Escritores malditos: Horacio Quiroga

Horacio Quiroga (1878-1937)


A la tierna edad de tres meses es testigo de como su padre se quita la vida disparándose en la cabeza con una escopeta. Su madre vuelve a casarse y después de cinco años de matrimonio, el padrastro se suicida con idéntico método al que había usado su padre biológico. Con el tiempo, el joven Quiroga se hace profesor de castellano en el Colegio Británico de Buenos Aires y se casa con una alumna, que en 1915 se suicida bebiendo un líquido para revelar fotografías. Mantiene un breve idilio y una larga amistad con Alfonsina Storni (quien se suicidaría 20 años después arrojándose al mar) en la siguiente etapa de su vida. Un amigo le consigue el puesto de cónsul de Uruguay en la capital porteña, y lo pierde después de que el mismo amigo se suicidase. Un año y un día antes de que se quite la vida su gran amigo Leopoldo Lugones (arsénico), Quiroga ingiere una dosis letal de cianuro. Poco más tarde se suicidaría su hija mayor, Eglé y a su único hijo varón, Darío, le tocó el turno en 1951.

Agradecimientos a: Weide -Taringa

Comentarios

  1. Dios, parece una tragedia sin fin... Y es realidad. ¿Qué nos pasa a los humanos? No concibo que alguien pueda sufrir tantos suicidos entre amigos, familiares y parejas.
    Creo recordar que este autor gustaba a Borges...

    ResponderEliminar
  2. Wueeeeeee!!! Nosotros leíamos siempre sus cuentos, ya que aquí él es muy famoso porque incluso vivió un tiempo en Misiones, pero nunca en mi vida me había enterado de su tan desgraciada vida...


    Un abrazo Martikka, y siempre es un gusto volver a leerte :)

    ResponderEliminar
  3. Hola me pasó tu post una personita q te sigue,hay quienes dirían que realmente estaba maldito el Horacio, y es más, la maldición continuó luego de su muerte. yo no creo en estas cosas pero que las hay las hay, ja ja. Muy bueno tu blog, saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Marta y amigos: sería justo añadir que tras algunos de estos suicidios hay enfermedades graves (Lugones, Alfonsina, Quiroga...).No sé en los casos de los demás.
    Alfonsina, que acarreó el peso para la época de ser madre soltera, se suicidó ya en la madurez de su vida arrojándose desde un espigón y dijeron testigos presenciales que allí quedó uno de sus zapatos. No sé por qué me produce siempre tanta desolación esta imagen.
    Al margen de lo anterior, les manifiesto el gran cariño que tengo por Quiroga y sus cuentos. Mis hijos los conocen bien, y supongo que muy pronto comenzarán a contárselos a sus hijos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Igor, es que parece increíble, pero ya se sabe que la realidad supera a la ficción!

    Azu, ¡qué alegría leerte de nuevo! No sabía que viviera en Misiones, gracias por tu aporte! Abrazos!

    SABO, gracias por pasarte y comentar. Si revisas el blog verás que tengo listados a varios de los llamados "escritores malditos" de vidas extremas y sumamente interesantes. Saludos.

    Pilar, qué imagen la del zapato de Alfonsina...brutal. Y como dices, los cuentos de Quiroga son fabulosos y merecen ir pasando de generación en generación. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. En efecto... un escritor maldito, diria yo... todo alrederor completamente adsurdo, negativo. Lastima, lastima y que era tan buen escritor...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. En efecto... un escritor maldito, diria yo... todo alrederor completamente adsurdo, negativo. Lastima, lastima y que era tan buen escritor...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. De Quiroga tengo en la mente un cuento que leí de niña: "La tarántula".

    Martikka, no sabía que este autor había nacido y vivido rodeado de tantos suicidios, incluyéndose. Qué tristeza, ¿Qué habría existido detrás de cada muerte?

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  9. Y de tanto espanto salieron sus cuentos, para regodeo nuestro. Pobres aquellos, cuya materia nutricia es la tragedia!
    Saludos.
    Te espero en mi blog!

    ResponderEliminar
  10. Impresionante,durísima su vida rodeada de tanta muerte...un cuento q leí de chica y me quedo a fuego es "Gallina degollada" ...me sigue pareciendo brutal.Muy bueno el blog!!! Gracias por difundir estas cosas que amamos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco