10 razones para escribir, por Roland Barthes


No siendo escribir una actividad normativa ni científica, no puedo decir por qué ni para qué se escribe. Solamente puedo enumerar las razones por las cuales creo que escribo:

1) por una necesidad de placer que, como es sabido, guarda relación con el encanto erótico;

2) porque la escritura descentra el habla, el individuo, la persona, realiza un trabajo cuyo origen es indiscernible;

3) para poner en práctica un "don", satisfacer una actividad distintiva, producir una diferencia;

4) para ser reconocido, gratificado, amado, discutido, confirmado;

5) para cumplir cometidos ideológicos o contra-ideológicos;

6) para obedecer las órdenes terminantes de una tipología secreta, de una distribución combatiente, de una evaluación permanente;

7) para satisfacer a amigos e irritar a enemigos;

8) para contribuir a agrietar el sistema simbólico de nuestra sociedad;

9) para producir sentidos nuevos, es decir, fuerzas nuevas, apoderarse de las cosas de una manera nueva, socavar y cambiar la subyugación de los sentidos;

10) finalmente, y tal como resulta de la multiplicidad y la contradicción deliberadas de estas razones, para desbaratar la idea, el ídolo, el fetiche de la Determinación Única, de la Causa (causalidad y "causa noble"), y acreditar así el valor superior de una actividad pluralista, sin causalidad, finalidad ni generalidad, como lo es el texto mismo.


Roland Barthes, "Diez razones para escribir" En: Variaciones sobre la escritura. Trad.: Erique Folsch González. (Buenos Aires: Paidós, 2002) 41-42.

Comentarios

  1. Yo escribo para mi, mis pensamientos, mis deseos, mis neuras, es como un diario personal y solo mio.Cuando no tengo a quien confiar algo, cojo mi libreta y escribo.Creo que millones de personas hacen lo mismo. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. No encuentro más motivaciones para escribir que las que has expuesto. Simple y perfecto :D Uso casi todas esas razones, excepto la de escribir para cabrear a los enemigos. En el caso de los enemigos, lo más dañino que se les puede hacer es pasar de ellos. Y literariamente hablando no debería haber enemigos, solo hermanos (vaya comentario hipy me ha salido O.oU).

    ResponderEliminar
  3. Diez razones como Diez Mandamientos, aunque principalmente me quedo con el primero. Una neura como otra, una afición como pudiera haber sido otra, una manera de expresar lo que mi voz apenas puede susurrar.
    Si encima se pudiera ganar dinero...
    Un petó Marta

    ResponderEliminar
  4. La primera razón y la última me parecen interesantes...como el alfa y la omega....

    ResponderEliminar
  5. Hola Marta:
    Yo escribo por placer porque siento la inquietud de contar historias, poder escribir en un papel mis sentimientos en un dia gris es perfecto.

    Besos
    Tessa

    ResponderEliminar
  6. Siempre habrán muchas razones por las que se escribe: la primera de todas, creo, para desahogar los sentimientos, el alma, para calmar los dolores del corazón, eso es el principio. Después cuando sabes que escribe y que te gusta, lo hace por pasión, por prueba a sí mismo, por escribir. Después, para demostrar que se puede escribir y por último por necesidad... necesidad, porque después que se coge el vicio de escribir ya no se puede parar...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Contundente, ilustrativo, inspirador...

    Gracias, lo he disfrutado.
    Ro

    ResponderEliminar
  8. Es curioso que ponga en el punto 4 el ser reconocido, apludido por los lectores, porque muchos escritores se basan en eso cuando escriben y creo que se equivocan. Todos tenemos el ego un poco subido, pero no debemos pensar en ser exitosos sino en nosotros mismos a la hora de escribir.

    ResponderEliminar
  9. Sobretodo la primera. Mero disfrute y satisfacción personal :)
    A ver si le cojo el ritmo otra vez :S
    Siempre interesante Marta!, aunque hasta que se ha cargado el blog han pasado mil años...

    Besos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus