noticias de prensa que no tenían ninguna relación con los hechos, ni siquiera la relación que se presupone en una mentira corriente. (...) En realidad vi que la historia se estaba escribiendo no desde el punto de vista de lo que había ocurrido, sino desde el punto de vista de lo que tenía que haber ocurrido según las distintas «líneas de partido». (...) Estas cosas me parecen aterradoras, porque me hacen creer que incluso la idea de verdad objetiva está desapareciendo del mundo. A fin de cuentas, es muy probable que estas mentiras, o en cualquier caso otras equivalentes, pasen a la historia. ¿Cómo se escribirá la historia de la guerra civil española? (...) Sin embargo, es evidente que se escribirá una historia, la que sea, y cuando hayan muerto los que recuerden la guerra, se aceptará universalmente. Así que, a todos los efectos prácticos, la mentira se habrá convertido en verdad. (...) El objetivo tácito de esa argumentación es un mundo de pesadilla en el que el jefe, o la camarilla gobernante, controla no sólo el futuro sino también el pasado. Si el jefe dice de tal o cual acontecimiento que no ha sucedido, pues no ha sucedido; si dice que dos y dos son cinco, dos y dos serán cinco. Esta perspectiva me asusta mucho más que las bombas, y después de las experiencias de los últimos años no es una conjetura hecha a tontas y a locas.

A pesar del tiempo transcurrido, ¿tienen o no vigencia las ideas de George Orwell?



Para saber más acerca del aniversario de 1984:Artículo en La Vanguardia.

Comentarios

  1. Y tanto que tienen vigencia. En la época de mayor libertad teórica de la historia, es cuando más hábilmente manipulados estamos, por gobiernos, oposición, grupos económicos, iglesias, sindicatos,... y además nos dejamos, porque pensar cansa. Su intenso trabajo puede comprobarse acercándonos a un quiosco y comparando los periódicos uno junto a otro: como dice Orwell, las "verdades" son totalmente diferentes según quien las cuente. Y la gente comprará uno u otro en función de lo que quiere creer de antemano, y asentirá a lo que lee sin mayor espíritu de duda. En fin...

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada.
    En este país se comete el gran error de convertir en historia la suposición con frases como "si hubiesen ganado los otros habría pasado lo mismo", en lugar de centrarnos en lo ocurrido y sus causas. Por mucho que se esfuercen en decir que todo pasó, las heridas no se han cerrado y son culpables las fuerzas políticas y los medios de comunicación por hacer gala de una gran hipocresía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Mannelig, has dado en el clavo: parece que pensar cansa y esta sociedad está cada vez más acostumbrada a no hacerlo.

    Guillem, la hipocresía y la información sesgada son dos factores que vemos en la sociedad actual y en la "inventada" por Orwell. Qué lástima...
    ¡Gracias por tu aportación!

    ResponderEliminar
  4. A mi me impactó mucho esta novela, y también la figura de Orwell, que me parece muy interesante.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco