Fin, The end, Ce'st fini, Finito



FIN es lo que se suele poner al acabar una novela, aunque yo nunca lo hago. Pongo punto y final y ya está.
Hoy 7 de octubre de 2009 he puesto el punto y final a mi novela LHDE, con el subtítulo ELDT que comencé hará casi 4 años.
Consta de tres partes. La primera tiene 166 páginas, la 2ª 256 y la 3ª 200. En total hacen 622 páginas en mi versión con algunas ilustraciones. Ahora tengo que releerla toda de nuevo en su conjunto y hacer una copia sin ilustraciones (ni algunos saltos de página que ellas implican) que es la que llevaré a registrar.

El final me ha costado bastante porque empezaba a estar saturada con la historia, pero a la vez me costaba desprenderme de ella y de mis personajes. Como tengo previsto una secuela y una precuela, llevo tiempo tomando notas e imaginándome episodios y apuntando detalles para ellas; de ahí que me costara involucrarme (e idear) los capítulos finales. La dispersión, eso sí, me ha llevado a escribir unos cuántos relatos de temática diversa (no pierdo el tiempo, no creáis). Esa dispersión y dificultad para alcanzar el final la achaco a que llevo mucho tiempo trabajando en esta historia ambientada en el siglo XI. Manejo muchos personajes y situaciones; además de viajar por tierras, mares y desiertos.
Además, mi manera de escribir implica contínuas revisiones (esto a veces resta ímpetu, ya lo sé), por lo que cuando acabo, el manuscrito está prácticamente terminado sólo a expensas de releerlo y revisar de nuevo algún error, alguna construcción sinctáctica que pueda mejorar, un adjetivo que sobra; buscar sinónimos que mejoren el sentido...
Ya conocéis este trabajo, por eso también sabéis la satisfacción de haber terminado algo que ha llevado tantos días, tantas ideas, tantos sueños. Tengo una extraña sensación: ¿De verdad he acabado? ¿He escrito la última escena?
Hay escritores que cuando terminan brindan. Yo no. Pongo punto y a por otra historia. Ahora toca releerla con la distancia, pues hace meses que no releo las dos primeras partes ni media parte de la tercera, así que eso es bueno para la evaluación con distancia y desapego.


Pero hoy quiero brindar virtualmente con vosotros por vuestro apoyo en este último año. Brindemos por el término de esta historia (que acaba, pero no) y por la magia de la escritura. Dejo por aquí unos chocolatitos para los golosos que vienen con hambre a la celebración...!

Comentarios

  1. Pues brindemos por esa novela, a la que le deseo la mejor suerte, por lo pronto que puedas verla publicada y que llegue a muchísimos lectores.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena. Nos das ánimo para seguir con nuestros temas.

    Te deseo muchisima suerte

    ResponderEliminar
  3. Chin, chin!!!
    Felicidades por haber acabado la historia. Todos sabemos que es un reto imporante, titánico y que, si miras hacia atrás, da incluso vértigo y te preguntas si serías capaz de hacer todo lo que has hecho, ¿verdad?
    Yo, cuando termino un manuscrito me quedo vacío. Tras ese hueco en mi mente y en mi alma viene una soporífera melancolía porque siento que he perdido algo.
    Así que brindar me parece perfecto y si lo acompañamos con unos bombones mejor.
    Una bonita entrada. ¡Enhorabuena de nuevo!

    ResponderEliminar
  4. Hey! Enhorabuena! Siempre es una buena noticia acabar un trabajo y darle el punto y final. Te deseo lo mejor con esta novela. Mucha suerte!

    ResponderEliminar
  5. Aunque no brindes, es muy emocionante escribir el punto y final, enhorabuena.
    Te felicito por perseverar durante cuatro años ;)

    ResponderEliminar
  6. Pues se perfectamente como te sientes, así que felicidades, me alegro un montón y hoy parece el día de las celebraciones, el blog de lola cumple un año, el mío también, tú terminas tu novela... chica, como nos vamos a poner de champan y tarta

    besos

    ResponderEliminar
  7. Eres muy grande Martikka!!! Un corazón muy grande consigue todo lo que se propone.

    Chin...chin

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena, ya era hora! Me alegro mucho, sé lo importante que es el momento en el que se termina una historia.

    Por favor, a mí pásame uno de esos bombones con chocolate con leche...

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena, Marta, por haber llegado a ese momento mágico en que se pone punto y final a una novela.
    Espero que no tardes en publicarla y podamos leerla muy pronto.

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena Martikka. Y que tu novela sea un éxito, te lo mereces.
    Cuando salga publicada, intentaré comprarla cuando voy a España y si no lo consigo lo haré a través de Internet. Prometido.

    ResponderEliminar
  11. Muchas felicidades. Una gran noticia la que nos has dado. Ahora a ver si encuentra su sitio en el voraz mundo editorial. Espero que sí.

    Los bombones muy ricos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena, Marta.
    Es una gran sensacion cuando se pone el punto final a una novela (yo tampoco pongo fin ni nada parecido).
    A mi me gusta tomarme un pequeño descanso cuando acabo, pero veo que tu no, que estás dispuesta a volver a empezar enseguida.
    Pues al ataque.

    ResponderEliminar
  13. Por dios, que pinta tienen esos bombones...mmm, a ver, que me centre, jaja. Pues para mi que, si tiene tres partes tan grandes mas bien se trata de tres novelas. Y tres novelas en cuatro años, ya es bastante. Además, no logro entender como se puede escribir una historia en un siglo pasado en el que no viviste. Eso tiene mucho mérito.
    Ánimo ahora para corregir, que es lo peor. Entiendo que te cueste ponerle fin, pero yo creo que cuando le pones el adecuado lo sabes, sabes que es el final y no tienes dudas.
    Besos y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  14. poner el punto final después de cuatro años de trabajo sí que es como para pensar ufff realmente he acabado ya?

    enhorabuena por la finalización. ahora viene el trabajo más peliagudo: revisar todo el texto y buscar agente/editorial.

    suerte en tu camino!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco