Cartas desde Roma

Roma sigue siendo la ciudad eterna. Los tres días pasados allí me han dejado un regusto a piedra antigua, a lanza en alto, a remolino de arte. Quizás Roma no sea tan bella como Florencia, ni tenga el encanto de Venecia, pero mantiene intacta su esencia de ciudad histórica donde te transportas cientos y miles de años atrás en medio de la belleza más excelsa. Valga señalar la sorpresa de la maravilla de la Fontana de Trevi, sobresaliendo de entre los callejones en una plaza donde aparece magnífica, altiva, generosa con su agua y su esplendor casi mágico. El Coliseo también sorprende sobretodo si sales de la oscuridad del metro, de la contemporaneidad de los avances actuales hacia unas escaleras que te llevan al exterior, admirando así la poderosa fuerza de una construcción de más de 2000 años. En cuanto a la Basílica de San Pedro, la mayor basílica del mundo, espectacular como museo, impresionante como templo cristiano.

Como complemento, añadiré a este post la carta V de las "Cartas a un joven poeta" de Rainer Maria Rilke. Tres de las diez cartas son desde Roma, donde el poeta pasó una temporada. En ella, Rilke relata a Kappus las razones de su viaje a Roma y le explica el arte y el ambiente de la ciudad.

Carta V. (Cartas a un joven poeta. Rainer Maria Rilke)

Roma, 29 de octubre de 1903.

Estimado señor :

Su carta del 29 de agosto, la recibí ya en Florencia, y apenas ahora, después de dos meses, le hablo de ella. Le ruego me perdone esta demora, pero es que cuando estoy de viaje no me agrada escribir cartas. Para ello necesito algo más que los avíos imprescindibles: un poco de calma y de soledad, y también alguna hOra que no sea demasiado extraña a mi íntimo sentir.

Llegamos a Roma hace unas seis semanas, en época en que aun era la Roma desierta, calurosa y malfamada por sus fiebres. Esta circunstancia, junto con otras dificultades de orden práctico, relativos a nuestra instalación, contribuyó a que nuestro desasosiego pareciera no querer acabar nunca, y nos agobiara la estancia en país extraño, haciéndonos sentir el peso del vivir sin hogar, como en destierro. A esto hay que añadir que Roma, en los primeros días -cuando no se conoce aún-, infunde en los ánimos una melancolía que abruma por ese ambiente de museo, exánime y triste, que aquí se respira. Por la profusión de glorias pasadas que se sacan a relucir y a duras penas se mantienen en pie, mientras de ellas se nutre un presente mezquino. Y también por esa desmedida valoración, -que fomentan eruditos y filólogos y remedan los rutinarios visitantes de Italia- de tantas cosas desfiguradas y gastadas, que, en realidad, no son sino restos casuales de otra época y de una vida que ni es ni ha de ser la nuestra.

Por fin, tras varias semanas de brega diaria en actitud defensiva, vuelve uno, si bien algo aturdido aún, a encontrarse a sí mismo, y piensa: No, aquí no hay más belleza que en cualquier otro sitio. Y todas estas cosas que generaciones tras generaciones han seguido admirando, y que torpes manos de peones han ido rehaciendo y completando, nada significan, nada son no tienen alma ni valor alguno. Sin embargo, hay aquí mucha belleza, porque en todas partes la hay. Aguas rebosantes de vida infinita vienen afluyendo por los antiguos acueductos a la gran urbe y, en múltiples plazas, saltan y bailan en conchas de piedra blanca, para derramarse y esparcirse luego en anchos y espaciosos estanques, musitando de día y alzando su murmullo en la noche, que aquí es grandiosa y estrellada, y suave por el hálito de los vientos que la orean.

"Aquí hay también jardines, inolvidables alamedas y escalinatas, ideadas éstas por Miguel Ángel a semejanza de las aguas que se deslizan y caen en cascadas de amplio declive, naciendo cada grada de otra grada, como una onda nace de otra onda. Merced a tales impresiones, logramos recogernos y recobrarnos, librándonos de lo mucho que aquí hay de presuntuoso y hablador; -¡y cuánto habla!... De este modo aprendemos despacio a discernir las muy pocas cosas en que perdura algo eterno, digno de nuestro amor, y alguna soledad, de la cual podemos participar quedamente.

Aun habito en la ciudad, junto al Capitolio, no muy lejos de la más bella estatua ecuestre que nos haya quedado bien conservada del arte romano: la de Marco Aurelio. Pero dentro de pocas semanas me alojaré en un cuarto silencioso y sencillo, -antigua galería perdida en lo más recóndito de un gran parque y oculta a la ciudad, a su bullicio y a sus azares-. Ahí permaneceré durante todo el invierno, gozando de esa gran quietud, de la cual espero el regalo de algunas horas buenas y fecundas.

Desde allí, donde me será ya más fácil sentirme como en mi propia casa, le escribiré una carta más extensa, y en ella volveré aún a hablarle de la suya. Hoy sólo he de decirle -y quizás sea un error el no haberlo hecho antes- que no ha llegado aquí el libro anunciado en su carta, en el cual habían de venir insertos algunos trabajos suyos. ¿Le habrá sido devuelto desde Worpswede, ya que no está permitido reexpedir paquetes al exterior? Esta probabilidad sería sin duda la más favorable, y me agradaría saberla confirmada. ¡Ojalá no se trate de una pérdida, que, desafortunadamente, lo sería por cierto nada excepcional, dadas las condiciones que imperan en el servicio de correos italiano!

También ese libro, como todo cuanto me dé alguna señal de usted, lo habría recibido con agrado; y los versos que hayan surgido entretanto, los leeré. siempre, si usted me los confía, y volveré a leerlos, a sentirlos, a vivirlos, tan bien y tan entrañablemente como yo sepa hacerlo.

Con mis mejores deseos y saludos,

Su

Rainer María Rilke.

Comentarios

  1. Martikka:
    comparto plenamente contigo la opinión sobre Roma, a pesar de la belleza de Florencia.
    La narrativa de tu entrada es magnífica, sin duda te inspira Italia.
    Abrazos de
    Ro

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida de vuelta! Veo que te has traído contigo un trocito de eternidad ; )

    ResponderEliminar
  3. Pues yo nunca he estado en Roma, querida MArta. Unos amigos recién casados estuvieron allí hace unas semanas, pero, lamentablemente para ellos, iban en uno de esos infames viajes organizados donde te levantas a las cuatro de la mañana y vas todo el día con la lengua fuera. De esa manera es imposible detenerte y contemplar la belleza, tal y como se describe en la carta. Aunque, claro, para eso hay que tener tiempo y dinero.
    Hermosa entrada. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola Martikka, nos pones los dientes largos con tus viajes, espero que luego te inspiren relatos interesantes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares