A Vicente Ferrer

Ha muerto Vicente Ferrer, un gran hombre que vivió para los demás. Valga este pequeño homenaje con un poema de Emily Dickinson:



De las almas creadas
supe escoger la mía.
Cuando parta el espíritu
y se apague la vida,
y sean Hoy y Ayer
como fuego y ceniza,
y acabe de la carne
la tragedia mezquina,
y hacia la Altura vuelvan
todos la frente viva,
y se rasgue la bruma...
yo diré: Ved la chispa
y el luminoso átomo
que preferí a la arcilla.

Comentarios

  1. Ha muerto un hombre de los que dan ejemplo de constancia, bondad, y lo más importante, fe en el ser humano. RIP

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco