Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

Underwood: El sonido de aquellas teclas

Imagen
Más abajo encontraréis un artículo de Arturo Pérez Reverte sobre las viejas máquinas de escribir. Yo tuve la primera con más o menos 10 años: era blanca y roja, de plástico resistente, para niños, y tras pelearme con las teclas QWERTY y POIUY mientras aprendía a colocar los dedos, me ayudó a pasar a limpio mis primeras historias (que luego deseché). Luego tuve otra mejor y de ahí a mi primer ordenador al cumplir los 18 (un 386 con 16 kb de memoria ¡ahí es nada!). A partir de ahí ya nunca he escrito a mano, pues necesito la rapidez del teclado para dar forma a los pensamientos, pero siempre me han atraído las viejas máquinas Underwood.

A veces veo alguna en algún mercadillo y pienso en quién escribió ahí, qué cartas teclearon esas teclas redondas y negras, o qué historias tomaron forma en su carro de cinta roja y negra... La Underwood fue usada por Hemingway, por Faulkner, por Mark Twain, quienes tuvieron que corregir, que reescribir sin poder usar la tecla de retroceso, quienes tecl…

El esclavo de la Al-Hamra, por Blas Malo

Imagen
Sinopsis: ¡Al-Ándalus! En Madinat Garnata, año 748 de la Hégira, un solo hombre soporta sobre sus hombros todo el destino del último reino musulmán en Occidente. Ibn Zamrak, visir de Muhammad V, lucha de sol a sol por mantener el frágil equilibrio de alianzas del reino nazarí con los reinos cristianos al Norte y el reino de los meriníes al Sur, mientras en sus largas noches de insomnio medita los versos que embellecerán las paredes del nuevo palacio de la Al-Hamra.
Pero las sombras de su pasado son alargadas y sus enemigos numerosos. Las manos y el alma del visir están manchadas de sangre y las arenas del desierto al otro lado del mar guardan el único secreto que puede destruirle.
A muchas millas de de allí, en las canteras de Al-Mariyyat, en las frías mazmorras de Qalat Yahsub y en el harén de los señores meriníes de Fez, Ahmed, Abdel y Aixa, víctimas del visir, indagarán ese secreto, en el que su familia se vio involucrada muchos años atrás, y buscarán su venganza contra Ibn Zamrak,…

La escritura o la vida, Jorge Semprún

Imagen
La escritura o la vida, así titula Jorge Semprún (fallecido ayer 7 de junio de 2011 a los 87 años) sus memorias en el campo de concentración de Buchenwald, un testimonio con el que pretendió salvar la memoria, su memoria, nuestra memoria, de una época en que el infierno ascendió a la tierra en forma de cámaras de gas, ejecuciones, torturas, miseria, hambre y miedo.

Después de su liberación, Semprún contaba:

"Un día soleado de invierno, en diciembre de 1945, me encontré ante la tesitura de tener que escoger entre la escritura o la vida. Quien tenía que escoger era yo, yo solo.”

Pero, ¿cómo explicar lo que no se puede explicar? ¿Lo que muchos oídos no quieren oír? Eran tantos los prisioneros que una vez liberados no hallaban consuelo en familiares o amigos que no creían, que no acababan de creerse lo que el liberado les explicaba... pues ¿cómo creer en el infierno? Fue esa razón la que empujó a muchos al suicidio.

Jorge Semprún (como tantos otros: Primo Lévi, Víktor Frankl, Joaquim …

Manual imperfecto del novelista

Manual imperfecto del novelista*

por Seymour Menton



Hacia 1925, Horacio Quiroga elaboró un decálogo de mandamientos que publicó bajo el título de "Manual del perfecto cuentista". Desde ese momento, por desgracia no se han eliminado los cuentistas imperfectos y son muy pocos los que han logrado el mismo grado de perfección de los mejores cuentos de Quiroga. Esto comprueba que es imposible establecer de antemano cuáles deben ser los ingredientes de un cuento sobresaliente, por no decir perfecto. Después de distinguir entre planetas, satélites y otros objetos celestiales del sistema solar colombiano, también estoy convencido de la imposibilidad de establecer criterios fijos y absolutos para todas las novelas de un solo país y mucho menos para todas las novelas de todos los países. A pesar de esa imposibilidad, los criterios siguientes pueden ser útiles para determinar el valor relativo de cualquier novela, o por lo menos, para distinguir entre planetas, satélites, meteoritos y …