La puta que leía novelas de...¿amor?

No sé qué lee, pero veo que siempre lo hace: a veces, de pie; a veces, sentada mostrando sus piernas gordezuelas envueltas en medias negras de rejilla.
Es una prostituta joven, quizás rumana, que lee en la salida de una transitada autovía hasta que la luz o un cliente se lo impiden.
Y quizás trabaje pensando en la página que dejó atrás, en el apuesto conde que cortejaba a una sirvienta en algún páramo inglés. Quizás trabaja pensando en quién será el asesino de la vieja, en el porqué de ese personaje tan extraño; en el monólogo de una joven que sueña con un amor imposible. Quizás lea a Joyce, quizás a Poe; quizás lea a King o ¿por qué no? a Séneca.
Paso con el coche a diario y la veo leer enfrascada en un mundo más allá de este, donde ella es una doncella en medio del páramo, no una puta en medio de la autovía.

Comentarios

  1. Hola me ha enternecido lo profundo de tu articulo. Felicidades por tu Blog, muy bueno.

    Mau

    Te invito a visitar el mio.

    http://confesionesdemau.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Quizá lea, como tantos otros, para vivir otras vidas, y dejar de ser por un rato la puta de la autovía. Para bien o para mal.

    Excelente, Martikka. Real o inventado (eso no llego a saberlo), pero contado de una forma magistral.

    Un abrazo,
    Alejandro.

    ResponderEliminar
  3. Una doncella en medio del paramo, creo que esta imagen se ha incrustado en mi cabecita para siempre.
    ¿Séneca? ¿Tan duro está el mundo?

    ResponderEliminar
  4. Maria Eugenia, encantada de pasar por tu blog.

    Ale, es real. La veo a diario.

    Igor, Séneca sigue vigente...¿no?

    ResponderEliminar
  5. Si la realidad fuera tan profunda. Lo más probable que lo que lea no sean novelas sino libros de autoayuda o de cómo hacerse millonaria.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho lo que dices. Acaso la vida de la mayoría de las personas consiste en eso: en encontrar vías para salir de la realidad impuesta. Acaso nuestras vidas deberían valorarse por esos momentos.
    Muy inteligente Marta, todo lo que dices. Cada entrada tuya, no viene a llenar un espacio en este blog, sino a provocar una reflexión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Yo tambien he sido doncella, vampiro, una niña...

    La realidad amerita muchas veces estos momentos de arranque.

    Feicidades, es bellisimo lo que escribes.

    te dejo mi blog.

    http://www.mandelsilencio.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. A veces leer es la unica salida. Igual que escribir.
    Saludos, un blog para quedarse un buen rato.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco