Prefacio de El retrato de Dorian Gray


Una lección de teoría literaria, por el gran autor dublinés:





Prefacio de El retrato de Dorian Gray
por Oscar Wilde


El artista es el creador de cosas bellas. Revelar el arte y ocultar al artista es la finalidad del arte.

El crítico es el que puede traducir de un modo distinto o con un nuevo procedimiento su impresión ante las cosas bellas.

La más elevada, así como la más baja de las formas de crítica, son una manera de autobiografía. Los que encuentran intenciones feas en cosas bellas, están corrompidos sin ser encantadores. Esto es un defecto.

Los que encuentran bellas intenciones en cosas bellas, son cultos. A éstos les queda la esperanza.

Existen los elegidos para quienes las cosas bellas significan únicamente belleza.

Un libro no es, en modo alguno, moral o inmoral. Los libros están bien o mal escritos. Esto es todo.

La aversión del siglo XIX por el Realismo es la rabia de Calibán viendo su cara en el espejo.

La aversión del siglo XIX por el Romanticismo es la rabia de Calibán no viendo su propia cara en el espejo.

La vida moral del hombre forma parte del tema para el artista; pero la moralidad del arte consiste en el uso perfecto de un medio imperfecto. Ningún artista desea probar nada. Hasta las cosas ciertas pueden ser probadas.

Ningún artista tiene simpatías éticas. Una simpatía ética en un artista constituye un amaneramiento imperdonable de estilo.

Ningún artista es nunca morboso. El artista puede expresarlo todo.

Pensamiento y lenguaje son, para el artista, instrumentos de un arte.

Vicio y virtud son, para el artista, materiales de un arte.

Desde el punto de vista de la forma, el modelo de todas las artes es el del músico. Desde el punto de vista del sentimiento, la profesión de actor.

Todo arte es, a la vez, superficie y símbolo.

Los que buscan bajo la superficie, lo hacen a su propio riesgo.

Los que intentan descifrar el símbolo, lo hacen también a su propio riesgo.

Es al espectador, y no la vida, a quien refleja realmente el arte.

La diversidad de opiniones sobre una obra de arte indica que la obra es nueva, compleja y vital. Cuando los críticos difieren, el artista está de acuerdo consigo mismo.

Podemos perdonar a un hombre el haber hecho una cosa útil, en tanto que no la admire. La única disculpa de haber hecho una cosa inútil es admirarla intensamente.

Todo arte es completamente inútil.


(Post destacado en la web MiLiteraturas 7-1-09)

Comentarios

  1. Con la única frase con la que no estoy de acuerdo en absoluto es con la última: el arte nunca puede ser inutil.

    ResponderEliminar
  2. Lola, creo que Wilde se refiere a que el arte es inútil en cuanto a que no sirve para cosas útiles, es decir, sólo sirve para alimento del alma, cosa poco útil para el avance de la sociedad. Pero no creo que lo considerara "inútil" como que no sirve para nada, pues él mismo lo creaba ¿no? Supongo que quiere decir que para que sea "arte de verdad" ha de ser inútil, o sea, no eficiente para la sociedad (industral, de consumo, etc)

    ResponderEliminar
  3. Es un bonito prefacio, es sabido la pasión de Wilde por la belleza, en medio de una sociedad, con la que lidió, donde todo era gris o casi todo. Wilde hubiera sido un perfecto hombre con estilo y elegancia en el mundo de hoy, posiblemente su canto a la belleza se hubiera paseado por los desfiles de moda, y los actos culturales de esa índole. Pero el prefacio no deja de ser hermoso, y, debo darle la razón por sus reflexiones, sobre todo, en lo de mezclar ética con arte. Algún escritor he escuchado quejarse porque los lectores no le perdonan que sus personajes sean malvados, hipócritas, barriobajeros, porque halegan (los lectores) que si los personajes tienen una parte del autor, entonces quiere decir que el autor ha experimentado o simpatiza con esos defectos. REcuerdo en concreto, un caso de un escritor que se defendía de que si su personaje era un racista, él no tenía por qué serlo. Pero nunca llueve a gusto de todos. La magia de la escritura, y me pongo de parte de Wilde, reside en que "es arte" y como tal, no podemos entrar en moralidades, ni en juicios sobre el autor. Nos gustará o no cómo está escrito, nos emocionará, nos conmoverá, pero no podremos entrar en si éticamente es correcto o no. Básicamente diremos, es hermoso o es detestable.
    No sé, por ahí deben andar los tiros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Martikka: te felicito por el post, me parece que la opinión de mi querida amiga Lola Mariné, así como la tuya son válidas. Si seguimos el sentido de la narrativa que utiliza Oscar Wilde (sin descontextualizarlo), queda claro el sentido de sus palabras. Creo que el arte si es útil; solo que para entenderlo se necesita cultura, interpretar el mensaje de la obra del autor requiere conocer desde la nacionalidad, ideología, enfoque, etc., es el parámetro del arte hoy día.
    Un abrazo
    Ro

    ResponderEliminar
  5. Oscar wilde además de escritor, un icono de su época y un vanguardista; dejó sus famosas reflexiones. Cada vez que leo reflexiones de diferentes personajes las analizo y no necesariamente concuerdo con ellas. Al fin y al cabo, no son más que pensamientos de un ser humano, que, como todos, es susceptible a defectos y virtudes.

    "Un libro no es, en modo alguno, moral o inmoral. Los libros están bien o mal escritos. Esto es todo."

    Es una frase que siempre me ha hecho reflexionar. ¿Hasta qué punto un escritor es responsable de lo que escribe? Nosotros como autores, en buena cuenta, tenemos la responsabilidad de crear tendencias, avivar el espíritu, corromper, enseñar, o simplemente distraer. Un libro es un poderoso instrumento al alcance de cualquiera, esté preparado o no para leerlo.

    Interesante tema.

    Blanca
    Un libro puede estar bien o mal escrito, pero su contenido sí puede ser moral o inmoral, y ya no vayamos a la gastada frase de que "todo es relativo". Por supuesto que lo es. Pero el asunto es que no siempre los libros adecuados llegan a las personas preparadas para recibirlos.

    ResponderEliminar
  6. Deusvolt, Wilde a veces me recuerda un poco a la línea de Boris Izaguirre, esteta y transgesor. Quizás serían amigos hoy. En cuanto a que tu personaje sea malvado, por supuesto que no tiene que ser una proyección del autor, que no lo suele ser. El narrador normalmente no ES el autor, pero esto muchos no lo tienen claro...

    Ro, de acuerdo con que el arte es útil como parte de la cultura, que es útil para nuestro intelecto, para nuestro desarrollo como personas.

    Blanca, opino como tú en que el autor sí es responsable de la moralidad de sus obras, otra cosa es que le importe o no el alcance que sus escritos puedan tener en manos no adecuadas.

    ResponderEliminar
  7. Excelente entrada Marta, una maravilla de comienzo a fín.

    Gracias por recuperarlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares