Cómo nace un texto

Como nace un texto
por Jorge Luis Borges

Empieza por una suerte de revelación. Pero uso esa palabra de un modo modesto, no ambicioso. Es decir, de pronto sé que va a ocurrir algo y eso que va a ocurrir puede ser, en el caso de un cuento, el principio y el fin. En el caso de un poema, no: es una idea más general,y a veces ha sido la primera línea. Es decir, algo me es dado, y luego ya intervengo yo, y quizá se echa todo a perder. En el caso de un cuento, por ejemplo, bueno, yo conozco el principio, el punto de partida, conozco el fin, conozco la meta.

Pero luego tengo que descubrir, mediante mis muy limitados medios, qué sucede entre el principio y el fin. Y luego hay otros problemas a resolver; por ejemplo, si conviene que el hecho sea contado en primera persona o en tercera persona. Luego, hay que buscar la época; ahora, en cuanto a mí "eso es una solución personal mía", creo que para mí lo más cómodo viene a ser la última década del siglo XIX. Elijo "si se trata de un cuento porteño", lugares de las orillas, digamos, de Palermo, digamos de Barracas, de Turdera. Y la fecha, digamos 1899, el año de mi nacimiento, por ejemplo. Porque ¿quién puede saber, exactamente, cómo hablaban aquellos orilleros muertos?: Nadie. Es decir, que yo puedo proceder con comodidad.

En cambio, si un escritor elige un tema contemporáneo, entonces ya el lector se convierte en un inspector y resuelve: "No, en tal barrio no se habla así, la gente de tal clase no usaría tal o cual expresión."
El escritor prevé todo esto y se siente trabado. En cambio, yo elijo una época un poco lejana,un lugar un poco lejano; y eso me da libertad, y ya puedo fantasear o falsificar, incluso.
Puedo mentir sin que nadie se dé cuenta, y sobre todo, sin que yo mismo me dé cuenta, ya que es necesario que el escritor que escribe una fábula "por fantástica que sea" crea, por el momento, en la realidad de la fábula.


Y vosotros, ¿creéis en la realidad de vuestras fábulas?

Comentarios

  1. Hola Martikka. Me ha gustado mucho tu entrada. Borges...umm... como maestro hay que atender bien sus palabras y consejos. Sin embargo, ahora con tanta novela histórica pululando a nuestro alrededor me temo que uno no podría "imitar" cómo hablaban hace unas décadas o un siglo las personas de un lugar concreto. Hay cuarenta "historiadores", críticos y demás gentecilla esperando echarse encima tuyo y meter el dedo en el ojo.
    Je,je..pero quién sabe. También ocurre lo que él dice, si lo haces contemporáneo tienes un problema parecido. Lo único importante es ser honesto con uno mismo, ¿no? Aunque para ello te tengas que autoengañar de alguna manera.
    Interesante el tema.
    Un beso.
    Por cierto, veo que has escrito un montón. ¿Has llegado a publicar alguna novela?

    ResponderEliminar
  2. Una entrada magnífica, Marta, como todas las tuyas... Imagino que lo usarás en el "taller", no?

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto que creo en mis fábulas. Yo soy "sólo" el escriba, el narrador. Las historias que escribo ocurren realmente, en mi cabeza de momento y en cuanto alguien las lee, en la suya.

    ResponderEliminar
  4. Deusvolt, el imitar yo lo entiendo como un ejercicio de principiante. Al principio, o al menos así me pasó a mí, tratas de escribir lo que lees y te fascina. Por eso a los 10 años intenté escribir una historia de aventuras a lo Enyd Blyton (que tiempo después, tiré, y ahora de lo que me tiro es de los pelos...!)
    En cuánto a la publicación...en breve espero dar noticias (de tres novelas) No digo nada aún por pura superstición.

    Teo, claro que la usaré, da para una buena charlita...

    STB, haces bien en creer en tus fábulas. Yo a veces pienso que los personajes y las historias que creamos existen en otro plano. Un plano que se hace real cuando llega a un lector.

    ResponderEliminar
  5. Al escribir uno se impregna del ambiente de la obra que va creando, y debe creeer en ella, de lo contrario, lo que cuente, no parecerá verosímil.

    Es un magnífico tema y muy buena pregunta para el curso,

    Un abrazo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  6. En el libro 'Cinco miradas sobre la Novela Histórica' (http://librostitocarlos.blogspot.com/2009/08/blog-post.html) hay cinco ensayos de varios autores que resumen sus escritos en que por encima de todo son novelas (ficción) cuyo soporte es una época y unos personajes históricos, pero novela al fin y al cabo. Para aprender historia están los libros de historia.
    La gente humilde de hace unos siglos no hablaba como está reflejado en las historias de Lope de Vega, pero no quita un ápice de mérito a su obra.
    Quizá Borges quería ser perfeccionista, y lo veía tan complicado que acudía a estos trucos, sin saber que la mayoría de sus lectores leerían su prosa gozando de la perfección de su escritura, y nó del tema de soporte.

    ResponderEliminar
  7. Hay que creerse lo que uno escribe, pero eso no significa que sea creible para el lector. Interviene mucho el conocimiento propio y de los mecanismos para construir un historia y unos personajes reales. Hay que dejar volar la creatividad pero con un ancla en el mundo real.

    ResponderEliminar
  8. Pues, creo que siempre debemos creer lo que escribimos, al menos mientras estemos en esa tarea. Es la mejor forma de que el texto nos resulte bien hecho, viviendo al propio personaje y no sólo dándole vida.

    Sobre las novelas históricas pues, está bien recrear una historia a través de acontecimientos reales, como por ejemplo la novela "El Ocho" de Katherine Neuville, el problema está cuando se comienzan a tergiversar los hechos y los lectores los toman como reales...

    Saludos,

    ResponderEliminar
  9. Los consejos de un maestro siempre tienen que ser leídos con calma, pues seguro que en ellos existe alguna cosa nueva por descubrir.

    Cuanta razón tiene en el último parágrafo. No sé si me fijo cuando escribo en ello, pero de lo que estoy seguro, es que cuando leo o veo una película, me fijo mucho en ello.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Siempre se puede hacer un poco de trampa, porque documentarse del todo, a no ser que se haya vivido, no se puede. Yo prefiero escribir de mi tiempo pero cada uno escoje donde mas cómodo se encuentra.
    Una gran entrada, como siempre acercándonos consejos de los grandes escritores.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que es mas facil escribir algo que nos sea cercano, del mundo que conocemos. Para escribir una novela historica hay que documentarse muy bien, al menos yo soy muy vaga para eso.
    En cuanto a como nace un texto ¡uff! si tuviera que plantearme todo lo que dice Borges no sería capaz de escribir una linea, jajaja, yo me pongo a escribir y ya está.

    ResponderEliminar
  12. ¿Tres novelas? Eso no es una noticia... ¡Es un notición!
    Je, je, me alegro por tí.
    Un besote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares