Decálogo para escribir microcuentos

1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.
 
 
fuente: escueladeescritores

Comentarios

  1. He escrito microcuentos y respetan toda esa formalidad, pero de pura casualidad.

    Siempre fueron motivados por sentimientos muy profundos e inspiración espontánea.

    Esta bien tenerlo en cuenta pero para la creación literaria prefiero mas la anarquía

    ResponderEliminar
  2. Despistada, yo también prefiero la anarquía y no suelo tener siempre en cuenta lo de las normas, aunque a algunos puede ser que le ayuden.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Es muy difícil escribir microrrelatos porque haya que condensar mucho y contar una historia en pocas palabras.
    Nadie ha superado aún a Monterroso.

    ResponderEliminar
  4. que interezante.. mi fuerte es la poesia fantastica,, y hace un tiempo he querido participar en un concurso de microcuentos.. este decalogo me ha servido mucho.. gracias

    ResponderEliminar
  5. Muy inspirador

    La hormiga
    Una pequeña hormiga se encontró una piedra que concedía deseos, esta le pidió que le permitiera comerse el mundo; desde entonces el universo esta dentro de una hormiga y ella se ha quedado sola.

    Pablo Delgado

    El suicidio de un amigo imaginario
    ¡No soy real!
    Pablo Delgado

    juanpadeca@gmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus