Lewis Carroll y el sí de las niñas

Alice Liddell fotografiada por Lewis Carroll
Alice Liddell fotografiada por Lewis Carroll


Carta de Lewis Carroll al padre de Mabel Amy Burton:

Muy señor mío:

Espero que disculpará la libertad que me tomo al dirigirme a usted, así como la libertad que me tomé hace unos cuantos días al hacer amistad con su hija pequeña, pero creo que ni siquiera alguien que 'no' sea, como yo soy, un gran amante de los niños, podría dejar de sentirse atraído por ella.

En esta carta, Charles Lutwidge Dodgson -el nombre real de Lewis Carroll- pide permiso al padre de Mabel Amy Burton para enviar a la niña de 8 años un ejemplar de su relato 'Alicia en el país de las maravillas'. Esa correspondencia se publica ahora con el título de 'Cartas inéditas a Mabel Amy Burton' (Nocturna Ediciones).




Son conocidas las fotografías y dibujos que Lewis Carroll (o Dogson) realizaba a niñas semidesnudas, desnudas o con poses insinuantes, asunto que ha llevado a algunos a calificarlo de pedófilo (su pederastia no estaría probada) y a otros de calificarlo como persona adorable amante de los niños. Nos quedan sus cartas, su Alicia en el País de las Maravillas y la duda de su verdadera personalidad.

Al parecer Carroll fue inspirado por su vecina Alice Liddell para la escritura de su Alicia. Realizaba y coleccionaba fotos de niñas. Como he dicho: desnudas, vestidas y semivestidas. También realizaba bocetos y dibujos de ellas. No de niños. Y al parecer, destruyó muchas antes de su muerte. ¿Por qué, si no tenían nada de malo?

Estos hechos parecen probados, pero abundan páginas en internet que defienden a capa y espada su "amor" por las niñas, que no niños. Él mismo dijo: "Me gustan todos los niños menos los niños."
 
Lewis Carroll . . . vino a nuestra casa de campo para fotografiarnos a los niños,” escribió Dymphna Ellis, una de las niñas que Carroll fotografió. “Estoy segura de que fui su ‘favorita’. Él hacía a cada niño sentirse así. Revelaba las fotografías en el sótano…Recuerdo la mezcla de desorden y misterio…Nos echamos a llorar cuando se marchó…no le teníamos ningún miedo. Sentimos que él era uno de nosotros, que estaba de nuestro lado, no en el de los adultos.
 
Inquietantes declaraciones que me remiten a otra persona "adoradora" y "adorada" por los niños, Michael Jackson. Siempre planeó sobre él la duda, no probada judicialmente, por otra parte.
Volviendo a Carroll, sus biógrafos dicen que murió virgen (era ordenador diácono, soltero y conservador) y que sus amistades con las niñas no iban más allá de los diez años de ellas (las prefería más jovencitas).
¿Puede juzgarse con severidad el comportamiento de Carroll con las niñas? En un entorno victoriano, en una época en que el trato de adultos era distante, esas niñas quizás encontraban en un adulto la compañía y amistad que necesitaban, por cuanto en las fotografías no se aprecian signos de disgusto.
 
En palabras de Alice Lidell, la inspiradora Alicia: "Nos sentábamos a su lado en el sofá, y se ponía a imaginar historias y a dibujarlas con su pluma».«Cuando estábamos contentos y felices, hacía que posáramos y disparaba con la cámara. Todos esperábamos con ansiedad las horas felices en la habitación del tutor de matemáticas».
Alice habla de horas felices, entonces quizás tengamos que mirar con ojos limpios las fotografías y las obsesiones de Carroll. ¿O no?



Comentarios

  1. La verdad es que es bastante sospechoso; las personas se siente atraidas por sus iguales. Y los adultos que se sienten atraidos por los niños con seguridad sufren alguna sociopatía, y si además les hacía fotos semidesnudas...
    Mal rollo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, además hacer fotos solo a niñas, no a niños que no le gustan dice, y llevárselas a lugares aparte su sótano para fotografiarlas desnudas con la pose de la maja desnuda, vamos eso es un pedófilo.
      Por cierto las niñas no se ríen jamás en esas fotos, ¿ustedes se han fijado en las caras tristes de las niñas, algunas medio llorosas?
      Vamos ya el tío soltero y no se relacionaba con otras señoras de su edad. Un pederasta que estuvo en contacto con más de 200 niñas a las que encima conocía por la calle. Espantoso.

      Eliminar
    2. Es cuanto menos una actitud extraña. Gracias por tu aportación.

      Eliminar
  2. Yo no veo el mal rollo en considerar a un niño 'tu igual' y tratarlo sin condescendencia.

    Por cierto, sobre Carroll: http://www.abc.es/20100215/cultura-literatura/lewis-carroll-numeros-rojos-201002151711.html

    ResponderEliminar
  3. Opino como Lola; quisiera creer, según los datos que aportas, que el "amor" de Lewis Carrol por los niños no pasase más que por su actitud benevolente y atenta con los críos, pero lo de las fotos chirría hasta hacerte retroceder. No parece un inocente juego.

    ResponderEliminar
  4. La gente “normal” suele quedarse en eso, mientras que los genios, los virtuosos, los profetas suelen apartase del camino marcado para crear una senda diferente por la que otros podrán, si quieren, caminar o al menos dudar a la hora de escogen una u otra. Para bien o para mal algo distinto en su ser o en su cerebro los diferencia del resto, tanto a la hora de crear como a la hora de relacionarse con los demás.

    Ahora bien, dicho esto, si es blanco y en botella… fotos de niñas menores desnudas, las lía con cuentos, además párroco = posible pederasta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Es extraño...pide permiso al padre...fotos...engatusada con cuentos...¿Quien sabe?Puedes pensar y dar por echo que era un pederasta, pero...¿Y el padre? No sé quien estaba más enfermo.Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Es complicado pero compararlo con Jackson no. Este hombre dejó una obra de inigualable valor y ni una "duda judicial". Le dejo la obsesión de su pederastería o pedofilia a los que no tienen inteligencia suficiente para leerlo. Un gran beso.

    ResponderEliminar
  7. ¿Alguno de vosotros ha leído los diarios de Carroll, su correspondencia, sus relatos, sus artículos...? ¿Alguno de vosotros ha leído siquiera las Alicias?

    Puesto que Lewis Carroll fotografiaba niñas, era pederasta. No importa el hecho de que los padres estuviesen presentes en las sesiones de fotos A PETICIÓN del propio Carroll. Según eso, debemos considerar todos los desnudos artísticos como signos irrefutables de un trastorno sexual. Y no digamos ya si era encima religioso (no párroco, como dicen algunos, sino diácono), que entonces debió de ser un violador de niños en potencia.

    Su pasión no eran los niños: sus pasiones eran la fotografía, el arte, la literatura, la religión y las matemáticas.

    Quizá algunos deberían leer a Lewis Carroll antes de opinar tan libremente sobre su vida. Aunque tal vez sea mejor que no lo hagan, puesto que es imposible leer a Carroll partiendo de unas ideas tan contaminadas.

    ResponderEliminar
  8. Puede que CARROLL, fuese un adulto que no creció, y siempre se sintió "niña",nunca lo sabremos.

    ResponderEliminar
  9. Ante la ausencia de información, cualquier posibilidad queda abierta.
    Ser juzgado, cuando no puedes defenderte, es además de injusto un acto reprobable, y de mas, muchos mas calificativos.
    Solo se que todos, absolutamente todos somos un verdadero caso patológico, por lo tanto, si nadie salió lastimado, pues yo seguiré admirando la obra del autor.
    Aplausos por el post
    Ro

    ResponderEliminar
  10. Pues, comparto el último comentario, al no poseer fuentes certeras sobre esta situación, se nos hace harto difícil poder tomar una posición sobre ello.

    Saludos!
    Marcelo Ferrando

    ResponderEliminar
  11. yo me lei el libro hace tiempo y me parecio maravilloso, y he visto las ultimas versiones de la pelicula y me han gustado mucho

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco