Nuevo fomento de la lectura


Esta es una foto realizada por Begoña Abad en el mercado de El Fontán (Oviedo).

El título de los libros que se regalan es “Elegía en Astaroth” (1973), poemario Premio Nacional de Literatura y cuyo autor es Ángel García López.
¿Qué pensamientos le vendrían a la cabeza al autor en caso de pasear por la zona y contemplar el tenderete? ¿Es una nueva estrategia de márketing? ¿Por qué razón se le ocurrió al vendedor de lencería regalar precisamente ese libro por la compra de tres bragas? ¿De dónde sacó tantos ejemplares? ¿No tiene bragas más pequeñas? ¿Si compro seis me regalan dos libros? ¿Acaso la mente preclara del vendedor asoció lencería con poesía y tenemos ante nosotros a un visionario del márketing?

Asombrada por este nuevo fomento de la lectura, vaticino próximas paradas de embutidos regalando libros de Dan Brown; paradas de ropa techno regalando los de Fernández Mallo; puestos de fruta regalando los de la Etxebarría; el puesto hippy regalando los de Marías; la churrería del mercadillo regalando los de Pérez Reverte. Veo la parada del negrito que vende relojes con un cartel que reza: "Por la compra de 1 reloj y 1 caja de DVD's, regalo de un ejemplar del último de Zafón."

No sé cómo le fueron (o le van) las ventas al paradista de la lencería, pero como homenaje a Ángel García López, quien quizás dentro de poco verá resurgir las ventas y reclamos de su obra, posteo a continuación uno de sus poemas:

Tú, que tienes tiempo


Tú, que tienes el tiempo sobre la mano y lloras
y piensas de mi vida que un astro es apagado,
me ofreces una carne de sueños y de esporas
y una larga abundancia desde el lecho habitado.

No encuentro otro homenaje más hermoso que verte.
Mirarte es entenderle su inocencia al rocío.
Tu cuerpo es en la tarde como una almena fuerte
donde hacerse una casa protegida del frío.

Abeja de ti misma, libas de ti, frecuentas
el calor que a la noche destinas y desmayas.
Eres como una alcoba donde el aire aposentas,
como una nube joven que enviudase en las playas.

Solo un campo contiene soledad tan desnuda.
Tiembla, frágil, la alondra que en tus pechos anida.
Me miras y te ofreces desconsolada y muda.
Vuelas como una lluvia que creciese dormida.

Oculto anda en tus ojos un olivar furtivo.
Por dentro de tus pechos se muere un gladiolo.
Tus labios se hacen grandes y el sol diminutivo.
Grita un corzo en tu cuello desamparado y solo.

Detrás de tus mejillas un pueblo hace su fiesta.
Tendida eres un lago que su vientre inaugura.
Eres tu misma sombra, destronada y depuesta,
que amanece gigante desde su desventura.

Comentarios

  1. Para mi está muy buena la idea. Relacioná poemas + poesía: Noche romántica, día de los enamorados.

    Nose que pensará el autor de todo esto, pero que es una excelente estrategia de marketing lo es.
    :)

    ResponderEliminar
  2. Para mi esta bien, así se fomenta la lectura.

    ResponderEliminar
  3. Simplemene genia, sólo faltaba el propio Ángel firmando ejemplares. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Jaja! Qué bueno, no estaría mal que regalasen libros en la charcutería y con el pan también. Tal y como va este país con los hábitos de lectura, al final será la mejor solución.

    ResponderEliminar
  5. Ja,ja,ja!!! Es una muy buena estrategia para fomentar la lectura y al mismo tiempo vender... las braga. A la mayoría de la gente nos gusta los regalos, las ofertas, las rebajas, los descuentos... y aunque no estemos del todo convencidos de lo que compramos, el sólo pensar en lo obtendremos "en ventaja" nos anima. A juzgar por el poema de ejemplo, parece ser que este novedoso comerciante asoció la intimidad de las bragas con la poesía, que considero muy intima... después hay que ver si este evento coincide con esta época de "San Valentin" entonces... todo estaría mas claro!!!

    ResponderEliminar
  6. Es una gozada entrar en tu página y encontrar esta recopilación de artículos.

    ResponderEliminar
  7. Ja,ja.. Pues a mí, la idea me gusta, qué quieres que te diga!!
    Una foto estupenda.

    ResponderEliminar
  8. Estoy pensando qué podría vender yo, junto con mi novela, para hacerla más apetecible, quizás un litro de aceite de oliva, ya que vivo rodeada de olivos, quizás no sea mala idea.
    Un abrazo, Marta.

    ResponderEliminar
  9. Hola Marta, en esta situación de Crisis, quien no se espabila no vende. Los libros parecen encerrados en las bibliotecas. ¡Ojalá se vieran más por las calles, la corriente del BookCrossing se abre hueco de una vez!

    Felisa, el aceite de la Loma de Úbeda no tiene nada que envidiar al de Alcaudete, ¡los dos son excelentes!

    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco