Sam Savage y su debut literario a los 66 años


En una entrevista con EFE, a la que respondió a través del correo electrónico desde EEUU, el escritor, a punto de cumplir 69 años, pone de manifiesto que, en su caso, la escritura tiene un poder redentor, y recuerda que aunque publicó 'Firmin' en 2006, cuando ya era muy mayor, 'me he pasado la vida escribiendo, o intentando escribir'.

'No es que empezara a escribir tarde; digamos que empecé a terminar lo que escribía en vez de abandonar antes de acabarlo', subraya Savage, quien asegura que quizás fue determinante en el hecho de concluir sus novelas, después de llevar treinta años escribiendo, tomar conciencia de que 'el tiempo se estaba acabando'.

Savage, que acaba de publicar su segunda novela, 'El lamento del perezoso', una novela tragicómica que retrata a Andrew Whittaker, un entrañable y singular visionario, un Don Quijote del siglo XXI empeñado en ser feliz a toda costa, considera que hoy día 'hemos perdido capacidad para la tragedia'.

'Ahora somos demasiado sentimentales para la tragedia', subraya, para añadir que si un escritor desea contar una historia triste sin caer en lo lacrimógeno, 'casi mejor que intentes hacer reír', y como ejemplo pone los ataques del 11-S y 'las espantosas novelas que se han escrito sobre ello. Y así seguirá siendo hasta que ese acontecimiento encuentre su Kurt Vonnegut'.

Savage reconoce que temas como la soledad, la escritura y el poder de la imaginación son los que mejor domina, 'los que mejor comprendo y sobre los que sé escribir', lo que se aprecia claramente tanto en 'Firmin' como en 'El lamento del perezoso'.

Asegura que cuando intenta escribir sobre otras cosas 'los resultados me suenan a impostura, a falso', y considera que quizás ha influido en ello el hecho 'de haber tenido una infancia solitaria y haberme pasado los días soñando despierto'.

El autor norteamericano, que antes de escribir y de ejercer como profesor de Filosofía fue mecánico de bicicletas, carpintero, pescador y tipógrafo, admite que no tiene respuesta para el éxito que obtuvo 'Firmin', algo que aún le mantiene 'desconcertado' y que le ha servido para darle 'confianza en mí mismo'.

'Aunque externamente mi vida no ha cambiado en absoluto, ahora cuando me siento a escribir estoy prácticamente seguro de que las palabras que escribo algún día serán leídas por alguien', lo que le provoca una 'sensación increíble', y ha hecho que ahora 'escriba con más felicidad y menos desesperación'.

Reconoce que aunque él es el autor de 'Firmin', su 'hada madrina' fue Elena Ramírez, editora de Seix Barral, editorial responsable también de 'El lamento del perezoso', quien 'por accidente dio con el libro y le gustó lo suficiente como para adquirir los derechos mundiales', a lo que se añadió 'el boca-oreja, responsable absoluto del éxito en EEUU'.

Sobre el futuro de su segunda novela, subraya que el protagonista de 'El lamento del perezoso' a priori puede ser tan atractivo como la rata lectora e intelectual de 'Firmin', aunque añade que aquellos lectores que sólo disfrutan una novela cuando se identifican con su protagonista 'igual lo tienen más difícil. Aunque bien pensado, Firmin es una rata, así que... quien sabe'.

Según Savage, la publicación de sus dos libros le ha enseñado a no pensar a largo plazo, a no planear cómo irá la novela, 'a no hacer borradores. He aprendido a quitarme de en medio en mi proceso de escritura y a que el libro vaya por el camino que quiera, no por el que yo quisiera'.

El autor, que está concluyendo otra novela que se titulará 'Edna at Sea', contada en primera persona por una mujer de avanzada edad, señala que como ha estado 'bastante enfermo' durante largo tiempo, escribir es 'una de las pocas cosas que aún puedo seguir haciendo', aunque admite que le gustaría probar a escribir otras cosas 'que no fueran novelas'.

Concha Carrón






Enlace a la noticia de su próxima publicación aquí.

Comentarios

  1. Martikka me ha encantado la entrevista. Pues debo confesar que no conocía la peculiar historia de este hombre. Así que te agradezco la entrada. Lo que sí había visto era la portada del libro del perezoso y me llamó la atención.
    Ah, y que los derechos mundiales estén en manos de una editorial nacional pues me parece algo muy a destacar.
    Muy buena entrada: nunca es tarde para cumplir lo que deseas (quería escribir usando la ene pero no puedo no me deja el teclado, ja,ja...).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como se suele decir: nunca es tarde si la dicha es buena, jeje.
    A mi me gustó mucho Firmin, y es esperanzador, teniendo en cuenta que yo tampoco tengo veinte añitos...

    ResponderEliminar
  3. Conocía el éxito del anterior libro de Savage, "Firmin", pero no sabía la edad del escritor. He visto en librerías la curiosa portada de su nueva obra y creo que merecerá también la pena.

    A veces uno se da cuenta tarde de lo que realmente quiere hacer en la vida, o percibe que la vida no le ha llevado por los derroteros que hubiera querido. Así que mi más sincera enhorabuena para Savage, la edad no debe ser límite para ser feliz y cumplir tus sueños.

    Gracias por tan magnífica entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por compartir esta entrevista a través de tu blog.
    Por fortuna no es el primer caso, y espero que tampoco sea el último de un escritor que consigue difundir su obra a una edad que socialmente se considera "jubilado".
    Esto nos sirve para animarnos a seguir.
    Se dice que la suerte es necesaria. Pero la suerte sin una capacidad o unos conocimientos para aprovecharla, se va tal como viene...

    ResponderEliminar
  5. Como dije, no es el único caso. Por ejemplo, Silvia Alcàntara con su "Olor a Colònia": primer libro y sobre todo éxito o si se prefiere, reconocimiento o difusión, a los 60 años.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto, Manel, Silvia también ha tenido su momento a los 60 años, pero creo que es su primera obra ¿no es así?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares