Escritor del mes: Charles Dickens




El gran novelista Inglés Charles Dickens nació el 7 de febrero de 1812 en Portsmouth. Pasó su infancia en Londres y en Kent. Su padre ocupa un lugar muy importante durante su juventud. Cuando sólo tiene doce años éste es arrestado por deudas y él se ve obligado a trabajar en una fábrica de calzados, por lo que tiene que abandonar los estudios. Allí conoció las duras condiciones de vida de las clases más humildes, a cuya denuncia dedicó gran parte de su obra. La mayor parte de su formación la hizo de forma autodidacta.

En 1827 consigue empleo como pasante de abogado, pero aspiraba ya a ser dramaturgo y periodista. Aprendió taquigrafía y, poco a poco, Dickens logró ganarse
la vida con lo que escribía; empezó redactando crónicas de tribunales para acceder, más tarde, a un puesto de periodista parlamentario y, finalmente, bajo el seudónimo de Boz, publicó una serie de artículos inspirados en la vida cotidiana de Londres (Esbozos por Boz).

En 1835 Charles propuso en matrimonio a Catherine Hogarth, hija de George Hogarth, quien había sido consejero de Sir Walter Scott. Se casaron en abril de 1836. Ese mismo año Charles empezó a escribir The Pickwick Papers, y se hizo famoso repentinamente. Aparecieron imitaciones de Pickwick por todas partes.

En estos años, evolucionó desde un estilo ligero a la actitud socialmente comprometida de "Oliver Twist". Estas primeras novelas le proporcionaron un enorme éxito popular y le dieron cierto renombre entre las clases altas y cultas. Admirador de Carlyle e influenciado por él, en 1841 escribe la novela histórica "Barnaby Rudge".

En 1842 viajo a Estados Unidos donde fue recibido con grandes honores en Estados Unidos, debido al éxito de su obra. Conoce la sociedad norteamericana y se desengañó de ella, al percibir todos los vicios del Viejo Mundo. Sus críticas, reflejadas en una publica sus Notes américaines (1842) y la novela "Martin Chuzzlewit", indignaron en Estados Unidos, y la novela supuso el fracaso más sonado de su carrera en el Reino Unido.

Entre 1843 y 1845 aparecen los Cuentos de Navidad, El Carillón (The Chimes), y El Grillo del Hogar (The Cricket of the Heard ) que calaron profundamente en la sociedad anglosajona. Después de unos viajes a Italia, Suiza y Francia, realizó algunas incursiones en el campo teatral y fundó el Daily News, periódico que tendría una corta existencia. Su etapa de madurez se inauguró con "Dombey e hijo" (1848), novela en la que alcanzó un control casi perfecto de los recursos novelísticos y cuyo argumento planificó hasta el último detalle.

En 1849 Charles Dickens fundó el Houseold Words, semanario en el que, además de difundir textos de autores poco conocidos, como su amigo Wilkie Collins. El tema de la infancia reaparece en "David Copperfield" (1849-1850) y el de los falsos valores en "La casa desierta" (Bleak House, 1852-1853). El capitalismo explotador es denunciado de nuevo "Tiempos difíciles" ( Hard Times, 1854). Tras separarse de su esposa en 1858, Charles Dickens, desilusionado, escribe "Grandes esperanzas" (1861) y "Nuestro amigo común" (1864-1865). Su última obra completa donde, al igual que en "La Pequeña Dorrit" (1857) el autor arremete contra los fundamentos de la civilización de las ganancias. En 1861, Dickens vuelve a publicar Grandes Esperanzas , incluyendo ahora la figura del huérfano Pip, recogido por un presidiario.
Aunque la salud de Charles era pobre, continuó, hasta casi su muerte, haciendo series tras series de lecturas de su trabajo, lo que le propició grandes sumas de dinero a la vez que satisfacía la urgencia que había tenido durante muchos años de actuar sobre el escenario. Su última lectura tuvo lugar el 15 de marzo de 1870, y Charles murió, probablemente de un severo ataque al corazón, el 9 de Junio de 1870.


fuente:valvanera.com

Relato EL GUARDAVÍA.

Relato CONFESIÓN ENCONTRADA EN UNA PRISIÓN.

Relato "Confesión encontrada en una prisión"

Comentarios

  1. Hola, Martikka, muy buena entrada. Dickens escribió una gran cantidad de obras dignas de recordar. Lo bonito de esta entrada, es que nos acerca a su persona y resume una vida impregnada de la literatura. Suena increíble que lo recibieran de aquella manera en EE.UU. tal y como hacen hoy día con los futbolistas, ¿no?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encantaban las aventuras en el Club Pickwick. Tenía trece años... y no entendí el resto de sus escritos.

    ResponderEliminar
  3. De Dickens sólo vi la película Oliver Twist, una visión del mundo desde las clases más depauperadas, me gustaría leer algo de él, pero es difícil conseguirlo en las librerías, por lo menos, las de por aquí.

    Muchas gracias por recordarlo, Martikka,

    Besso!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares