If, por Rudyard Kipling

Versión en español y versión original del poema If, de Rudyard Kipling (1865-1936):




Si...

Si sabes mantenerte tranquilo
Cuando a tu alrededor todos pierdan
La cordura y te acusen;
Si crees en ti mismo cuando todos
Duden, pero sabes comprender su duda;
Si sabes esperar sin cansarte en la espera;
Si no respondes con calumnia a la
Calumnia ni con odio al odio;
Y aun así no pareces
Ni demasiado bueno ni demasiado sabio.
Si sabes soñar y no convertir tus sueños en tus amos;
Si sabes pensar sin hacer del pensamiento
Tu único objetivo;
Si puedes conocer el Triunfo y el Desastre
Y tratar del mismo modo a los dos impostores.
Si sabes soportar que todo lo que de bueno has dicho
Sea alterado para convertirlo en una trampa;
Si sabes asistir a la destrucción
De aquello a lo que has consagrado tu vida,
Y volver a empezar humildemente;
Si sabes juntar todas tus victorias
Y jugártelas a cara o cruz y perder,
Y empezar de nuevo desde el principio
Y nunca decir nada sobre lo que has perdido.
Si sabes obligar a tu corazón,
Tus nervios y tendones a obedecerte
Incluso cuando estén agotados;
Y resistir cuando no te quede nada
Salvo la Voluntad que les dice: ¡Resistid!.
Si sabes hablar a las multitudes
Y mantener tu virtud,
O pasear con los reyes
Y seguir siendo modesto;
Si ni tus adversarios ni tus amigos
Pueden herirte;
Si todos cuentan contigo,
Pero ninguno demasiado;
Si sabes llenar un minuto que no perdona
Con los sesenta segundos que lo recorren.
Si sabes hacer todo esto,
Será tuyo el Mundo
y sus riquezas,
y, lo que es más importante,
serás por fin un Hombre, hijo mío.

RUDYARD KIPLING.


V.O.

IF...
IF you can keep your head when all about you
Are losing theirs and blaming it on you,
If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;
If you can wait and not be tired by waiting,
Or being lied about, don't deal in lies,
Or being hated, don't give way to hating,
And yet don't look too good, nor talk too wise:
If you can dream - and not make dreams your master;
If you can think - and not make thoughts your aim;
If you can meet with Triumph and Disaster
And treat those two impostors just the same;
If you can bear to hear the truth you've spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to, broken,
And stoop and build 'em up with worn-out tools:
If you can make one heap of all your winnings
And risk it on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breathe a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: 'Hold on!'
If you can talk with crowds and keep your virtue,
' Or walk with Kings - nor lose the common touch,
if neither foes nor loving friends can hurt you,
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds' worth of distance run,
Yours is the Earth and everything that's in it,
And - which is more - you'll be a Man, my son!

Comentarios

  1. En definitiva, hay que luchar con uñas y dientes por lo que uno cree,Ruyard Kipling era un valiente.
    Lástima que todo el mundo no sea así, y en lo que estoy muy de acuerdo con el poema es que el sacrificio, el esfuerzo, y la convicción, son armas muy efectivas pero están muy mal pagados en la sociedad actual.

    Una abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este poema, me llega en un momento muy crucial, y aunque no lo creas me sirve de ayuda. Al leerlo, me ha dado animos para seguir luchado por las cosas que amo, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Simplemente maravilloso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Precioso, aunque utópico (para mi).
    Si alguna vez logro todo eso, me saldrán alas y volare convertida en ángel.
    Maravilloso Rudyard Kipling, sabio como siempre.
    Ro

    ResponderEliminar
  5. Un gran poema que motiva a luchar por nuestros sueños.
    Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  6. Si hay que ser capaz de todo eso se necesita una fortaleza que ni Superman, por eso El Hombre, no existe...quien mas quien menos tenemos nuestras debilidades.
    Pero me encanta Kipling. Cuando mi hijo era pequeño le leía sus cuentos para irse a dormir.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Marta. Buena reflexión la de Kipling, y mejor aún la de Lola. Por mi parte me conformo con aguantar el día al día del trajín laboral, que no es poco...

    Y el lunes tengo "examen" ¡Ag!

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco