Un poema del Che para 33 mineros

Fotografía de minero


En Chile, en la mina San José, 33 hombres resisten un día más después de permanecer 17 días sepultados entre la incertidumbre y el polvo, a 700 metros de profundidad. Resistieron con algo de comida y el agua que descendía por un canalón del techo del refugio.
Lograron enviar un mensaje a través del tubo de una perforadora y vieron la salvación en sus manos. Pero no saben que su rescate puede durar hasta tres meses. Se les espera en casa por Navidad, pero mientras tanto, han de vivir en dos kilómetros de galerías, rodeados de oro y cobre, recibiendo alimentos y medicinas por un tubo que les comunica con el exterior mientras sus horas están llenas de calor y polvo que asciende por el hueco de la perforadora hasta mezclarse con el aliento que les insuflan sus familiares que esperan en el "Campamento Esperanza". Un aliento que es el de todo el mundo.

Hoy no está de más publicar el poema del "CHE" Guevara dedicado a los mineros:

Salen de una caverna
colgada en la montaña.

Son enjambres de topos
que llegan a morir
sin miedo a la metralla.

Morir, tal la palabra
que es norte de sus días;

morir despedazado,
morir de silicosis,
morir lenta agonía
en la cueva derrumbada………


Pero como siempre hay espacio para la esperanza, os dejo con el Canto al Minero Nortino:



Canto del Minero Nortino 
Inés Fernández Montero-16 Mayo 1957

Yo soy un viejo minero
viejo minero nortino.
Un comadrón de los cerros,
devorador de caminos.

Si el frío cala mis huesos
hago un alto en el camino.
¡Qué sabroso sabe el charqui
junto a un gran fuego de espino!

Es la esperanza mi pase
y el "cateo" mi destino.
Voy descubriendo riquezas
y me quedo en el olvido.
Y hay que ver como se baten
sus largos brazo torcidos…
¡Cómo gimen y retuercen
sus miembros adoloridos!

Se defienden con sus jugos
escupiéndolo en chorrillos
pa' mi que hey vivido entre ellos
son iguales que seres vivos.

Yo que soy viejo minero,
viejo minero nortino
¡ay las cosas que habré visto
cruzando tantos caminos!

Que yo hey visto al Alicanto
con su plumaje de oro
con sus ojos de rubíes
perderse pal cerro el Morro…

Que hey topao con el "Jutre"
al fondo de un socavón…
¡Que me importa que me digan
que ha sido pura ilusión!

¡Cómo me gusta el silencio
que en la noche se derrama…
La tierra tibia es un nido
gestando jugos y larvas.

Allá a lo lejos "deviso"
la bocaza de la mina.
Me está aguardando la veta
¡hembra sabrosa y ladina!

¡Hey de estrujarla en mis brazos!
¡Hey de tenerla, a la indina!
Treinta años la voy buscando
Por oscuras galerías
Los mineros van dejando
Sus desvelos en las quilas
Sus sudores en las piedras
Sus angustias en las minas.

Se evaporan los sudores
y los sueños y desvelos
y diai pa' mi que se forman
todas las nubes del cielo.

Yo que soy viejo minero,
viejo minero nortino
¡ay las cosas que habré visto
cruzando tantos caminos!

¡Qué buen cordial es el fuego,
de tralhuenes y de espinos!
Suaves tralhuenes azules…
grises espinos floridos…

Treinta años la voy buscando
por obscuras galerías.
Coqueteando y coqueteando
y no se entrega la "indina".

RECITADO

¡Viejos mineros chilenos
greda y acero fundidos
forjadores de riquezas
por las montañas paridos
van siguiendo por la huella
que les designó su sino
viejos mineros chilenos
bravos mineros nortinos!


Comentarios

  1. Sin duda una situación desesperada, angustiosa... una situación límite. El Che, con sus luces y sus sombras, siempre estuvo del lado de los trabajadores, y sudaba como ellos. Su visión siempre dura, no deja de soprender en un revisionado. Siempre extremo. El otro poema no lo conocía, bello también.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La minería siempre me genera contradicciones.

    Por un lado la humanidad necesita minerales para sustentar su vida moderna, pero al otro lado están los hombres que se desgastan en ese trabajo insalubre, y generalmente mal pago. Y ni hablar de estas catástrofes que a veces ocurren, ni de la contaminación insalvable.

    Entonces me pregunto: ¿quisiera una mina en mi ciudad? ¿Vale la pena el costo / beneficio? Y la respuesta es claramente no... ¿Pero quién quiere, acaso, una mina en su ciudad?

    Un abrazo,
    Alejandro.

    ResponderEliminar
  3. El trabajo mas duro que hay, bajo tierra, y la mayoria acaban enfermos , todo para que el resto de los mortales podamos disponer de metales y otros componentes. Nunca estará bien pagado. Espero que puedan sacarlos antes del plazo que dicen, sino es para volverse loco. besitos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco