Historias: haberlas, haylas

Lo cierto es que en ocasiones podemos perder la inspiración, pero las historias están ahí y esperan por nosotros.

Con sólo echar un vistazo al spam de mi correo tengo varias:

-La señorita Mrs White me escribe desde un hospital y me pide que yo contacte con su abogado. ¿Qué le pasará? ¿Estará secuestrada en un siniestro hospital? ¿Estará en realidad en un manicomio? ¿Su familia la habrá internado en contra de su voluntad?

-El señor Mr Woondong, de Nigeria, me explica sus problemas para sacar su ingente fortuna del país. Necesita mi ayuda urgente. ¡Urgente! Quizás los guerrilleros ya estén llamando a su puerta, quizás ya hayan echado la puerta abajo. Quizás ya lleguen allí donde Woondong está escribiendo este mail desesperado.

-La señora Nolyne me dice que para tener éxito en esta vida a veces hay que arriesgar. (Eso es cierto). Me cuenta que tiene ocho millones quinientos mil dólares heredados de su último padre (último!!¿quien será el primero?). Al parecer alguien asesinó a su padre, pero él tenía un dinerito guardado en Costa de Marfil. El caso es que Nolyne quiere invertir fuera de África ese dinero de su último padre y me pide ayuda para transferir esos fondos. Me ofrece el 20%. (No está mal. Un millón setencientos mil dólares me irían de fábula...!)La señora Nolyne se despide diciendo que "el dios te bendiga"...no especifica cuál dios, pero me acojo al dios cristiano.

-El señor Ben Zongo también quiere transferir a mi cuenta 22 millones de dólares desde el Banco de África en Burkina Faso. (¡Los quiere transferir inmediatamente!) Resulta que ese dinero lleva diez años inactivo y yo soy (¿de veras?) la persona más cercana a su difunto cliente el señor Andreas Schranner (no me suena, pero bueno), que murió en un accidente aéreo en julio de 2000. (Me incluyen un link donde puedo ver la noticia del accidente.)Desde luego, me dicen, esto es "top secret" y que puedo borrarlo si no me interesa. (Hombre, esos 22 millones de mi pariente, aunque no me acuerde de él, tientan...) De todos modos, el señor Zongo me dice que él se quedará con el 50%. ¿Qué pensaría mi pariente acerca de ésto?¿El accidente aéreo fue provocado?¿Me pueden acusar a mí?


Eso sólamente en mi correo. Después están las conversaciones oídas en la playa, el observar a aquel indigente que tiene pinta de haber sido todo un señor, de oír cómo un hombre intenta pedir prestado dinero en la panadería mostrándole una moneda de oro a la cajera y ofreciéndosela a cambio en plan canje por un tiempo...(Totalmente cierto)

Historias, haylas. Por todas partes. Quien pierda la inspiración, que observe a su alrededor y se fije en los personajes que nos rodean. Tal vez obtenga material para un relato, o quizás una novela...¿Quién sabe?

Comentarios

  1. Desde luego que sí, yo voy por la calle y voy diciendo: mira ese, parece un personaje de novela, y en seguida mi coco se pone a funcionar...supongo que no tenemos remedio...
    Un beso y buen finde!!

    ResponderEliminar
  2. es asi, una persona creativa hace de la nada una historia... es solo cuestion de mirar un poco mas alla y podemos descubrir un mundo de cosas personas y personajes curiosos...
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. jeje, desde luego se inventan unas trolas de película, no está mal como leiv motiv de alguna historia, no se me había ocurrido.
    Feliz verano!

    ResponderEliminar
  4. Las historias salen de lo más mínimo, incluso de un lápiz que se cae, pero la cuestión es otra, ¿se sabe sacar realmente el fondo de la historia de manera que el lector se enganche?

    besos

    ResponderEliminar
  5. Pero bueno, lo que me estoy perdiendo por borrar el spam sin leer. Es que a mí, en vez de ofrecerme dinero, me piden que compre toda suerte de píldoras y artilugios de baja ralea...

    ResponderEliminar
  6. jejejejejejejejejeje

    Todavía me estoy riendo, y a parte del buen humor con el que lo dices, es pura sabiduría inspiradora, quien no lo vea es porque no mira, yo creo que hay más historias a nuestro alrededor que chinos en Asia.
    jajajajaja
    Un beso
    nos leemos

    ResponderEliminar
  7. ¡jajaja! Desde luego los que te mandan eso spams podrian dedicarse a la literatura. ¡Ya quisieran muchos escritores tener tanta imaginación!

    ResponderEliminar
  8. Desde luego te brotan las historias con una facilidad increible. Suempre es un placer visitarte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Curiosísima esta entrqada, y es cierto, hay que estar atento para cazar historias de nuestro entorno.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. jajaja

    Muy bueno.
    Tienes toda la razón, hay que saber buscar, nada más!!

    Un saludo, y cuidado con el spam!
    Darka.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco