Seguid hambrientos, seguid alocados



Nos ha dejado Steve Jobs, pero su genio y su figura pueden quedar perfectamente resumidos en la conferencia de graduación de la Universidad de Stanford (2005), donde conocemos su espíritu, su humanidad y su visión emprendedora.

 


 Un extracto:

Nadie quiere morir. Ni siquiera la gente que quiere ir al cielo quiere morir para llegar allí. Y sin embargo la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y así tiene que ser, porque la Muerte es posiblemente el mejor invento de la Vida. Es el agente de cambio de la Vida. Retira lo viejo para hacer sitio a lo nuevo. Ahora mismo lo nuevo sois vosotros, pero dentro de no demasiado tiempo, de forma gradual, os iréis convirtiendo en lo viejo, y seréis apartados. Siento ser tan dramático, pero es bastante cierto.
Vuestro tiempo es limitado, así que no lo gastéis viviendo la vida de otro. No os dejéis atrapar por el dogma — que es vivir según los resultados del pensamiento de otros. No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra propia voz interior. Y lo más importante, tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición. De algún modo ellos ya saben lo que tú realmente quieres ser. Todo lo demás es secundario.

...

Seguid hambrientos, seguid alocados

Comentarios

  1. Gracias por recordar ese gran discurso. :)

    ResponderEliminar
  2. El discurso es un buen sacudón para salirnos del adormecimiento habitual. Sin una pequeña cuota de rebeldía, nada somos: sólo instrumentos fabricados en serie.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco