El tono narrativo

El tono narrativo
Anónimo

Las palabras dan emociones, pero, en cualquier vuelo literario, las emociones nacen desde la voz del narrador. Pueden ser voces irónicas, cínicas, desafiantes, persuasivas, desconfiadas, enamoradizas, vengativas, melancólicas...
La voz del escritor sobrevuela el texto desde el momento en que elegimos narrar un relato desde ahí, desde nuestro particular punto de vista, pero lo que cuenta el narrador, "cómo lo dice" (tono del discurso), es tan importante -o más- que "lo que dice" (argumento).

"En literatura, no oímos al narrador y, por tanto, debemos estar atentos a otros índices de su actitud", explica Enrique Anderson Imbert en su libro Teoría y técnica del cuento.

Una frase literaria, dicha en tono satírico, no significa lo mismo que expresada en tono frío o distante. Es como un chiste: será más o menos gracioso no sólo por la anécdota en sí, sino más bien por cómo la transmite la persona que la cuenta.

Por tanto, el tono de un relato es la actitud emocional que el narrador mantiene hacia el argumento y hacia los protagonistas.

La entonación crea un efecto de empatía en el lector, porque, según el tono con que se cuente la trama argumental, ésta puede expresar diferentes sentimientos.

No es el mismo discurso afirmar que lloverá, dudar si lloverá o no lloverá o amenazar a alguien con que le lloverá encima.

El tono del relato, en definitiva, puede modificar la historia y forma parte del punto de vista desde dónde quiere narrar el escritor. Cuando éste comienza un cuento, opta por una narración concreta, elige desde qué narrador va a contarla (primera, segunda o tercera persona), pero también desde qué sentimiento (tono) lo enuncia.

Comentarios

  1. Un excelente consejo, gracias por compartir.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lo cierto es que el tono, deja entrever la actitud del narrador, su pasión, sequedad o indiferencia, su densidad, torpeza, su nerviosismo al contar las cosas. Es el aroma de fondo, y, a menudo, los grandes hablan de que uno, como escritor, debe desaparecer por completo, anularse, para que la obra florezca, fluya.
    Una cuestión sutil, hermosa y difícil de tratar.
    Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
  3. Creo que el tono es fundamental en cualquier relato.
    Yo me siento capaz de escribir cuando la historia que quiero contar ha encontrado quien y cómo debe ser contada.
    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  4. (\ (\
    (=':')
    ((")(")
    Feliz Navidad
    ♥Ro♥

    ResponderEliminar
  5. Una muy buena entrada, al igual que la de Caperucita ((buenísima), y que sirve pefectamente de ejemplo en este caso, con tu tono narrativo tipo judicial.

    ¡Es vital que el tono se acople a la historia como un guante!

    ¡Feliz Nochebuena a todos!

    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco