Libros ante la guerra

Se escribe en Beirut, se edita en El Cairo y se lee en Bagdad. Este es un dicho árabe que da cuenta del amor por la cultura y los libros que existe en los países de la media luna.
En mi última novela (LHDE-EldT), me detengo un tiempo en el Bagdad del siglo XI, y desde que escribía sobre ella, desde que la tengo en mi mente como lo que fue, siento como míos los desgarros de sus gentes, el polvo en sus calles, las bombas que destruyen y resquebrajan almas sin sentido. Querría volver a ver Bagdad como yo la recreé en mi historia, donde uno de mis personajes, astrónomo, acude a la Bayt al-Hikma, la Casa de la Sabiduría, la Gran Biblioteca, y pasea por sus calles repletas, por la Nueva York del siglo XI donde todo era posible y todo era moderno y todo existía sin muerte ni destrucción. Cien bibliotecas públicas surtían de cultura a las gentes, alejándolas de la incultura y la ignorancia.

Abu Taib al Mutanabbi fue un poeta iraquí del siglo X. Está considerado el mayor poeta árabe de todos los tiempos, y en su honor se dio nombre a una calle bagdadí donde se concentran numerosos puestos de venta de libros.
En el 2007, un coche bomba explotó en el barrio donde se encuentra la calle Al Mutanabbi, mató a 30 personas y destruyó numerosas librerías que aún resistían a la guerra. Tras esa masacre, muchos poetas de la ciudad comenzaron a declamar versos y poemas en medio de la sangre y la destrucción que asolaba el centro cultural de la ciudad, allí donde se reúnen las gentes para hablar de literatura, para comprar y perderse entre cientos de libros y letras e historias.

Con un canasto de madera sobre la cabeza, Jabbar Muhaibs, profesor en la Academia de Bellas Artes de Bagdad, subió al techo de un vehículo calcinado y arengó a los presentes: ¿Qué ha ocurrido con la poesía y los poemas, cubiertos de sangre y reposando con las almas dispersas y los cuerpos bajo los escombros?". Luego tomó la palabra el célebre poeta Abdel Zahra Zaki en las ruinas del café Al Shabander. En su poema ‘Palabras, palabras, palabras’ parecía describir la desolación del paisaje que le rodeaba: "No hay nada aquí, no hay más nada que palabras que queman". El poeta Tawfik Timemi dio un paso adelante y animó con sus palabras a los espectadores y participantes. "No debemos renunciar aunque los criminales ataquen nuestra cultura. No cederemos a la represión. Debemos reconstruir la calle Mutanabi para que nuestra cultura pueda florecer de nuevo", clamó.

La han reconstruido, y la calle vive de nuevo.

Tomás Alcoverro, corresponsal de La Vanguardia, nos describe ahora en su crónica una calle Al-Mutanabi recuperada, con vida y cultura que se impone sobre la desgracia y la sangre.


Revive la feria de libros de Bagdad
Agradecimientos: WebIslam.com

Comentarios

  1. Es muy importante, que la cultura llegue a todos, y los libros són un medio muy importante, ya que de ellos se aprende mucho.

    ResponderEliminar
  2. Mi abuela paterna era de Beirut, yo soy argentina, vivo en Italia, sueño con el desierto y mi blog se llama LUNA AL REVES (http://lunaalreves.blogspot.com), Me encantaria leer tu libro! Para intentar lograr una luna llena.

    ResponderEliminar
  3. Montse, la cultura es la única arma contra la ignorancia, por eso me alegra tanto la noticia de la recuperación del mercado de la calle Al Mutanabi. Irak poco a poco resurge de sus cenizas. Y ójala llegue a ser algún día lo que fue.

    Maria Paula, mi libro está en proceso de lectura de editoriales, así que aún queda algún tiempo para que sea editado, pero espero que no mucho. Me pasaré de visita por tu blog. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Mu interesante tu entrada Marta y que cuentas. Es una ideas gradniosa llevar poner al alcance los libros de ese modo. Tu libro suena muy interesante, pero por lo cuentas me temo que tardará en hacerlo legar... Llevo ya algunas paginas de tu libro como un dio te contaré cuando lo termine.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Es curioso,...(es cruel que carajo) que las desgracias siempre se ceben con los más débiles y con la cultura, los sueños, los proyectos, el pensamiento libre y todas ess cosas que a los malos de la película no les interesa.
    Pero es así y la Historia de la literatura lo demuestra.
    Aunque al final ganan los buenos.
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Muy buen comienzo de tu post, Marta.
    A ver si tenemos oportunidad de leer alguna novela tuya.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Vicsabelle, ya me dirás qué te parece. Eres muy amable al leerla. Como un dios también está en proceso de lectura en una editorial, aunque es muy diferente a la novela a que me he referido en el post (de temática y de estilo).

    Rafa, ¿al final ganan los buenos? Si, quizás al final, sí. La esperanza debe quedar latente ¿no?

    Carlos, me alegro de que te haya gustado el post. Ejemplos de mi escritura los tienes en el apartado "Mis publicaciones".Será un honor ser leída.

    ResponderEliminar
  8. La cultura siempre ha sido blanco predilecto de todo tipo de fanatismo, sea este religioso o político. La fuerza bruta y la destrucción es el único argumento de que disponen para luchar contra la razón y la libertad de pensamiento. Esperemos que Irak vuelva a recuperar la riqueza y tranquilidad que se merece. Gracias por tu escrito, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Marta!

    Antes que nada ¡Que lindo quedó el blog!
    :)

    Me encanta lo que posteas, como cuentas estas historias que ni de casualidad las conocía.

    Ojalá pueda volver a ser como antes o mejor ese mercado de esa calle.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Gloria Fuertes -Autobiografía en poema